sábado, 1 de mayo de 2010

LÍNEAS DE NAZCA: EL PLANISFERIO DEL ESPACIO CELESTE

Por: Saúl S. Mandujano Mieses

Desde que el hombre primitivo alzó la mirada por sobre su cabeza para observar las luces que luego conoceríamos como estrellas, nació en él la curiosidad innata de la observación de los eventos de la naturaleza, de la materia.

De si de aquellos extraños eventos los atribuyera en su racionalidad primigenia a seres extraordinarios como él o posiblemente similares o ajenos a él, que luego se convertirían en sus dioses no son ahora del interés de este artículo.

Lo primero que observaron fue la relación del movimiento entre el Sol, la Luna y la Tierra para luego pasar mucho más allá al apoyarse en las estrellas y en sus caprichosas formas que podía el hombre “dibujarlas” desde la Tierra.

Así la constelación de Orión se convirtió en la constelación de las Tres Marías y en Chavín probablemente se le conoció como la constelación del Jaguar. Nombres y formas diferentes para una misma disposición espacial volumétrica de las estrellas, para un mismo fin.

Tales formas que dieron lugar a las constelaciones con sus nombre diferentes no escaparon a la imaginación de los nazquences que desde su idiosincrasia plasmaron en cierto modo su agri-cultura, sus vivencias, su contexto, su modo de pensar y sentir en aquellas estrellas de formas caprichosas que ellos supieron dibujar a su manera. Así nació el picaflor o colibrí, el mono, la araña, frutas, figuras geométricas, herramientas, etc. y todo con el solo fin de lograr ‘mapear’ tales estrellas del firmamento para a través de ellas hacer un seguimiento del Sol principalmente y de nuestro planeta Tierra.

Hoy en día un “mapa moderno” es utilizado por los Centros o Institutos de Investigación Espacial especializados para con las ventajas de los adelantos científicos y tecnológicos intentar superar los límites con los que se encontraron tales observadores antiguos (egipcios, griegos, romanos, mayas, chavines, nazquences, tiahuanaco, Incas, etc.). El satélite telescopio espacial Hubble es la muestra de aquello.

El espacio tiene más direcciones que aparentemente los totaliza el Astrolabio. Uno tiene direcciones diversas en el plano (cuatro direcciones, Este, Oeste, Norte y Sur y sus variantes combinatorias), el espacio sideral tiene direcciones volumétricas (Este, Oeste, Norte, Sur, y los que llamaré como Caput y Podal).

Es este espacio sideral o cosmos que los nazcas intentaron plasmar posiblemente al detalle en la totalidad de figuras en las pampas de nazca (las famosas líneas de Nazca).

Revisando internet encontré esto:
“…Pero ¿qué significado tenían estas líneas?
Hipótesis 1: Las líneas eran usadas por los antiguos astrónomos del lugar como un calendario. Esta hipótesis partió del propio Kosok y, sobre todo, de María Reiche. Las líneas marcan puntos que guardan relación con el solsticio y el equinoccio, y debieron servir de instrumento de medida para establecer un calendario solar.
Hipótesis 2: Reindel e Isla, dos arqueólogos, tras cinco años trabajando en la zona, sostiene que estas figuras formaban parte de algún tipo de culto para la invocación del agua. Las dificultades para conseguir agua en la región hicieron de este bien algo muy apreciado por los Nazca y los Paracas.
Hipótesis 3: Es la que menos se sostiene, pero es una de las preferidas por los amantes de lo paranormal. Defendida por von Daniken, esta hipótesis trata de explicar las líneas como unas señales dispuestas para el aterrizaje de naves extraterrestres. Esta hipótesis se basa en ciertas figuras que no tienen nada que ver con la temática general de animales, plantas y espirales. Entre ellas hay una de un hombre con una especie de casco que se asemejaría a un astronauta moderno. En la época en que fueron realizadas las líneas, se desconocían los astronautas. Esta falta de explicación ha jaleado a esta heterodoxa teoría. El cenit de estas teorías llega en el momento en el que algunos autores plantean que las líneas fueron trazadas por extraterrestres… Esto explicaría que sólo se puedan apreciar como un todo desde cierta altura. Esta hipótesis la mencionamos porque existe, pero no le damos ningún crédito, siendo las dos primeras las únicas con alguna validez científica, posiblemente más la segunda…” (El resaltado es mío).

Según un internauta que escribe por la web llamado Javier Armentia, decía esto: Lo que está claro es que casi cualquiera que ha estado allá tiene una teoría sobre las líneas de Nazca. La matemática alemana María Reiche (1905-1998), conocida como la Dama de Nazca, fue quien desde finales de los años 40 estudió más a fondo los trazados, y quien más luchó para conseguir que fueran conservados. En su opinión, se trata de un observatorio astronómico, hipótesis completamente descartada hoy, porque hay muchas líneas que nada tienen que ver con el cielo. En los años 60, Pawels y Bergier popularizaron que las líneas eran una especie de aeropuerto extraterrestre: un verdadero sin sentido aprovechado por los vendedores de misterios para hacer su agosto.
Tres hipótesis en juego.
1.- Lugar de culto. Varias culturas han vivido desde hace 2.000 años en los alrededores de la Pampa del Ingenio, donde hacían dibujos similares a los que se han encontrado en sus cerámicas o tejidos. Johan Reinhard propone que las líneas forman parte de cultos para atraer el agua, el bien más preciado. Algunas unen la zona con montañas lejanas, consideradas mágicas. En resumen, sería un importante centro religioso de los últimos 1.000 años.
2.- Líneas de agua. Algunos estudios proponen que ciertas líneas siguen acuíferos subterráneos y servirían como indicador de los mismos y para hacer pozos de extracción. Pero esto sólo explicaría algunas de ellas...
3.- Telares. En los 80, Henri Stierlin propuso que se trataba de una especie de telar gigantesco, una ocupación relacionada con el culto a los muertos.”.

Similar tendencia racional científica se aprecia en el documental de National Geographic propalado por el cable.

CALENDARIO SOLAR, ASTRONÓMICO Y SOCIAL-AGRÍCOLA


Las posiciones del Sol y de la Tierra en sus desplazamientos en aquel espacio estelar coincidían en ciertos momentos con determinadas constelaciones lo que los nazquences seguían y les llevaba a realizar determinados rituales religiosos encima de tales figuras sobre la arena que en nuestro Planeta evidenciaban determinados sucesos naturales y también sociales. A partir de esta es que se construye un calendario agrícola que fue ya estudiado por la alemana María Reiche y según datos diversos como los del MINEDU, Página 110 de Ciencia y Ambiente de Sexto Grado de Primaria “En sus manuscritos, Reiche afirma que las líneas eran puntos de observación astronómica utilizados para la agricultura. Para ella, las líneas de Nazca representaban un calendario astronómico que los pobladores de la región empleaban para conocer cuándo empezaba una estación, cuál era la mejor época para cosechar y cuándo se iniciaban las lluvias.”.

Muchas de las líneas de nazca quizá no guarden relación directa con las posiciones de las constelaciones y básicamente se relacionen con las actividades productivas, sociales, comerciales y económicas de la sociedad nazca pero aquellas derivadas en razón de determinadas figuras principales que sí tenían (y tienen aun hoy en día) relación con los solsticios (de verano e invierno) y equinoccios (de primavera y otoño) del planeta Tierra en su movimiento de traslación alrededor del Sol y tomando como puntos de referencia a las constelaciones.

Yo, desde mis limitaciones podría no coincidir con Reiche respecto de la afirmación de “puntos de observación” debido a que no conozco Ica ni menos las susodichas líneas más que solo por fotografías y videos. Obviamente, tampoco he permanecido siquiera una sola noche en Nazca como para identificar desde allí las constelaciones en relación a la traslación terrestre alrededor del Sol. Lo hago desde Huancavelica, región cercana y con formas y medios tan simples que el razonamiento más obvio de los hombres de Chavín, de Caral, de Kotosh o incluso me atrevo a decir que de las primeras comunidades primitivas en nuestro país (o en cualesquier parte del mundo) lo han podido hacer.

Muchos de los críticos a estas aseveraciones de María Reiche las hacen personas sin un pleno conocimiento de la astronomía en términos de un seguimiento de los astros y de las constelaciones en el espacio sideral; sin tener un aval siquiera en los medios más simples de rastrear o seguir los movimientos del Sol y de la Tierra en relación a las constelaciones. No pretendo insinuar siquiera equipararme con la matemática, geógrafa y física alemana y dar opiniones solo porque son “racionalmente válidas”.

El o los lectores al revisar las afirmaciones de Reiche no comprenden tales afirmaciones en razón de no saber lo que está hablando. Por ejemplo cuando dice “… eran puntos de observación astronómica utilizados para la agricultura…”, el lector simple y llanamente está perdido en el tiempo y en el espacio.

¿CÓMO OBSERVABAN?

Esa sería la pregunta más obvia para entender a quienes por las razones de la herencia cultural de la conquista, principalmente religiosa, se les tilda de ignorantes, bárbaros, brutos, ingenuos o estúpidos indios.

Al lector se le proporciona un método simple empleado probablemente en Kahuachi, el templo religioso nazca (donde se dice se ofrendaban las cabezas de individuos a sus dioses por evidencias halladas) como lo hicieron en muchos otros lugares (sin que necesariamente haya habido aportes entre ellos).

Ubíquese usted en un cuarto cualquiera de su casa, con una ventana que se oriente aproximada o exactamente por donde nace el Sol. Cubra las ventanas con papel traslúcido (no es necesario oscurecer la habitación como sí lo habrían hecho los antiguos peruanos por su tipo de construcciones) y sobre ella haga un pequeño agujero de no más de 1 cm de diámetro (queda a su criterio). Cada mañana cuando aparezca el Sol sobre su ventana ingresará un haz de luz por aquel agujero el que debe proyectarse exactamente sobre la pared. Usted verá que desde la parte superior del techo o cercano a él, el haz de luz irá desplazándose hasta tocar el suelo debido a que el Sol está “ascendiendo” (en realidad es el efecto de la rotación terrestre). Lo que usted debe hacer es ir “marcando” con un lápiz o similar una parte específica de la proyección del haz de luz en la pared durante todo su recorrido y observar su ‘trayectoria’. Es tedioso, requiere de tiempo, podría decirse que propio de ociosos u ociosas. Esto ha de hacerlo todos los días y justo antes de “emerger” el Sol.
Usted verá que la línea imaginaria (o si quiere una los puntos para definir líneas de las trayectorias) cada día que pase se irá desplazando hacia la derecha o hacia la izquierda de su pared (dependiendo de la posición de la Tierra respecto del Sol en su viaje alrededor de él). Ello le indicará que el eje terrestre se está inclinando en uno u otro sentido y que aquello coincide con los periodos o fechas de cambios de estación (solsticios o equinoccios). Que hay unos topes y esos topes de inicio y de retorno se dan en diciembre en un lado y en junio del otro (cada 6 meses). Usted lo verá también en el punto de salida del Sol en el horizonte, sobre los cerros. Usted verá si lo hace diariamente o según considere, durante al menos un año. Cuando hablo de topes me refiero a que el Sol durante el año experimenta una especie de "bamboleo" en sus apariciones por el horizonte (por los cerros), es decir, que por ejemplo sale en junio por el nor-este terrestre y luego regresa hacia el punto sur-este hasta diciembre en que vuelve a iniciar su proceso de 'retorno' hacia el otro lado (nor-este) y así sucesivamente todos los años.

Esto ha sido conocido por los pre-incas e Incas quienes heredaron tales conocimientos (expresado también en el Intihuatana del Cuzco). El templo del Koricancha de los Incas tenía esta finalidad, lo podemos ver en las paredes de aquel templo cuyas marcas fueron borradas por los españoles y/o cubiertas con yeso adornados con frisos y dibujos irrelevantes hispanos, además de que se robaron las láminas de las ventanas por ser de oro y servían para observar los movimientos de otros astros en el espacio.

LAS CONSTELACIONES O LAS FIGURAS DE LAS ESTRELLAS EN EL IMAGINARIO NAZCA

No voy a detallar sobre el tema, se le deja a la observación del lector en el espacio, donde se encuentre, pero que tal punto de observación (los "puntos de observacion" de María Reiche) suyo deberá ser siempre el mismo (algo así como el de las estatuas de piedra de hombres que se hallan en Tiahuanaco en medio de una puerta o portada) para evitar desviaciones en las observaciones.

A esta fecha desde el mes de abril, de noche el lector puede observar las estrellas y a eso de 10pm hasta las 04 am del día siguiente puede observar una caprichosa disposición de estrellas y que parecen dibujar la cola de un mono y el lomo característico que se puede ver en las líneas de Nazca.

Cierto, no todas las líneas pueden guardar relación con las constelaciones principales de los nazcas, otras pueden ser derivadas y ajustadas al contexto social, político, religioso, militar y económico de los nazcas.

En términos sociales geográficos esta constelación indicaría a los nazcas el período de desaparición de las lluvias en la sierra y la culminación del verano en la costa. Indica en el contexto social productivo el inicio de las cosechas y la activación del comercio respectivo.
En otros términos, es la posición terrestre respecto del Sol del equinoccio de otoño, que permite que en esas posiciones o disposiciones espaciales de la Tierra y el Sol solo se pueda ver tal constelación.
A los hombres de la costa, a los chavines, a los nazcas les servía de guía en la necesidad de abastecerse de alimentos provenientes esencialmente de la sierra-selva pues en aquellas época no se conceptualizaban como regiones separadas como hoy los concebimos.
Al otro lado de la constelación del mono, en el lado opuesto del espacio está ubicado otra constelación que el lector podrá evidenciarlo cuando la Tierra ya no esté entre el Sol y el mono sino en el otro lado (equinoccio de primavera) y ya no sea visible la constelación del mono sino otra que indicaba la relación entre el ambiente en general y las necesidades de los pobladores de nazca, chavín o cualquier otro en el mundo.

¿Que esto lo sabían los antiguos peruanos?, obviamente que sí y no solo ellos.

Hoy estamos rompiendo los límites que tenían estos observadores desde la Tierra en razón del desplazamiento desde hace dos décadas del satélite telescopio Hubble. Es lamentable que nosotros no lo estemos haciendo y quizá solo lo pensemos pero para mirar no el espacio exterior sino el interior y solo observar de qué color es el calzoncillo de nuestros enemigos porque la iglesia puede molestarse si miramos los de su Dios.

No comparto la idea que manifiestan muchos investigadores y que recalca la National Geographic respecto a que las líneas tienen que ver única y principalmente con la necesidad de la disposición del agua debido a la escasez del mismo en la zona, un culto al agua. Creo que eso es parte de las actividades, una más de las muchas que se realizaban en un entorno social y económico en competencia o cooperación con otras sociedades vecinas y aliadas o no.