jueves, 1 de julio de 2010

ACCIONES PREVENTIVAS FRENTE AL TERRORISMO

Por estos días han habido hechos más propios del escándalo mediático que de hechos relevantes y trascendentes como los de la periodista Vicky Peláez en los EE.UU. que en apariencia respondería a una forma de prevención y de seguridad nacional norteamericana frente a la crisis global y la decadencia del sistema unipolar ante una competencia de los demás países por el control de los mercados y de las reglas económicas de juego.

Se dice que desde hace 20 años se le venía siguiendo o investigando a lo que consideran como espionaje. Tenía que darse una situación delicada como la del contexto actual global para recién “preocuparse” de una periodista “peligrosa” al sistema, solo ahora, no antes mientras se permitía y se daban el lujo de vender la imagen de “democracia tolerante y modelo de vida”. Hoy la tolerancia se terminó y no sin razón en el despertar del sueño americano.

Simultáneamente en nuestro país la Comisión de Defensa del Chongreso aprueba una norma que sancionará a los profesores, docentes universitarios si hacen “apología al terrorismo”. Una medida oportunista y mediática que pretende emular la falta de dirección en cuanto a seguridad nacional por los hechos que detallaré.

No hace mucho en Huancavelica sucedió el desembalse de toneladas de relave minero, específicamente en Huachocolpa, Caudalosa Chica. Se dice que fue un “accidente”. Bien sabemos que estas actividades son promovidas por el Chongreso peruano en el contexto del modelo neoliberal y pseudo desarrollista del gobierno aprista de García. Que sanciones no habrá de trascendencia sino que buscará proteger no solo a las personas sino a las inversiones.

Se hace un griterío cuando unos cuantos narcos en la selva vierten sus cilindros de ácidos al suelo o a los ríos. Se cacarea del daño y de la necesidad del gasto en combatirlos. Sabemos que hoy esas personas callarán por todos los lados en cuanto a este acto de contaminación minera que podemos catalogar propiamente de “actos de terrorismo” ecológico que evidencia a un ministro y a un ministerio del ambiente como comparsa del desarrollismo imperante.

No hace mucho sucedió lo del derrame de petróleo crudo al río Marañón y el perjuicio no solo económico para la población de aquel lugar. Nadie quedará preso en comparación a por decir los que contaminan los bosques con sus insignificantes relaves de ácidos por casos de narcotráfico.

Si alguien me contradice ponderará seguramente lo pernicioso de ambos hechos que contribuyen de modo legal o ilegal a la economía peruana. Mientras uno sucede cotidianamente el otro es esporádico, pero de efectos peores o más graves.

Frente a estos hechos también hay acciones de prevención y no específicamente por parte del gobierno ni del chongreso sino de las organizaciones sociales de defensa de los intereses y de la seguridad regional y nacional de nuestro país. El caso del Baguaso es una de las muestras de estas acciones preventivas contra hechos gubernamentales o sus correspondientes (en cuanto a la delegación de responsabilidades a las empresas explotadoras de recursos) que lindan casi con “acciones de terrorismo” que de apologías. ¿Sanciones?

Las responsabilidades de unos y de otros no son las mismas ni se sopesan de igual manera pues depende de quiénes y en función a qué intereses se implementan. Si Róbulo León Alegría fuese Ministro del Ambiente las cosas cambiarían y no sucederían estos “accidentes”.

Es obvio que la tibieza de este gobierno frente a los inversionistas de riesgo que contribuyen en nuestro desarrollo (según sus propias palabras) serán pasados por agua tibia y mirarán con cínica indignación cómo la naturaleza se contamina, cómo los restos de petróleo flotan entre las plantas y el lecho de los ríos resignadamente y que nadie criticará por miedo a la ley en ciernes de “apología al terrorismo”.

El caso de “espionaje” de Vicky no se diferencia del de Ariza en nuestro país. Los reyes del espionaje norteamericano han encontrado en un insecto llamado Vicky Peláez una tonta útil para escandalizar el escenario mediático en la sociedad norteamericana. La crisis no solo norteamericana probablemente está que aprieta.

El caso de Vicky no pasa de ser un chiste de mal gusto mientras oficiales de alto rango (por ejemplo peruanos y chilenos) comparten informaciones y estrategias para combatir en escenarios similares y con enemigos similares (valga decir los comunistas). Rusia y EEUU no son la excepción, es solo una pelea de niños por un chupetín donde los responsables por actos de espionaje solo son chivos expiatorios y más que trascendentes solo sirven de cortinas de humo a la incompetencia para solucionar la crisis global en el nuevo escenario mundial.

La necesidad de defensa norteamericana frente a lo que consideran la invasión del pernicioso modelo multipolar los quiere llevar a generar por diversas vías a una suerte de nueva “guerra fría” que desde hace casi una década es un hecho para quienes se benefician y pretenden beneficiarse del modelo unipolar norteamericano (los que se conocen como el lobby sionista). Que se pretenda extender a los demás sectores quedará a la suerte y a los costos de oportunidad de cada uno en un contexto de libre mercado o neoliberal. “Una limosnita por amor del Dios”.

P.D: Antonio Brack Egg debería renunciar por decencia, dignidad o incompetencia y no seguir prestándose de comparsa al neoliberalismo y cuya presencia en tal ministerio del ambiente es pura finta o solo para calentar el sillón.