sábado, 16 de enero de 2010

SENSACIONES FALSAS, ESTRATEGIA ELECTORAL Y COMO CAPTAR INCAUTOS O INGENUOS EN POLITIQUERÍA ESPECIALMENTE JÓVENES

Por: Saúl S. Mandujano Mieses 16/01/10

Desde el inicio de este año al que se le pretende denominar con el rimbombante término de “consolidación” como si se hubieran logrado resolver todos los problemas que aquejan a nuestro país, el gobierno aprista pareciera querer sorprendernos nuevamente con su lengua florida y encantadora.

Al respecto pasaremos a mencionar algunos casos recientes solo para ilustrar:

El caso de los petroaudios es el más ilustrativo. Según el pedido del ejecutivo incluyendo al ministro de Justicia al poder judicial dizque para “observar” la decisión del juez Barreto de la desestimación de los audios del escándalo. Cualquier joven ingenuo que oye esto puede creer que este gobierno tiene voluntad de sancionarse a sí mismo y a su partido, es decir, está en contra de un hecho que lo liberaría de responsabilidades para sus militantes y para la imagen del partido de gobierno.
Alguien que no conoce la trayectoria política del APRA a través de la historia de nuestro país y que se mantiene en la anomia y la indefinición política podría llegar a creer que este partido es moralista, responsable, sancionador para consigo mismos y Alan García un líder de polendas, correcto, moralista.

El otro caso es el del otorgamiento por parte del Chongreso a la policía y a los militares de un bono extraordinario y por única vez en este fin de semana y que García lo cuestiona pese a su ya conocida preocupación y desvelo por ellos. Arguye que deberían otorgarse bonos a la población pues son ellos los que construyen, es decir, un acto inconsciente de adelantarse a la crítica de la población en contra de la decisión excluyente que no se traduce en beneficios similares a la población. ¿Habrá descontento policial y militar?
Tengamos en cuenta que es el líder de un partido que tiene que sacar cara por todos los descalabros producidos por sus partidarios en el gobierno. Algo así como salir de la casa hecho un laberinto y decir que se está molesto, indignado de aquello y cerrar la puerta como si fueran actos familiares y no públicos como lo son. “Dime con quién andas y te diré quién eres” reza el dicho.
No solo las cortinas de humo permanentes son las estrategias del gobierno sino también los shows de moralidad e indignación por actos que les son propios. Son sensaciones falsas que solo los ingenuos de este país se lo tragan con empaque y todo.