martes, 2 de marzo de 2010

COLEGIOS PRESIDENTES

Retornaba de la institución educativa donde laboro y oía fugazmente un comentario sobre el tan mentado Colegio Mayor Presidente o algo así antes que el chofer ponga otra estación de música de su gusto.
Se había seleccionado una cantidad de voluntariosos muchachos y muchachas para internarse en este colegio en Lima a los que llamo como los “privilegiados” de esta nueva modalidad, la de seleccionar a los mejores en todo el país y la razón está en el implícito reconocimiento de parte de sus gestores del fracaso que avizoran en cuanto a la municipalización de la educación en nuestro país. Las razones sobran.
Empezando por la realidad socio económica de la población y de pretender hacer creer a la misma que los únicos responsables de la realidad educativa de nuestro país es por causa de los profesores que no quieren ser evaluados en el marco de las corruptoras leyes tales como la de la Nueva Ley General de Educación y su ley de Carrera Pública Magisterial.
El reciente proceso de nombramiento nos da las muestras más evidentes de la corruptela que fomenta este gobierno aprista (al margen de que también hay apristas necesitados y con derecho a trabajar). Cambio de notas en el mismo Ministerio de Educación, venta de exámenes antes de las evaluaciones (empezaron con 5 mil y remataron con mil solcitos), tráfico de respuestas (incluyendo por los medios satelitales como celulares) antes del examen (profesores detenidos que obviamente serán librados de responsabilidades por el inefable “poder judicial” o la fiscalía aduciendo cualquier cosa coherente), entrevistas personales arregladas para favorecer a determinadas personas, participantes en este proceso argumentan venta de plazas en 10 y 20 mil soles según la lejanía o cercanía a los aprobados ganadores.
Muchos de estos muchachos y muchachas se quemarán las pestañas, se desvelarán, gastarán recursos diversos, invertirán tiempo de sus vidas y todo inútilmente más si deciden presentarse a la carrera de profesores en educación. Terminarán como taxistas, churres, negociantes de cualquier cosa, quizá delincuentes inteligentes. Otros migrarán al exterior luego de comprender la esencia corrupta de estas leyes y del sistema educativo peruano. Peor les irá si son evaluados por personas tan “profesionales” con quienes no hay afinidades o simpatías. En estos colegios les hablarán de ética y moral por cultura general.
Recordemos el reciente proceso de nombramiento para miembros del CNM o Concejo Nacional de la Magistratura que se encargará de elegir a los jueces prrrobos y onrrrados de nuestro país.
¿A quién tratan de impresionar con estos colegios?, de repente a Villa Stein que dijo que el problema de la corrupción no es de las instituciones sino de las personas como si las instituciones fuesen representadas u organizadas por los ladrillos y el cemento de sus locales y no por las personas mismas.
Ante la imposibilidad de mejorar la calidad educativa de todos los niños de nuestro país (que dicho sea de paso son responsables los diablos del SUTEP) entonces bueno será escoger de entre ellos a los mejores y vender buenas expectativas de logros y sueños de opio para “los mejores”. Vendedores de sueños de frustración.