domingo, 5 de noviembre de 2017

ALBERTO FUJIMORI Y EL USO POLÍTICO DEL TERRORISMO DE SENDERO LUMINOSO.



No ha habido hasta ahora una investigación seria y responsable respecto del uso político del terrorismo de Sendero Luminoso desde enero de 1991, es decir, desde cuando se frustró adrede la captura de Abimael Guzmán programada oficialmente para el 6 de diciembre de 1990 luego de que desde 1987 se tenía los datos precisos de sus cuadros dirigenciales.

Entendemos que dada la delicada situación que involucra dicha investigación no se quiera hacer absolutamente nada al respecto casi al mismo nivel de el de las matanzas en los diferentes penales y la impunidad todavía cuenta con contubernios de índole político a todo nivel más que de seguridad nacional.

El plan de "administración del terrorismo" iniciado por George Bush luego de los atentados permitidos a sus mercenarios árabes del 11S en New York ya tenía antecedentes en el Perú.

Organizaciones terroristas mercenarias tales como los actuales Al Nusra o ISIS ya tenían su forma mediática por aquel entonces en el Perú como es el caso de esa organización fantasma denominada "Mantaro Rojo", organismo terrorista de la ultraderecha, de los aparatos de seguridad reaccionarios de fachada senderoide ultra radical.

Nadie con solo sus recursos mentales de la época del primer periodo fujimontesinista podía ver en perspectiva este engendro que hoy trata de proteger la OTAN, específicamente EEUU e Israel para instrumentar el terrorismo mercenario de ISIS y Al Qaeda para remodelar el mercado global y los países fuentes de materias primas indispensables para su sostenimiento como potencias mundiales.

Hay cosas que no se han resuelto ni mucho menos investigado. Los atentados de Sendero luminoso permitidos desde 1991 tenían cierta complicidad premeditada por parte del gobierno de entonces y de sus mecanismos de seguridad nacional que dieron luz verde permisible a que Sendero Luminoso siga operando con dichos atenuantes. Hay demasiadas mentiras que tenemos la obligación de desenmascarar sea cual sea el costo. Se hizo con la OTAN, con Perú no será ninguna excepción, una cuestión de tiempo.

Alberto Fujimori no derrotó al terrorismo, lo utilizó para mantenerse en el poder e intentar perpetuarse (como decía Vladimiro Montesinos, "hasta las calendas griegas"). El terrorismo se acabó pero no Sendero Luminoso, las causas que lo produjeron ni las perspectivas a futuro que se han generado como consecuencia de dicha insurgencia. La caída de un hombre no detiene el propósito sean quienes sean estos.

Por ejemplo: todavía no están claras las acciones y autores del atentado con coche bomba al canal de televisión de Baruch Ivcher, ejecutadas con un camión perteneciente a la marina de guerra del Perú.

No sabemos si previos a los "acuerdos" de "paz" del gobierno con Sendero Luminoso (no hablo de los diálogos secretos con las huestes de José y del fenecido Alipio negados por el gobierno de entonces que decía combatir a muerte contra el "terrorismo"), habríanse comenzado acuerdos soterrados o subterráneos para los inteligentes propósitos políticos del Fujimontesinismo. Claro, especulaciones, salvo que se investigue seriamente al respecto.

¿Cuál "paz" señores del fujimorismo? Y encima se habla de indulto al delincuente terrorista Alberto Fujimori Fujimori. Solo una amnistía podrá salvarlos.

viernes, 3 de noviembre de 2017

LAS PIEDRAS O PALOS FUNDACIONALES DE DIVERSAS SOCIEDADES HUMANAS EN EL ANTIGUO PERÚ. EL OBELISCO DE TELLO.

Difícil sería determinar la aparición exacta de los primeros grupos humanos como los hombres de Caral más que como una aproximación en el tiempo que se puede lograr según diversos medios como el Carbono 14 y obviamente los restos humanos de aquellos primeros grupos semi o sedentarios.
Caral. La forma parecida a la del Obelisco de Tello no es casual. La forma de cuchillo. Piedra fundacional muy probablemente anterior a Caral pues se evidencian suerte de templos donde el seguimiento del Sol su podría haber hecho con más minuciosidad alejado de los curiosos. En las anteriores primeras comunidades semi sedentarias y semi nómades más pequeñas probablemente se hallara en suerte de plazas públicas, posteriormente se habrían trasladado a las plazas anexas a los templos. Su importancia terminaría al descubrirse que el Sol no es el centro de las cosas sino una estrella más que se mueve. La consolidación de la idea del Dios humano tiraría por los suelos al primigenio “Dios” Sol, es decir, el sentido conceptual de la divinidad per sé emergería recién con ese descubrimiento y por ende marcaría la decadencia de la época dorada Chavín.

Las piedras o palos fundacionales iniciales habrían sido el centro principal sobre el que giraban las decisiones y los actos de dichas organizaciones humanas sean semi sedentarios o semi nómades primigenios. Inicialmente en pequeños grupos humanos, el seguimiento de los movimientos del Sol seria ocupación básicamente de ancianos y ancianas. En esas condiciones eran los implementos considerados como más importantes y especiales para dichos grupos humanos (los tótems de otras culturas foráneas cumplían similar función astronómica-social organizacional). Los primeros no habrían tenido intencionalidad religiosa alguna pero a ellos se les asociaban sus actividades diversas (agrícolas, de comercio, de conflictos) y sus sistemas de creencias que iban construyéndose alrededor de ellas.

El Obelisco de Tello de la cultura Chavín expresa también un carácter astronómico ancestral fundacional de dicha cultura anterior a la función astronómica religiosa del Lanzón Monolítico y al de la Estela de Raimondi. Como ya he explicado en otros artículos, no representa ninguna función divina como muchos intentan aseverar ni mucho menos de ambigüedad sexual alguna como asignársele cuestiones hermafroditas pues solo es el uso metafórico en la ‘jerga’ astronómica interpretativa digámoslo así.

La simbología presente en el Obelisco de Tello denota la concepción específica del mundo Chavín que recogería también las concepciones ancestrales que bien podrían haber sufrido algunas modificaciones conceptuales con el transcurso del tiempo que expliquen la naturaleza de la vida, del universo y de la humanidad. Algo así como el “génesis” de la historia Chavín. En el Obelisco Tello todavía se mantiene la función primigenia de los postes de piedra o madera para el seguimiento del Sol. Mientras iluminaba una de las caras del Obelisco, el hombre más o menos consentido por el poder podría saber cuál de los ‘caimanes’ estaba iluminado, es decir, cuál era la función específica a realizar a nivel social, político y específicamente productivo y comercial. Al tener cuatro caras, las dos caras más delgadas eran iluminadas solo cuando el Sol y la Tierra se correspondían en el equinoccio específico y el Obelisco a grosso modo les servía a los sacerdotes y a los servidores del templo para dar a conocer, a los interesados o direccionados, las ‘revelaciones’ del Dios Sol observadas con más detalle en el templo del Lanzón pues el Obelisco no era preciso en señalar si el Sol al desplazarse por el horizonte en los cerros luego de amaneceres sucesivos se alejaba del centro hacia el norte (junio) y viceversa o hacia el sur (diciembre) y viceversa. La unión o complementariedad de ambos medios ciclos de desplazamiento terrestre alrededor del Sol (medidos por los Chavín tomando como referencia las constelaciones de los 4 jaguares) eran simbolizados en forma de cópula entre el macho y la hembra (que muy probablemente haya sido también la interpretación simbólica conceptual ancestral de las primeras comunidades muy anteriores a Chavín).
Las piedras fundacionales ancestrales a Chavín para el seguimiento del Sol habrían tenido estrecha relación con la primigenia y ancestral constelación del caimán (el seguimiento de la constelación de las Tres Marías) según mi punto de vista propio del periodo del nomadismo humano, asociado a sus vivencias propias de una vida nómade. Sobre ellas se habría configurado la concepción del mundo específicamente en las zonas del ande dado que el seguimiento de las estrellas (constelaciones) en la costa son dificultadas por la presencia constante de nubes y la humedad donde solo el seguimiento del Sol era posible empleando estas piedras rústicas o troncos.
Obelisco de Tello. Las caras de mayor área se correspondían con el desplazamiento de las salidas del Sol por el horizonte sea alejándose de los equinoccios o acercándose. Las caras de áreas más pequeñas o delgadas se correspondían con los equinoccios. Ello determinaba el calendario solar de actividades anuales en Chavín tal y como lo fue desde la época de las cavernas.

Dicho Obelisco habría reemplazado a otras piedras fundacionales rústicas sin simbolismos o litografías mucho más antiguas que conformaron a primitivos grupos humanos locales sedentarios en Chavín de Huántar como en diferentes lugares del antiguo territorio peruano.

La construcción conceptual astronómica del periodo de las cavernas dio paso a la construcción astronómica de grupos humanos más complejos en número y en organización que la mera supervivencia a través de la simple recolección y caza.

La presencia de estas piedras alargadas plantadas en suerte de plazas públicas para el seguimiento del movimiento del Sol fueron puestas por una cuestión de practicidad dado que a través de la observación de la sombra proyectada sobre el suelo durante los días del año solar les podía indicar a los hombres de dichas sociedades primitivas sedentarias el uso del tiempo y de las estacionalidades asociadas para el desarrollo de sus actividades agrícolas y de comercio dirigidos por grupos astronómico-religiosos constituidos para dicha función específica de organización de los grupos humanos unidos por determinados parentescos.

La simple observación visual (medio mucho más anterior a la del periodo de las cavernas) sin el empleo de accesorios materiales sería complementado posteriormente con el uso de accesorios bien de madera (como el tronco de madera del Templo de Pachacamac que los conquistadores españoles con Hernando Pizarro a la cabeza fueron a retirar del suelo donde estaba enterrado pero que no se acabó el mundo como rezaba la creencia antigua y lo quemaron por completo) o de piedra (barretas de oro en la racionalidad Inca como se menciona en la leyenda de la fundación de la sociedad Inca con Manco Cápac y Mama Ocllo).
Detalle del personaje tallado en la parte más alta del poste totémico llamado “ídolo de Pachacamac”. Representa a un mismo ser con dos rostros, símbolo de la dualidad del pensamiento andino prehispánico. Con las disculpas del caso, tomado de: https://es.scribd.com/document/319308451/Pachacamac. El lector podrá darse cuenta la humanización del concepto del origen del mundo explicado astronómicamente en el Obelisco de Tello en Chavín siendo sustituidos todos los astros y cosas involucrados  en el Obelisco en la persona de un hombre como fuerza creadora, generadora de todas las cosas.

La visión simplista y aproximativa de la medición del tiempo o del seguimiento del movimiento del Sol con respecto al horizonte terrestre para determinar el tipo de actividades cíclicas en las primeras organizaciones sociales anteriores a Chavín e incluso a Caral, serían sustituidas por la construcción de habitaciones oscuras que permitían un seguimiento más discreto y cerrado, cuya función específica era la de concentrar el poder político-religioso derivado del seguimiento del Sol y de las estrellas. En Chavín, las piedras fundacionales rústicas así como el Obelisco de Tello habrían perdido su valor aproximativo de la medición del tiempo y solo servirían de meras referencias públicas ilustrativas devenidas en una suerte de adornos públicos. Dicho Obelisco de Tello pasaría a explicar el origen del mundo, de la vida, del universo ya con un carácter desvinculado de su función seguidora del Sol para el común de los pobladores pero no para los sacerdotes puestos al servicio de la clase dirigencial que realizaría los rituales públicos específicos a los periodos de tiempo determinados secretamente en el Templo del Lanzón Monolítico. La iniciación de rituales (tanto en Chavín, en Caral como en otras agrupaciones humanas más anteriores a ellos) fuera de los templos asociados al inicio de las actividades agrícolas causaría un efecto de sosiego en los pobladores que actuaban a expensas de dichas observaciones astronómicas que solo entendían como conversaciones entre los sumos sacerdotes y el Dios, de los que dependían para la disponibilidad de alimentos y la sobrevivencia como grupos humanos en crecimiento. Los actos astronómicos luego derivados conceptualmente en términos religiosos (la construcción del subjetivismo religioso) tendrían una importancia determinante y trascendental en la organización y dirección de las sociedades no solo en el mundo sino también en el antiguo Perú.

En un artículo anterior había planteado que antes del Obelisco de Tello también en Chavín habrían existido versiones de piedra rústica fundacional que habrían organizado a los primeros grupos humanos asentados en dicho lugar que posteriormente adquirirían un nivel de complejizamiento acorde a sus necesidades. Alrededor de dichas piedras fundacionales es que se habrían construido sus propias versiones conceptuales del origen de su mundo (sino del mundo) según sus propias experiencias de vida. El Obelisco de Tello tendría la intensión de socializar dichos conocimientos o sistema de creencias y perdurarlos a través del tiempo; no habría tenido ninguna vinculación de carácter divino aunque servía para validar dicho propósito astronómico-religioso. Todo lo que se simboliza sobre dicho Obelisco de Tello es un constructo cultural de los hombres de Chavín que se extendió por el antiguo Perú y sirvió para influenciar y definir la racionalidad religiosa de aquellos tiempos.

Posteriormente ha dicho Obelisco, cualquier esquina, muro o lo que fuera posible concebir, podría ser utilizado para el seguimiento del Sol del que el Intihuatana Inca tiene probablemente similar propósito (como se dice de “atar” la Tierra y el Sol y/o viceversa). En las piedras fundacionales de los asentamientos humanos no habría existido una función de sacrificio humano ni animal, pues ese no era el propósito de aquellas.


Sobre ese “gran caimán volador que nada sobre la gran agua estelar” detallado en el Obelisco de Tello es que todos los seres vivos en general (la Tierra, nuestro mundo) vamos montados, nos desarrollamos, nos alimentamos, y reproducimos. Hembra para una estación semi anual con sus actividades específicas asociadas a la coyuntura chaviniana y macho para la estación complementaria que configura un ciclo o año solar. Los pututos probablemente (a manera de “edictos”) anunciaban la decisión de los hombres del templo para comunicárselo a los pobladores o a los visitantes a pedidos específicos para realizar determinadas actividades temporales.
Más que probables símbolos de alguna hipotética escritura chavinoide presentes en el Obelisco de Tello, son fragmentos simbólicos de ideas concretas, productos, animales, eventos sociales o astronómicos relacionados a su diario vivir. De haber sido las muestras del nacimiento potencial de alguna forma de escritura, el secretismo centralista del poder pudo haber obstaculizado su desarrollo.

domingo, 29 de octubre de 2017

LAS OBSERVACIONES ASTRONÓMICAS DE LOS HINDÚES


De muy pequeño en la escuela oí que los hindúes pensaban que el mundo estaba sostenido por cuatro elefantes que reposaban sobre la concha de una tortuga que navegaba en un mar de leche. Ciertamente que mi imaginación solo entendía de imágenes nada más que no entendía cómo una tortuga de coraza dura pudiera sostener a cuatro elefantes ni mucho menos que sostuvieran al mundo tan colosal.

Hace unos días me levanté temprano (a eso de las 3 o 4 a.m.) para ir al baño y al mirar a las estrellas pude distinguir la silueta de la tortuga (sus cuatro patas y cabeza) en la constelación de las que conocemos como Tres Marías, de Orión, del Jaguar macho Chavín (o el caimán ancestral o primigenio), la araña Nazca o la figura que fuera. Luego se me vendría a la mente las estrellas en forma de cola de mono de la constelación Nazca o del escorpión primitivo peruano (desaparecido) o del jaguar hembra Chavín, que visto en perspectiva imaginaria tiene la forma de trompa de elefante de la cual la cabeza se puede configurar de alguna manera.

Sabía desde adolescente mientras estudiaba en el colegio que el nombre de nuestra galaxia la Vía Láctea derivaba de aquella suerte de mar sobre el que navegaba dicha tortuga.

Los astrónomos de Chavín establecerían los cuatro jaguares en una etapa posterior de apogeo y desarrollo. Los hindúes harían algo equivalente salvando las distancias pero no las coincidencias mentales ni mucho menos los mismos fenómenos astronómicos observables a simple vista. El caimán ancestral peruano (incluso centro y sudamericano), en la India tendría su contraparte función poderosa en la tortuga.

La causalidad en ambos animales estriba en que son reptiles, ambos se reproducen por huevos y viven tanto en el agua como en la tierra. La diferencia estriba en que el caimán es más fiero y salvaje que la tortuga. El entorno natural-social habría determinado en cierto sentido la racionalidad filosófica religiosa de determinadas comunidades primitivas y ancestrales. Como se menciona en Wikipedia, en la india no saben con certeza cuándo dejaron los sacrificios humanos para sustituirlos por la de animales y cuando la de animales las abandonó para practicar la ‘no violencia’, algo que en Sudamérica no llegó a concluirse pues se sustituyó, se impuso por la violencia la racionalidad filosófica religiosa del cristianismo.

Hay una coincidencia naturalista en la visión del mundo entre Chavín e hindú solo que en esta última se desarrolló con más sutileza, más imaginación, más subjetivismo y “poesía” que guardan ciertos ‘acercamientos’ con diversas teorías científicas modernas. Léase: https://es.wikipedia.org/wiki/Cosmolog%C3%ADa_hinduista

Cuestiones que sobrevivieron al paso de la historia como no sucedió en el Perú del que fueron destruidos muchas evidencias astronómicas ancestrales por la oligarquía de la Iglesia católica en su proceso de colonización geopolítica en América.

Según parece se interpreta por algunas personas que la serpiente hindú denota un universo limitado o finito, contenido, cerrado (como hace alusión Albert Einstein) en contraposición con la concepción griega de un universo infinito. Pienso que la serpiente denota continuidad del movimiento del universo (el símbolo griego del infinito “” podría haber sido adoptado de la serpiente como el caso de la serpiente hindú que muerde su cola), es decir, de la materia en el cosmos, y que sería la concepción primigenia y primaria de los hombres primitivos en esa zona del Asia o de las primeras civilizaciones socio-astronómicas como sucedió con la cultura Chavín donde el caimán ancestral (la constelación de las Tres Marías o de Orión) era el que determinaba las relaciones sociales de producción, de vida, y de conceptos filosóficos racionales político-religiosos que  definían a dichas organizaciones político-religiosas en el antiguo territorio peruano, conceptos que también estaban en transformación, en evolución y que expresaban diversas etapas de desarrollo social.

Dicha percepción finita estaría mal interpretada más que nada por una concepción mecanicista y estática (no dinámica) del movimiento que denota una serpiente al moverse en una suerte de ciclos u ondas como caracteriza hoy en día el movimiento del Sol (y nuestro sistema solar) alrededor de la Vía Láctea (movimiento en espiral o toroide).

Esta constelación primigenia ancestral de la serpiente asiática que bien pudo haber predominado también en zonas de Europa, representaría periodos de organización social-astronómica asociados a la bestialidad (canibalismo, sacrificios u ofrendas humanas) en el contexto de la humanización progresiva del hombre y sus diversas formas ancestrales de organización social (suerte de ocupación geopolítica del mundo, que incluso  hoy en día sigue determinando la coyuntura global geográfica y política de las guerras entre las sociedades por el control de los recursos naturales para la sobrevivencia). La serpiente en Chavín solo simbolizaba el tiempo, los días provocados por los rayos solares (representado por los cabellos del rostro del Lanzón o Dios Sol que en términos de divinidad no tiene nada que ver con la sub diosa Medusa europea si bien hay similitudes por el servicio religioso-astronómico que representaban determinadas clases sociales Chavín seguidores del Sol).

Luego a través de la historia y de la evolución y desarrollo del pensamiento asociada a ésta (como se manifiesta en el Materialismo Dialéctico e histórico de Marx y Engels), la serpiente (como símbolo y forma de organización social humana primigenia) sería despreciada y tratada de ser borrada del pensamiento racional humano pues era vista como una suerte de contaminación mental que provocaba no solo desviaciones (perversiones) en el pensamiento sino en las formas de administrar y dirigir la vida de las sociedades. Las alegorías con respecto a la serpiente (la bestia divina ancestral) serían transmitidas incluso a través de relatos históricos como en el Génesis sobre el paraíso o edén del que derivaron Adán y Eva y toda la parafernalia religiosa de los dioses humanos (humanizados) centralizado en las diversas formas de pensamiento religioso existentes en la actualidad.
La europea-asiática alegoría evolutiva de la humanización de la especie animal llamada hombre (se “interpreta” como que allí “comienza”, “empieza” la vida, el “Génesis”). La serpiente como símbolo filosófico religioso (según la Biblia judía) del origen de los males de la humanidad, e inconsciente de la sabiduría, del conocimiento (el tiempo, los días, la “luz”, la iluminación para el ingreso al “extra corpóreo” mundo del bestial ancestral Dios Sol en proceso de incipiente humanización para los Chavín).


En el periodo Inca, la emergencia de Pachacútec denotaría la necesidad de la imposición mediática imperialista del Dios Sol ancestral como centro del universo, como una concepción oportunista y mediática de recurrir al caimán ancestral para dar unidad aunque sea relativa a la integración de las zonas conquistadas por ellos, caimán ancestral derivado en la serpiente o Amaru tal y como sucedió entre las culturas Mayas y Aztecas (denotado por una suerte de dragón o serpiente alada), adopción oportunista dado que la racionalidad humana-divina (todavía en definición, en construcción y posesionamiento) imperante en dicha época centraba el origen de la concepción del mundo en el poder humano, es decir, en uno de divinidad de carácter humano (que definió a las diversas divinidades culturales regionales post Chavín y caracterizaba también la racionalidad de los conquistadores españoles europeos que tenían a Jesús como Dios-hombre) dado que ya se había demostrado que el Sol no era el centro del universo como se pensaba ancestralmente y que el padre de Pachacútec, Wiraccocha, era la encarnación viva de dicha racionalidad divina generada a instancias astronómicas evolutivas y del desarrollo del pensamiento asociado.

sábado, 21 de octubre de 2017

EL PADRE NUESTRO ORIGINAL en Español



"Padre-Madre", la unidad de los contrarios...

Padre Nuestro... restándole valor a la madre.

La bestialidad humana está vestida con los ropajes de las religiones, sus costumbres y sus dogmas necesarios para vivir en contextos específicos. Que ha sido una herramienta (de fe) para no continuar con la cultura radical de las astutas bestias humanas, eso es innegable.

En esas condiciones, en esas coyunturas evolutivas sociales, la prevalencia del género masculino sobre el femenino ha rebasado hasta las posturas más 'inteligentes' del ser humano con o sin ropaje divino. Hasta los dioses culturales son de rasgos masculinos.

Claro que un Dios hembra no es factible, uno macho tampoco, ni mucho menos homosexual ni lesbiana.

domingo, 1 de octubre de 2017

LA CREACIÓN DIVINA DE LA MATERIA, DEL HOMBRE Y DE LA VIDA

La imagen de la morena fue tomado de internet. Figura como Amara la negra pública.
Por: S.S.Mandujano M.

Érase en un principio donde todo era oscuridad, no había la necesidad de luz. El Dios estaba inundando toda esa oscuridad y decidió cambiar las cosas.

Sintiéndose solo en el universo, en la inmensidad, aburrido de su entorno vacío y oscuro, el Dios decide crear las cosas. Con solo desearlo hace aparecer a los planetas, a las lunas, los meteoritos y a las demás estrellas organizadas en sistemas y galaxias y a la luz. Decide crear sobre el planeta Tierra el agua, el aire, a todos los seres vivos pero sin diferenciación sexual, a los peces, los animales, las aves y finalmente a las seres parecidos a él que formó del barro negro, a quienes en exclusiva les dota de la capacidad de pedir lo que desean que el Dios se los concederá.

Le pareció bonito, le agradó su creación y descansó de su obra. Lo extraordinario de su creación es que el ser sobre el que puso el mayor de sus esfuerzos, fue uno en especial a la que dotó de una inteligencia superior a la de los demás animales. Una suerte de mujer negra. La misma que por fecundación propia se reproducía a sí misma y a voluntad; los demás animales también se reproducían de modo similar.

Observa cómo éstas tienen todas las cosas con solo desearlas. Una pide un carro y se le da. Otra quiere un avión y se le da. Otra quiere una mansión con sirvientas y se le da y cuando una de ellas se rebela o no actúa como lo deseó, pide al Dios que la desaparezca y así sucede.

Una niña perdió a su madre en un accidente por causa de la intransigencia de otra y dado que le afectó mucho y sufría demasiado deseó que volviera a su lado y así sucedió. La madre le agradeció por ello. Pero sucede que una de sus vecinas del barrio pidió que esa familia muriese y así sucedió.

Otras deseaban rejuvenecer y así sucedía. Otras no querían envejecer, no querían enfermarse, no querían padecer por nada y así era con tan solo pedirle al Dios que les satisfacía en sus deseos. Tanto engordaban que no podían moverse con facilidad y las enfermedades coronarias eran cosas inevitables pero que se solucionaban con solo pedirlo, desearlo. Los problemas y las soluciones emergían por arte de magia.

Bajo diversas circunstancias de la vida, perdían la visión, los pies, las manos, la oreja, la vesícula biliar, un órgano, incluso hasta la paciencia y la cabeza; había de aquellas que anticipándose a ello, pedían que se les restituya sus vidas normales antes de incidentes no previstos por causa de la libertad del deseo de las demás.

Todo era tan fácil, tan cómodo que no había necesidad de trabajar, de esforzarse en lo más mínimo. No había que estudiar, que ir a la escuela ni a la universidad, que prepararse para nada, que lavar las ropas, que cocinar, que robar, que mentir o decir incluso la verdad (no hacían falta), que hacer la guerra ni la paz, por último de defecar, pues llegaron al convencimiento de que no había necesidad ni de vivir en sociedad ni de preocuparse por las cosas de los demás pues tenían hasta la posibilidad de crear seres a su gusto (su imaginación había desarrollado al máximo universal). Era sentirse como dioses y no faltaba más pues el Dios les había dado esa atribución divina. Nadie era fea, todas eran bonitas, estéticamente proporcionadas y no había necesidad ni de menstruar pues carecía de sentido, pues se inventaban formas diversas de conseguir placer a su antojo.

Algunas se preguntaban si valía la pena vivir así pues todo era dado y resultaba aburrido pero tenían la opción de olvidar todo lo malo y/o lo bueno y volver a comenzar de nuevo. Experimentaban diferentes formas de vida, de sentimientos, de acciones e incluso aplicaban las matemáticas perfectas para saber si sus opciones eran ilimitadas tan solo con cambiar una que otra situación. Aunque no tenía razón de ser pues las cosas dependían de un deseo, de un simple “quiero esto, eso, aquel, así, asá”.

En la plenitud de su desarrollo mental deseístico, unas escogieron tener su propio planeta, su propio satélite, su Luna exclusiva con yacusi, ser dioses en otros universos que controlarían a su antojo o capricho provocando big bangs, supernovas, colisiones entre las galaxias, destrucción de la vida y de la creación del Dios. Pero vueltos a ser creados por el Dios, ordenaban las cosas a su manera generando un caos que obligaba a ponerse de acuerdo en lo que iban a pedir, es decir, que pese a que no era del gusto de nadie ni del Dios, se estableció una suerte de legislación de lo que se podía y no se podía pedir logrando así un orden mínimo en el universo.

Sucedía siempre que estúpidas mujeres negras al estar cansadas de que todo fuera tan fácil de conseguir con solo desearlo, en medio de su ociosidad y exceso de facilismo que la asociaba al control, al poder total, sin meditar bien en los alcances de lo que hacían, se les ocurría pedir que el Dios desapareciera, que no existiera nunca más aquí ni en ningún lugar posible y sucedía que desde ese momento ninguna otra pudo obtener lo que venía obteniendo con solo desearlo. Volvieron al Dios en un innecesario, un gran absurdo correspondientemente con ellas mismas.

Aquellas decidieron experimentar con la voluntad y lograron adquirir la misma capacidad del Dios que no hubo diferencias de casi ninguna índole que considerar con su creador. Así, todo se volvió un gran caos sobre el que sobrevivían solo las más inteligentes, las más creativas, pues ni las malvadas podían asegurarse su continuidad. No había cabida para lo bueno ni para lo malo puesto que era absurdo distinguirlas.

El Dios desde su percepción divina sabía que no era posible aquello pero que pese a eso fingía desaparecer. Cansado de los errores de aquellos seres de pedir cosas como esas que no pueden ser pues contradecían a su voluntad, poder y esencia, decide nuevamente desaparecer toda su creación.

Pero sucede que vuelve a jugar con sus caprichos y nuevamente crea las cosas y a las mismas seres pero esta vez con barro de color amarillo y luego a estas mujeres amarillas las desaparecía pues se producía nuevamente el mismo caos y el error de pedir que el Dios desaparezca para siempre.

Lo mismo volvió a suceder cuando empleó barro rojizo para crear a la mujer. De igual manera sucedió con el barro blanco que empleó. Del mismo modo con la mujer blanca resultaba en la misma incoherencia universal. Se percató que el color del barro no era problema alguno.

En búsqueda de la perfección para su obra, cansado de que se produzca lo mismo una y otra vez, decide crear nuevamente las cosas, a los mismos animales asexuados y a aquel ser pero con la diferencia de que ya no era mujer con su propia capacidad reproductiva. Así, a partir de la mezcla de diferentes colores de barro, decide crear a un ser parecido al varón, sin otorgarle los dones del deseo que anteriormente le otorgaba a las mujeres. Viendo que como todo iba bien sin inconvenientes pues los animales se paseaban sin preocupaciones por el Edén, pensó en darle al varón la misma capacidad reproductiva que tenían anteriormente las mujeres pero lo dejó así para poder observarlo mejor.

Al observar pasearse solo, le puso el nombre de Adán, nombre que resumía su incapacidad reproductiva. Lo consideró como un ser noble pero inútil, casi totalmente estúpido. No comía ni defecaba. Tenía boca pero no le servía para nada, casi una aberración material. Se caía, se tropezaba y caía, se golpeaba, se dañaba la piel. El Dios tenía que repararlo pues lo encontraba en estado calamitoso con el transcurso de su miserable vida.

Decidió experimentar con él: le proporcionó la capacidad de alimentarse de su entorno, es decir, le dotó de un sistema digestivo y demás sistemas orgánicos. Le dotó de un pene por donde evacuaría el exceso de agua. No tenía testículos pues no tenía sentido. Pensó quitarle las tetillas como los tenían las mujeres e incluso el ombligo pero olvidó aquellos detalles por considerarlos insignificantes.

Le dotó de la capacidad de sentir los estímulos del ambiente y de responder con su sistema nervioso para que no se dañara su cuerpo, es decir, convirtió sus indescriptibles carnes continuas en un conjunto de millones de células con capacidad diferenciadora, reproductiva y regenerativa. Le proporcionó un sistema inmunológico para protegerlo de los factores nocivos externos. Así, lo encontró más interesante pues no perturbaba su creación ni su condición de Dios como sucedió con las mujeres anteriormente creadas con capacidad deseística. El Dios creaba al varón de muy mala gana pues no le parecía interesante su condición actual.

Habiéndose vuelto más interesante a los ojos del Dios y al encontrarle nula nocividad, en razón a ello, el Dios decide tomar sus costillas y crear a partir de eso a una mujer a su imagen y semejanza pero quitándole la capacidad reproductiva. Ambos habitaron en el Paraíso, un lugar donde se vivía bien, que no hacía falta trabajar excepto solo lo necesario, un mínimo de esfuerzo, casi innecesario. Viendo que todo iba bien y pensando en dejarlos solos ya, decide probar si ambos podían ser una creación perfecta y obediente que no alterara el ordenamiento divino de aquel lugar. Para probarlo decide simbólicamente crear un árbol de manzana del que ambos ni nadie deberían de comer sus frutos pues les sería dado la sabiduría, el poder de desear y conseguir fácilmente las cosas sin excepción. Como es creación a instancias del varón, en su curiosidad, la mujer (como si supiera de sus seres anteriores) decide probar dicha manzana que luego le invita al varón del cual el Dios ya había previsto la probabilidad de que ocurra pero que quería comprobar. El Dios quiso que talvez varón y mujer fueran como los demás animales asexuados y poco inteligentes pero que no había resultado entretenido pues en ese mundo exclusivo de animales no habría cabida para él, pues estos animales incluyendo al varón y mujer, al no tener razonamiento, ninguno tendría la posibilidad de saber quién los había creado.

El Dios, pensando nuevamente en comenzar de nuevo por la desobediencia de ambos, decide darles una oportunidad de tener libertad y voluntad propia pero sin tener que asistirlos, es decir, les quita la posibilidad de pedir cualesquier cosa al Dios por el simple deseo y el otorgárselos, y decidió que no hacía falta que estén en el Paraíso pues sus vidas junto a la de los demás animales resultaba absurdo, aburrido, cotidiano, repetitivo y casi intrascendente. Convencido de que sus vidas serían mucho más desafiantes e interesantes pues dependerían solo de sus propias fuerzas es que decide dotarlos de las más mínimas capacidades físicas y mentales, los cuales debían de esforzarse por obtener lo que anteriormente conseguían con solo desear. Al Dios le pareció adecuado dicha libertad de decidir, de actuar, de pensar, de sopesar sus propias acciones, de corregirlas si no eran las más oportunas, en fin, que aprendan a vivir por su cuenta como hombres: varón y mujer.

Ciertamente que dicha libertad no excedía lo que antes había otorgado y sería potestad humana el decidir por sus vidas, su destino. Pero temeroso de que a ambos no los ligase algo más que la simple similitud física y que pudieran necesitarse el uno al otro por sí mismos solamente, es que decide que los dos debieran de contribuir en la reproducción de su especie, mitad a mitad, para conformar un nuevo ser. Para ello sensibiliza los órganos sexuales de la mujer otorgándole un clítoris y  al varón de similar manera para que puedan estimularse el uno al otro para el placer y/o la reproducción.

Fue así como nacieron los pesares y las tribulaciones del mundo y de los hombres pues desde esa vez tenían que pensar, estudiar, hacer, trabajar, esforzarse, inventar, innovar, cambiar según las circunstancias, analizar y resolver todo tipo de situaciones adversas o no para conseguir lo que deseaban. Tenían que resignarse a ganar o a perder lo que menos o lo que más querían, a sufrir las consecuencias de sus actos, soportar los rigores de la naturaleza, de su entorno, en total libertad de las cosas, otorgándole a los demás animales similar potestad, es decir, el de convertirlos en seres sexuados, macho y hembra.

Por eso de la inercia de las vivencias y de los frutos de la creación, es que muchos humanos todavía le siguen pidiendo, rogándole al Dios que les den lo que piden pero que solo suceden por hecho del azar, de la suerte o porque el hombre mismo pone sus esfuerzos y capacidades en alcanzar sus deseos o satisfacer sus necesidades utilizando, transformando los recursos primigenios y básicos otorgados por aquel Dios.

Al fin, al Dios le pareció perfecta su obra y se sintió feliz y se fue a descansar ya más seguro, convencido de su perfecta creación. El hombre consciente de su vida y de su libertad concedidas por voluntad divina, quizá en un vago pero escaso recuerdo a su vida pasada de privilegios indescriptibles, de creaciones anteriores unido a sus poderes ‘divinos’ y que incluso pudo jugar con el Dios a su antojo, a su capricho; aprendió a pedir, a rezar; sea por él, por los demás o por quien sea pese a que quizá el Dios aquel ni lo escuchase, ni lo atendiese y solo viera desde su condición de Dios, cómo el hombre arrodillado sobre sí mismo se compadeciera de su propia humanidad, de sí mismo, de su propia creación. “… y apiádate del Dios del hombre porque no sabe lo que hace”.
Amen.
¿No habría sido mejor relatar la creación del gato de Schrödinger?

jueves, 7 de septiembre de 2017

BUSCAN A MILITAR QUE DIRIGIÓ MAYOR CENTRO DE EJECUCIONES CLANDESTINAS DE PERÚ: DELINCUENTE TERRORISTA CORONEL RETIRADO HUMBERTO ORBEGOZO TALAVERA, 25 000 SOLES POR SU CAPTURA.

Buscado delincuente terrorista, coronel retirado Humberto Orbegozo Talavera. Otrora héroe, defensor de la democracia peruana.

Lima, 7 sep (EFE).- La Policía Nacional del Perú (PNP) incluyó en la lista de los delincuentes más buscados al jefe del mayor centro de torturas y ejecuciones clandestinas durante el conflicto contra los subversivos de Sendero Luminoso, en paradero desconocido tras ser condenado recientemente a 30 años de prisión.

El Ministerio del Interior informó hoy en un comunicado de que la Policía ofrece 25.000 soles (unos 7.700 dólares) a quien pueda brindar información o datos que permitan la detención del coronel retirado Humberto Orbegozo, de 75 años, antiguo jefe del cuartel militar Los Cabitos.

Orbegozo fue condenado en agosto por el colegiado B de la Sala Penal Nacional a 30 años de cárcel por la tortura, desaparición forzada y ejecución extrajudicial de 53 personas en 1983, cuando estaba a cargo de los militares acantonados en ese cuartel.

El tribunal también condenó a 23 años de prisión al jefe de inteligencia Pedro Paz Avendaño, pero se reservó emitir sentencia contra otros tres militares y absolvió a un cuarto por insuficiencia de pruebas.

En el cuartel Los Cabitos, situado en Huamanga, capital de la región andina Ayacucho, la más afectada por la violencia de Sendero Luminoso, se efectuaron detenciones arbitrarias, torturaron, desaparecieron y ejecutaron extrajudicialmente a al menos 136 ciudadanos, según la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR).

Las labores de recuperación e identificación comenzaron en 2005 a raíz del informe final de la CVR, en el que se señalaba la existencia de un gran cementerio clandestino ubicado en ese lugar.

Durante el juicio quedó demostrado que en la zona conocida como La Hoyada hubo un horno para incinerar a los desaparecidos, pues allí se encontraron numerosas tumbas y se contabilizaron alrededor de 110 cadáveres, la mayoría de ellos calcinados, lo que dificultó su identificación.

El conflicto interno que enfrentó al Estado peruano con los grupos subversivos de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), de ideología maoísta y marxista, respectivamente, dejó alrededor de 69.000 muertos entre 1980 y 2000, según el informe final de la CVR.


EFE

REBELDES SIRIOS DECAPITARON A ABDULLAH ISSA DE 12 AÑOS, “UN PERRO” DE BASHAR AL ASSAD

Claro que esta imagen es de más de un año atrás (no puedo precisar la fecha) y se puede observar en: https://twitter.com/SirFcrespo/status/887440468493074433

Abdullah Issa tenía 12 años cuando fue capturado por los “rebeldes” sirios a sueldo, apoyados por EEUU, OTAN, incluyendo a la prensa peruana. Fue decapitado con un cuchillo. Decían: “estos son tus perros Bashar”.

También creen en su propia versión de su Dios Alá, el que cada uno de ellos tiene en su cabeza. Al final de la decapitación gritaron los presentes Alá Akbar (Alá es Grande), mostrando en esencia para lo que verdaderamente sirven los dioses creados por el pensamiento y las necesidades del género animal llamado hombre.




En la foto última se observa a “rebeldes” sirios enseñando a los niños cómo se actúa frente a un falso ataque químico, qué es lo que deben hacer, cómo deben moverse, qué expresiones deben tener. No es un simulacro de una situación hipotética real sino un simulacro de una situación a mostrar como falsa pero de carácter convincente de la que los adultos también pusieron su parte. Niños ya entrenados mientras los potenciales aprendices observan las escenas donde hasta los médicos caen ‘asfixiados’.

El uso de niños se justifica para todo tipo de acciones. Lo que hacen los “rebeldes” sirios no tiene nombre.

Sorprende que los medios de comunicación nacional y los periodistas peruanos se hayan prestado conscientemente a esta monstruosidad pese a haber ellos condenado acciones casi similares de los miembros de Sendero Luminoso en el país. No extraña, pues se prestaron a esconder situaciones similares cometidas por las fuerzas armadas del Perú durante la “lucha” contra el “terrorismo”.

Periodistas de pacotilla con bonita cara y buena ropa que denominaban terroristas a los senderistas pero “rebeldes” a los delincuentes terroristas sirios. Eso es comprensible cuando uno toma parte en la guerra al amparo de una falsa paz, libertad y democracia.