sábado, 19 de junio de 2010

PELA, “ACOMPAÑAMIENTO” ¿LA PROPUESTA DEL MED O DEL APRA?

Recuerdo las veces en que hacía mis prácticas pre-profesionales en una institución educativa mucho antes de terminar los estudios en el instituto pedagógico de aquel entonces.

No haré muchas referencias de algunas (quizá muchas) deficiencias que encontré, en todo sentido, puesto que la opinión que tenía en ese entonces era demasiado sesgada y ajustada a mi realidad personal forjada bajo las premisas de la “calidad” en formatos de la carrera de Industrias Alimentarias en la UNALM (Universidad Nacional Agraria La Molina). Aunque viéndolo bien, Los términos de la calidad de un enlatado no distan de los términos de la calidad educativa de hoy.

Esas veces me ponía a pensar “asistencialistamente” en la necesidad de que las prácticas pre-profesionales fueran remuneradas aunque sea con un presupuesto necesario para los pasajes, el desayuno, el almuerzo y algunos accesorios para la labor.

Hoy, con el PELA y la posibilidad del “acompañamiento” de una profesora o profesor en nuestra aula (con 05 o más años de servicio y de experiencia en el sector educación) me hicieron evocar aquellos sueños de estudiante. Caray, dije, “este gobierno sí que es ‘revolucionario’”. ¿No que no?

Fue grande mi sorpresa al enterarme que no era una propina lo que percibirían sino más de 2 000 soles por su “trabajo”, o sea, que deberíamos compartir dos parásitos del Estado en una misma aula los trabajos por la mejora en la educación. Bueno, dicen que solo es una experiencia, un experimento que solo durará hasta el 2011, cuando termine el gobierno aprista.

Para muchos es ideal contribuir a darle la oportunidad a los profesores desempleados a que contribuyan con un “grano de arena” en la educación de los niños, más si son los amigos, mejor. Es decir, los amigos del gobierno aprista para congraciarse con ellos recompensando así su voto electoral presidencial.

Un día tú, un día yo, quizá medio tú y medio día yo, así nos apoyamos en la labor educativa. “límpiame el bacín por favor”, “cómo no”, “muá, muá”, “te amo”, dos inteligentes profesionales en el aula, no importa, la necesidad del pan, de la carga laboral o trabajo y del pasto partidario así lo ameritan.

De pronto mi recuerdo, que en aquellos momentos en que las formulé sonaron como un despropósito, se esfumó, surgiendo preguntas como: ¿Quién concibe semejante despropósito que solo sirve para parasitar al Estado?, ¿pararán y acatarán la huelga promovida por el sindicato o irán a cubrir “nuestra ausencia” para garantizar la continuidad de la educación de los niños para que no pierdan clases?, ¿trabajarán de verdad o solo harán la finta para llevarse fácil la platita a casa y dar de comer a sus hijos?

Para mí (como para muchos por diversas razones aceptables o no, cuestionables o no) a todas luces me resultaría más apropiado tener como acompañante a un practicante obligatorio de instituto o de universidad con su propina bajo el brazo que en definitiva realizará el mismo o mejor trabajo que el “acompañante” del PELA aprista sin negar que la corrupción no solo le es inherente a este partido sino a todos los mecanismos del sistema.

Si me obligaran a un acompañante, le pondría requisitos antes de aceptar aquello. O sea, una señorita muy guapa, de medidas exuberantes, cariñosa, regalona (de caramelos para los niños), “con esta sí, con esta no, que sepa abrir la puerta para jugar”. Y así, los niños, felices de dormir en cuatro en la misma cama (ni para mencionar el caso de los hermanitos de 13 y 10 años que hoy ya son padres de un pequeño e indefenso bebé ante la sociedad peruana en el populoso distrito de Villa El Salvador), con las mismas ropas, la misma comida, los mismos papás, recibiendo agradecidos las mejoras en su educación implementadas Por el gobierno aPRista y el MED.