miércoles, 4 de agosto de 2010

EL APRA MODERNA Y VERSÁTIL: LA DEFINICIÓN HISTÓRICA

Tanta alharaca histórica de parte de Víctor Raúl Haya de la Torre para que el APRA se haya convertido en una especie de “sicario de la reacción” y del imperialismo, “éste es el APRA qué les parece”.

García se jacta de “revolucionario” por llevarles agua a los pueblos jóvenes del país, es decir, Fujimori también es “revolucionario”, Belaunde lo fue, Castañeda lo es y Kouri también.

¿Qué queda de García de su segunda gestión presidencial? Pues no queda nada ni de la primera lo que evidencia al APRA como una Agrupación Política más de los que pululan por el mercado de ofertas políticas, que negocia con otros para sobrevivir gubernamentalmente (el Apra “nunca muere” la vergüenza tampoco).

Convencer a las nuevas generaciones de que tiene una “doctrina o ideología revolucionaria” es insustentable en los hechos.

Los “ideales” revolucionarios que emergieron (traficaron) con Haya de la Torre hoy fenecen por su propio peso (de la historia). Qué pensará el octogenario Armando Villanueva del Campo al ver qué poco de tanta gloria del pasado subsiste en estos días, ¿se sentirá realizado?, ¿sentirá al APRA como revolucionario y en qué sentido?, ¿experimentará los mismos sentimientos que Fidel Castro?

Las obras y actos de García son efímeras y se disolverán con el tiempo. Desde la perspectiva enunciada, que retorne o no el 2016 es irrelevante. Sus actos de arrepentimiento o contrición (expresado en limpiar su imagen frente a las fuerzas armadas en general) son formas de expresar no un “renacimiento popular” sino una despedida a un “revolucionarismo” que Haya esbozó y que no cuajó y finalmente concluye en una especie de “reinserción” social del APRA al sistema, al que el MRTA sigue el mismo destino. Pero la salida elucubrada de Polay Campos tendrá que esperar hasta el retorno de Alan.

La pregunta cabe hacerla: ¿cómo se puede permitir tanto “aventurerismo” revolucionario con el APRA que ha involucrado el sacrificio de tanta gente en vano?

El nombre de ALIANZA POPULAR (AP) le cae muy bien a los otrora apristas.

MENSAJE PRESIDENCIAL:
García en su último mensaje presidencial anunció (“propuso”) la renegociación del contrato del gas de Camisea (que no lo va a hacer él), ¿involucrará este anuncio el hecho de que no se pudo descargar el gas en el Callao desde los barcos “porque la marea estaba alta”?

¿Mintió el Primer Ministro Quesquén y en fundamento de qué?, eso todavía está por confirmarse.

El anuncio o propuesta de García nos lleva a pensar que el desabastecimiento no se debió pues a las “mareas” altas como se argumentó convenientemente en ese momento.

Ello indica que el argumento de las “mareas” altas refrendado por instituciones serias se hizo solo por consideraciones de imagen gubernamental, presidencial y evitar así contradicciones entre lo que se hace con la población peruana y lo que se hace con los inversionistas nacionales y/o extranjeros.

ESTOS DÍAS en el Cusco se movilizan las masas para probablemente redefinir este contrato de Camisea que en definitiva son los verdaderos actores y definidores del mismo. Creer que García lo hará con su mismo estilo y acompañado con sus acólitos del Chongreso es iluso.