jueves, 4 de marzo de 2010

EDUCACIÓN INTERCULTURAL EN DIVERSIDAD

Hoy asistí al primer día de capacitación convocada por la UGEL Huancavelica por el Inicio del Año Escolar. Lo hago en mi condición de representante del área Técnico Pedagógico de la Institución donde laboro. No he registrado mi asistencia pero comentaré sobre una ponencia relacionada con lo del título.
Muchas ponencias pueden parecerse (como hacía referencia de Gastón Acurio el Chef uno de los ponentes para ilustrar su tema de realidad educativa), según el tipo de auditorio, es decir, según los tipos de estructuras mentales presentes en este auditorio dispuestos a procesar bioquímica-conceptualmente las palabras de los ponentes.
Un tema puede tener las características de una gran papa medio sancochada difícil de digerir que te embota la barriga mental y otros similares a una delicada exquisitez solo para los paladares muy refinados.
La ponente hablaba sobre cultura. Comenzó dando unas breves definiciones de esta palabrita muy caprichosa, vaga y de muchas acepciones. Tal palabrita estuvo presente en cada momento, yo la entendía muy bien por una razón elemental que detallaré a continuación pero que bien noté provocó el cansancio en los oyentes y quizá algunos dormilones.
Miguel de Zubiría en su pedagogía conceptual habla de un término no muy bien entendido por muchos y este es: “mentefacto”, es decir, algo concreto en el cerebro, un insumo, un ente o herramienta manipulable para el desarrollo del pensamiento. No en el pensamiento subjetivo y conceptual que empleamos todos los días y a cada momento y que se traduce en palabra o palabras (que muy probablemente lo conceptualiza así de manera subjetiva Zubiría) sino en aquel que tiene su contraparte material en las redes neuronales del cerebro, el pensamiento como manifestaciones del movimiento físico-químico de la materia-energía organizada y estructurada en la masa cerebral.
La ponente para que tengamos una comprensión del tema partió de una idea central general que fue desglosando y tocando en sus partes en detalle. Algunos de paladar más exquisito de los oyentes comenzó a elaborar mentalmente algún mapa conceptual para hacer seguimiento de la exposición; otros habrán intentado lo mismo pero como la palabrita “cultura” sonaba hueca y sin un significado coherente manejable o manipulable para elaborar un entramado de procesos mentales simplemente fueron perdiéndose por el camino, es decir, conducían por la calle en sentido contrario al del tránsito y saludando a Gastón, se pasaban la luz roja y se detenían en la luz verde, sacaban la mano hacia la izquierda para doblar hacia la derecha y siempre pasando la voz a Gastón.
Es decir, sus cerebros estaban convirtiéndose en un tremendo rompecabezas (las líneas conectoras de su mapa conceptual hicieron pues cortocircuito pareciéndose probablemente a un montón de hilos enredados) que dado el incremento de mili voltios en su cerebro provocó el agotamiento-relajamiento celular neuronal con el resultado de la distracción y en otros el sueño. A mí me pareció interesante no por que dominaba tal caprichosa palabrita “cultura”.
Era simple, no se hablaba en términos pedagógicos ni de manera directa. Me explico. La palabrita “cultura” tiene su referencia básica y elemental en que es la expresión de las actividades de los seres humanos, Marx hablaba de las RELACIONES SOCIALES DE PRODUCCIÓN, de la PROPIEDAD DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN hace mucho y la manifestación lingüística de ello se llama con esa palabrita “cultura”.
Ello quiere decir que ponente y oyentes estamos "hablando" de las mismas cosas pero con palabras distintas, lo que significa que todo puede cambiar (hasta el pensamiento) pero no así el producto del trabajo motivado por la necesidad de satisfacer nuestra alimentación.
Derivado de esa palabrita y por el desarrollo del tema recaló en la otra palabrita relacionada con ella y que la entendemos no muy bien y es la palabrita “identidad”. Decía ella que no debería perderse la identidad ni por efectos de la globalización y se les debería respetar en el contexto del concepto de la diversidad y la pluriculturalidad y que decía no era un obstáculo para la educación intercultural. Lo correcto para mí sería hablar de “no debería ser obstáculo…”. No en vano muchos padres de familia quieren que determinados profesores se marchen a otros lugares por el maltrato "cultural" al que someten a determinados alumnos.
La identidad es un concepto abstracto, contextual y adecuadamente sería hablar mejor de “identificación” y no redundantemente de “identidad”. Identificación dado lo cambiante que son las “culturas” es decir las relaciones sociales de producción.
El año pasado en similar evento se nos hizo presenciar la danza de las tijeras huancavelicana. ¿Cuántos habrán entendido ´sentido´ el significado de tal danza? La mayoría solo vio destrezas y vestimenta, talvés una reverenda estupidez puesto que aquella danza corresponde a otro contexto, a otra “cultura”, es decir, que representaba a las manifestaciones que se producían en el desarrollo de determinadas relaciones sociales de producción específicas de su época. Hoy sirve para rendir pleitesía al Dios católico y ya no a los "demonios"-dioses incas y pre incas. Papa refinada y ya no chuño con huevo. La cultura y la identidad ya no son siquiera una vestimenta.
En otras capacitaciones hice unas afirmaciones negativas respecto del quechua a la que muchas personas se habrán sentido aludidas y ofendidas. Desde aquel momento cuando escucho de parte de aquellos del “respeto” a una expresión lingüística encarnadas en las personas que la hablan me incomoda relativamente. Pero creo que el respeto tiene un trasfondo que va más allá de cualquier ridículo o no forma de signos lingüísticos cualquiera sean estos.
La falta de trabajo es uno de ellos, la marginación, la exclusión, la discriminación por el color de su piel o procedencia, resultados propios de una CULTURA SNOB (al estilo "eishia" por no decir Asia) desarrollada por quienes poseen el control de los medios de producción, la “cultura” del poder.
Tales pobladores rurales quechua hablantes a las que hace referencia tal ponente si bien hablan quechua, visten chullo, chalina, makos, etc. Para quienes conocen la idiosincrasia y el modo de vida de estos pobladores sabrá que la “cultura” de ellos está definida por las relaciones sociales de producción que establecen y es la que el sistema incipiente endeble capitalista les determina en un contexto de globalización del libre mercado. La “agri” “cultura” no es funcional al neoliberalismo y los convierte en “presuntos” parásitos del Estado, es decir, hombres sin cultura, muertos vivientes, agro exportadores en potencia (suena chistoso pero bonito y positivista).
Casi la totalidad de los pobladores, digo casi, toma sus decisiones no precisamente motivados por el eco o cacareo gubernamental de “mejora de la calidad de la educación”. Ello es repetido por esos pobladores básicamente solo como un argumento para poder desarrollar sus objetivos económicos y específicos de sobrevivencia como es en el caso de Castilla pata donde laboro y en otros cualesquiera, como una constante (les sirve para chantajear a los docentes, para conciliábulos, arreglos, acuerdos informales con el pretexto de preocuparse de los niños, rompehuelgas en un contexto de extrema pobreza, necesidades muy insatisfechas, frustración y de una “cultura” cada vez más pendenciera por las razones expuestas que este gobierno y sus peones han sabido muy bien capitalizar). Intereses personales económicos y políticos se esconden tras de la participación de aquellos pobladores pues en concreto poco pueden hacer por la educación y mejorarla bajo los auspicios del corruptor gobierno central y sus leyes corruptoras.
Hay a estas alturas muchas expresiones “culturales” huecas y carentes de significado y conservarlas es solo por la inercia de la costumbre, las ventajas comerciales (turísticas) y por no reconocer los cambios en la naturaleza humana y el desarrollo social y se mantienen por que estas últimas no cambian para mejor sino para peor. Contaminación global, plusvalía que hoy se ve como utilidades para la inversión o reinversión, neoliberalismo de la cultura del poder actual que no dista mucho del que tanto se criticaba el siglo pasado cuando se implementaban en por ejemplo la ex Unión Soviética y se demonizaban hasta el extremo de catalogarlos como extremistas o terroristas. Para terminar, el planeta Tierra es una sola y no tiene dos caras como parece al entendimiento subjetivo.

En resumen, la identidad la determinan la “cultura” es decir "las relaciones sociales de producción" establecidas. Mentefacto "cultura" versus mentefacto "relaciones sociales de producción" ¿cuál utilizar?, escoja según su entendimiento.