martes, 24 de noviembre de 2009

¿QUÉ ES EL PENSAMIENTO?

El presente da un bosquejo del significado del pensamiento. En lo posterior iremos desarrollando según la disponibilidad de tiempo.

SE SUPLICA AL LECTOR QUE SI NO COMPATIBILIZA CON EL CONTENIDO VERTIDO AQUÍ POR FAVOR DEJE DE LEER ESTE BLOG Y OPTE POR OTROS DE SU AGRADO QUE NO LE INCOMODEN O LE PRODUZCA PREOCUPACIONES ABSURDAS.


EL PENSAMIENTO.- Las multimatrices configuradas por las diferentes áreas cerebrales como sistemas de redes neuronales, en su desarrollo, constituyen el pensamiento. Modelos bioquímicos o bioquímico-conceptuales de interacción cerebral neuronal con el ambiente. Ocurre desde los microorganismos tales como los virus y bacterias hasta los seres humanos. Un pensamiento natural, visual-abstracto es el que desarrollan los animales.

Existen dos tipos de pensamiento: el pensamiento pre-bioquímico-emocional o netamente bioquímico desarrollado desde la formación del huevo o zigoto (es decir desde la fecundación del óvulo por el espermatozoide) cuya síntesis evolutiva se traduce en el desarrollo y la aparición del cerebro en el embrión lo que es el punto de partida del pensamiento bioquímico-emocional (podríamos separar estas etapas solo con fines vulgares y de interpretación errónea, que algunos denominan como “subconsciente” o mal llamado como “inconsciente”), hasta aproximadamente los 24 meses de nacido el bebé. Y el pensamiento bioquímico-conceptual (comúnmente denominado como “consciencia”) con sus variantes iniciales que van aproximadamente desde los 24 meses de nacido hasta la adultez (involucra la incorporación de los símbolos lingüísticos, del lenguaje inventado, en la estructura mental tomando como base al pensamiento bioquímico-emocional).

Sea el pensamiento bioquímico-emocional o el pensamiento bioquímico-conceptual, el pensamiento es un producto de diversos procesos de reacciones físico-químicos controlados por la estructura atómico-molecular misma de las neuronas. En cuanto a los procesos bioquímico-conceptuales tales procesos no se suceden al azar en los adultos, pues se van configurando a medida que el individuo desarrolla-incorpora (se dice “asimilación” en la teoría conceptual del conocimiento –Jean Piaget-) el lenguaje de los símbolos y los estructura en una matriz bioquímico-conceptual en redes neuronales situadas en el lóbulo frontal del cerebro. La estructura misma configurada de la neurona (a lo largo de la evolución) y de las redes neuronales (conectadas por sinapsis) le permite controlar las reacciones físico-químicas sosteniendo así, soportando así a los procesos bioquímico-emocionales o bioquímico-conceptuales diversos, es decir, al pensamiento tal y como lo "percibe" el común de los mortales.

El orden o sucesión de las reacciones de los sustratos citoplasmáticos de las neuronas en el cerebro, así como sus productos bioquímico-conceptuales, está direccionado, controlado o determinado por los cromosomas del núcleo celular específicamente por sus genes (DNA o ácido desoxirribonucleico, RNA o ácido ribonucleico), es decir, las neuronas controlan los procesos mentales influenciadas por el entorno exterior natural al ser vivo al que están integradas (Oparin habla en términos conceptuales de esta “Unidad Dialéctica”). Entonces el pensamiento ocurre en un sistema dinámico semicerrado de la materia-energía cerebral (unidad dialéctica, energía equivale a materia dispersa a alta velocidad tal como lo sugiere la ecuación de Albert Einstein de E=mc2).

MISCELÁNEA AL RESPECTO: SOBRE QUÉ ES SER “HUMANO”

(PD: No tomo el tema del aborto terapéutico si alguien interpreta otra cosa)

Muchos profesionales de las ramas biológicas y demás ramas afirman últimamente (a propósito del tema de la píldora abortiva o “del día siguiente”) que el óvulo que está fecundado pero aún sin la formación de su cerebro no es un ser humano.

Pensar de este modo solo pone en evidencia la imbecilidad de la especie y la degeneración de sus pensamientos por justificar el aniquilamiento de un ser que deja de ser “humano” tan solo por “no haber desarrollado” (ojo, deberían poner el término “aún” al final de esta frase), aparentemente, las bases estructurales neuronales para sustentar el pensamiento bioquímico-conceptual, es decir, al pensamiento producto de la cultura, al lenguaje inventado por la sociedad que los convierte en seres humanos.
¡Que un feto o embrión no lo haya adquirido como don social-cultural le quita la categoría de “humano”!, para pendejos salimos sobrando.

Desde que el óvulo es fecundado están sentadas las bases moleculares de un ser vivo y las bases moleculares de su pensamiento bioquímico-emocional que constituye la base sobre el que se construye el accesorio pensamiento bioquímico-conceptual que como dije es lo único que los distingue de los demás animales.

Pensar de ese modo es pensar como los matarifes de camal, como los terroristas de Al Qaeda o peor aún, que les da a éstos una razón de ser y de justificar sus actos.

Ello ocurre porque priorizan lo conceptual influenciados por sus taras religiosas-filosóficas sobre la base molecular de la vida y del pensamiento, peor aún, sin saber siquiera lo que significa el pensamiento y que todos ellos piensan ignorantemente en su profesionalismo que se debe a un “espíritu”, a un “alma”.

Habría que preguntarles entonces que ¿en qué momento “ingresa” el espíritu, el alma, al cuerpo? a estos mediocres “profesionales”, "científicos", “filósofos”, incluso "pastores de la fe". Obviamente los del clero no podrán responderlo tampoco.

Debido a que el sistema capitalista peruano ha degenerado a la sociedad o la ha pervertido desde sus cimientos culturales, sociales y políticos con la displicencia del clero peruano (y romano) debido a las relaciones sociales de producción-distribución establecidos, y ante la imposibilidad de resolver estas contradicciones es que se pretende controlar el crecimiento poblacional desde el ámbito en el que no se manifiesta ni se percibe pero que molecular e implícitamente en el DNA está estructurada y se manifestará con su desarrollo del huevo o cigoto.

Esto deviene en un problema cultural, solo una percepción cultural-conceptual (incluso filosófico-religioso) pero en ningún modo de carácter biológico. Lo cultural-conceptual se pervierte, se prostituye por que responde a nuestra voluntad (que manifiesta que no hay ningún Dios teórico que lo controle), pero no así lo biológico (excepto las mutaciones inducidas por el entorno ocurridas al azar).

Frente a la perversión cultural de la especie ninguna iglesia actual representa una contradicción-oposición ni antagonismo (salvo retórico absurdo); al contrario, es (son) un ente funcional sobre los cuales se construye una reciprocidad cultural de subsistencia político religiosa, pues los fundamentos de toda religión provienen del desarrollo cultural de los productos del desarrollo de ese invento “humano” llamado LENGUAJE (que involucra al concepto del Dios o de los Dioses como trataremos más adelante).

Significa que lo “humano” es un término prostituible, negociable, proclive a interpretaciones diversas sujetos a un fin concertado por la mediocridad y la incompetencia de las mayorías (y también de las minorías). Así también, la eliminación biológica de un nuevo ser se puede justificar con términos conceptuales mal o muy bien elaboradas y "científicamente sustentadas". Seamos más sinceros y directos, digamos que estamos a favor del aborto y dejémonos de hipocrecías con terminologías baratas e inteligentes cuasi 'científicas'.

El problema (disculpen la vulgaridad) es la “cachería” desenfrenada de la población principalmente joven e ignorante que cree que planificación familiar significa solo usar condón y la píldora del día siguiente, además de la falta de responsabilidad. "SEXO SEGURO", le dicen, inspirados por los parametrados medios de comunicación. SON LOS PRODUCTOS DE LA EXTREMA POBREZA MENTAL en nuestro país.