domingo, 10 de enero de 2010

BAGUASO Y OTROS TEMAS

Desde una perspectiva muy asombrosa y propia de un país sumido en el liberalismo del poder, la decisión política y las responsabilidades por esas decisiones parecen sacadas o extraídas del país de Alicia, del país de las fantasías realizables.
Respecto de los acontecimientos de Bagua esto parece no ser la excepción, es decir, que el Mayor policial al mando hizo lo que se le vino en gana (diremos que en defensa de la “democracia” para darle la razón de peso a su decisión) significando que cuando hay situaciones de este tipo el Estado y sus ministros simplemente están sobrando.
Sabemos que hechos como el de Bagua volverán a ocurrir en cualquier punto del país y por ende es un asunto no del Estado y sus ministros sino de policías con alta inspiración democrática y neoliberal e individuos “proclives al terrorismo” como podría encantarle al gobierno designarles a todos aquellos que no están de acuerdo con ellos. Entre quienes deciden defender sus decisiones, sus derechos, su libertad de decidir y proteger lo que ellos consideran legítimo y suyo y policías que vienen dirigidos por sus Mayores Comandantes dispuestos a imponer su criterio legal policial sea éste a favor del gobierno y el modelo neoliberal o a favor de los revoltosos (como el caso del Moquehuaso).
Bajo la premisa de que la ex ministra no tuvo ninguna responsabilidad al respecto nos queda a quienes defendemos nuestros derechos y nuestros recursos consagrados en la Constitución Política del Perú de no esperar absolutamente nada de este gobierno para resolver situaciones en los que dicen no tener responsabilidad alguna. Son locos los actores de ambos lados que por el capricho de ambos lados se enfrentaron y provocaron las muertes que se provocaron y solo ellos son los responsables.
Se ha “capturado” a los “responsables” de la desaparición del Mayor en jefe de las operaciones y restitutor del “principio de autoridad” (que se ejerce con la responsabilidad) desaparecido no se sabe si hacia Japón o hacia los confines del Océano Atlántico.
Nadie que conforma un frente de defensa por ejemplo puede creer ahora que un representante político del gobierno solucione una plataforma de lucha cualquiera (más que solo prolongar o dilatar el conflicto). Solo están el frente de defensa o análogo y la policía, por no decir, un caso de solución policial o militar y de responsabilidades judiciales y nada más. Hechos que debemos tener en cuenta en la actualidad.
Para el gobierno aprista, pensar desde esa perspectiva en Mercedes Cabanillas como posible candidata presidencial que ni discute de responsabilidades políticas (excepto los que puede resolver el “independiente” poder judicial) puede ser la sucesora similar a García pero que difícilmente aprobaría la población. Quién sabe las responsabilidades de Cabanillas por los muertos civiles y policiales de Bagua le toquen la puerta cuando este gobierno deje palacio. Caso ¿cerrado?

MINISTRA DE ECONOMÍA
Me recuerda mi época de estudios de maestría en Tecnología de Los Alimentos en la UNA La Molina hace mucho ya, a algunas y algunos colegas que parecían tener un nivel intelectual envidiable y digno de resaltar por algunas autoridades por ejemplo (yo solo era bachiller estudiando en medio de ingenieros). Grande fue mi sorpresa y decepción cuando vi que detrás de tanta fanfarria intelectualoide entre estudiantes y profesores detrás había mucho que desear, que la idea que tenía antes de ingresar a la maestría era bastante lejana de lo que era. En base a ello podría haber llegado a creer hasta que yo tenía igual o más nivel intelectual que ellos. Las cosas no son lo que parecen. Al margen de inevitables decepciones personales y profesionales en este país (como que un grado académico no garantiza la idoneidad ni principalmente la realización profesional de un individuo principalmente político), no en vano se han implementado medidas de política que buscan socavar la educación pública no solo en las escuelas y colegios sino también en las universidades, temas que probablemente tocaré más adelante.
Viene a mi mente la pregunta siguiente: ¿tendrá la ministra de economía actual el mismo nivel de decisión que el ministro saliente?, ¿el mismo nivel de responsabilidades o es solo una comidilla de ministra? No es que tenga una postura machista sino que por los hechos que se suscitan en nuestro país no solo varones se eximen de sus responsabilidades y son parte del maniqueísmo político que se instrumenta con ese fin.
Al gobierno aprista poco le queda de aspiraciones presidenciales para el 2011, son nulas por lo actuado por el APRA estos años que se van. La necesidad de perfilar alguna opción presidencial, aunque sea congresal, se orienta desde esta decisión del ex ministro Carranza de tomarse unas vacaciones forzadas para permitirle al gobierno hacer una “bajada de bases” con esta nueva ministra, es decir, mecer por breve tiempo a la población con medidas de política económica presuntamente populistas hasta recalar nuevamente en buen puerto (incluso el presidencial) y luego de haber logrado “consolidar” sus posiciones político-sociales nuevamente volver a eliminar tal espíritu presuntamente populista y continuar con el modelo neoliberal a ultranza.
¿Se tragará la población este vómito neoliberal, incluso con sonrisas y coqueteos de mujer que puede también aspirar a presidenta? Una cosa que he aprendido en este país respecto a las decisiones de la población, que parece ignorante, es que mientras sea algo para llenarles la barriga, bienvenido sea.

EDUCACIÓN
Es politiquero y “clave” para este gobierno y sus aliados de derecha el de tener mayor presencia tanto en los Gobiernos Regionales como en los Municipales para “consolidar” y tomar mayor impulso para la implementación de sus medidas de política neoliberales tal como es el caso de la Municipalización de la Educación. La decisión del cambio de ministro de economía tiene esta finalidad ya mencionado por analistas diversos.
Luego del proceso de nombramiento último o de contratación temporal de estos docentes, al ministro Chang se le ha terminado la saliva rábica y el afán de presumir, por el cargo que tiene, una actitud reformadora, “revolucionaria” e intelectualoide forzada en el sector educación. Razones sobran. La corrupción manifiesta, también.

ASILO A EX MINISTROS BOLIVIANOS
La década que consolidó el modelo neoliberal con el delincuente preso Alberto Fujimori Fujimori a la cabeza, también absorbió a otros países vecinos en la misma tendencia y en las mismas intenciones y métodos de implementarla.
En el vecino país de Bolivia fracasó relativamente este intento pero que costó la vida a muchos ciudadanos bolivianos de los que son responsables los ex ministros bolivianos hoy asilados por el gobierno de Alan García Pérez, un gobierno en el que los ministros suyos no parecen tener responsabilidades sino solamente carteras.
Incluso, si es que presunciones de terrorismo llegasen a recaer sobre ellos, deben ser sometidos a juicio previa devolución a las autoridades bolivianas. Si son inocentes no tienen nada que temer, al contrario, mucho por ganar. Pero no nos extraña que en política todo pueda suceder.