miércoles, 18 de agosto de 2010

EL SUEÑO FINAL E INTERPRETACIÓN DEL SUEÑO



A lo largo de mi vida, desde mi niñez, tenía un sueño por el cual volaba y no llegaba a ningún lugar concreto. En algunos casos permanecía volando sin lograr aterrizar en algún lugar y aquello me provocaba emociones de pánico, de miedo. Esto proseguiría en los sueños de mi adolescencia donde era la emoción más agradable pues contra las propias leyes de la física había “aprendido” a aterrizar sin rasguño alguno. Ello lo describo en la actualidad como un producto de la incertidumbre de la vida, de mi vida.

Ya en la juventud logré superar en cierto modo estas emociones pues volaba y lograba posarme sobre la superficie sin rasguño alguno y podía seguir caminando con total seguridad. El conocimiento racional de los medios mecánicos y científicos de los inventos humanos para poder volar ya influenciaban en mis sueños y me proporcionaban medios indefinidos e indescriptibles para evitar las desagradables emociones de la infancia y la adolescencia.

Eran saltos de alturas desde los cerros, a veces desde edificios o similares. Y era asombroso pues al margen de las leyes de la física me hacía agradable el solo hecho de volar y caer al suelo sin rasguño alguno con solo abrir los brazos en forma de parapente.

Pasaba la década personal de los treinta y aquellos saltos ya no eran tan espectaculares que digamos. A veces eran saltos tan pequeños que durante el sueño me causaba cierta angustia y algo de rabia e intentaba reeditarlos pero solo me producía desazón. Escasos se habrían de volver estos sueños.

Un 09 de agosto de 2010, a mis 42 años (por la madrugada, si bien ya estos sueños no los tenía desde hace más de 10 años atrás) soñé que estaba a punto de iniciar las labores educativas en el aula pero faltaban algunos y de improviso comencé a subir a un cerro en busca de ellos que se habían ido a jugar. Ya en la cima pude divisar que en la base del otro lado del cerro (de una altura de más o menos 500 metros) se hallaban algunos de ellos y sin siquiera darme cuenta me puse a volar para llegar hasta ellos.

La emoción del vuelo me hizo experimentar sensaciones pasadas ya sin sentido, como si fuese un vuelo absurdo. Pero, momentos antes de llegar al suelo, comprendí que este no sería un sueño igual o similar a los de antes. Luego del impacto me vinieron escenas de restos de un cuerpo destrozado por el impacto contra el suelo que la gente y “yo” tratábamos de juntar pero no fue posible pues ya las alimañas habían estado comiéndose los restos.

Así entendí que los sueños del pasado habían terminado (asumo). Ya no había dudas de los eventos a sucederse, las leyes físicas ya dominaban mis sueños, por no decir la razón la controlaba, la seguridad de los eventos a sucederse. Ello lo describo en la actualidad como un producto de la certidumbre de la vida, de su significado y de su fin.

En el internet encontré esto:

Volar: El símbolo de la libertad, este sueño ofrece buenos presagios. Instintivamente usted conoce los objetivos en su vida y sabe cómo realizarlos. Sea el amor, un sitio en la vida, la fama o la fortuna, volará por encima de los obstáculos terrestres y encontrará la felicidad. Sueños de vuelo repetitivos indican una gran fortuna. Todas las tradiciones explican este tipo de sueños de la misma forma. Si vuela con la forma humana, encontrará la felicidad y el éxito de forma natural. Si es un pájaro en su sueño, tendrá mucha suerte en la vida. Según algunas interpretaciones, este sueño también representa la vida sexual y el orgasmo.”
“Soñar que estás volando es el símbolo de la libertad, este sueño ofrece buenos presagios. Son comunes a muchas personas, por lo general, simbolizan nuestra inspiración y el deseo de trascender de los común.
Instintivamente usted conoce los objetivos en su vida y sabe cómo realizarlos. Sea el amor, un sitio en la vida, la fama o la fortuna, volará por encima de los obstáculos terrestres y encontrará la felicidad. Sueños de vuelo repetitivos indican una gran fortuna.
Todas las tradiciones explican este tipo de sueños de la misma forma. Si vuela con la forma humana, encontrará la felicidad y el éxito de forma natural. Si es un pájaro en su sueño, tendrá mucha suerte en la vida.
Según algunas interpretaciones, este sueño también representa la vida sexual, la erección o el orgasmo. Especialmente  Freud  y sus discípulos señalaban en esta dirección.
Si está casado y sueña que está volando muy alto, tan alto que ya nadie puede verle, significa que tiene ganas de desaparecer de su realidad cotidiana. Quizás necesite cambiar de vida.
Soñar que está sobrevolando un paraje inhóspito y rocoso, significa que está pasando unos malos momentos o cuando menos muy duros en su vida real.
Soñar que está volando muy bajo y que tiene que ir sorteando cosas para no chocar con ello, significa enfermedad o problemillas, pero de los que conseguirá salir sin demasiada dificultad.
Si sueña que está sobrevolando un bosque verde, frondoso y maravilloso, le anuncia que pronto conseguirá lo que quiere o alcanzar la meta que se ha marcado.
Si sueña que está volando libre como un pájaro hacia el sol, es de muy buen augurio, significa que está satisfecho con su vida, con todo lo que tiene, pero que aspira a seguir ascendiendo en la vida en todos los aspectos.
Si sueña que está volando y que de repente, le faltan las fuerzas y se cae al suelo, es negativo, ya que le anuncia problemas y fracaso en sus proyectos. Si al caer al suelo se despierte, de verdad, significaría que será capaz de hacerles frente y superarlos, pero con mucho esfuerzo y a largo plazo.
Si una mujer sueña, que está volando a sitios muy lejanos, significa que recibirá proposiciones deshonestas en el amor; o proposiciones de trabajo, pero que no va a tratarse de ningún trabajo serio o que merezca la pena.
Soñar que está volando con unas alas de color negro, significa que deberá afrontar amargas desilusiones.
Soñar que está volando con alas de color blanco, es de muy buen augurio, significa que alcanzará sus metas, tendrá suerte en los juegos de azar, en el trabajo y en el amor.
Si es Vd. muy fantasioso y sueña que está volando hacia otras galaxias, es muy negativo, ya que le indica que ha tirado la toalla, que como no es capaz de afrontar sus problemas, prefiere huir.
Soñar que vuela, que se eleva, pero que Vd. no quiere e intenta impedirlo de cualquiera de los modos posibles, significa que no le gusta fantasear ni darse un poco de libertad. Le gusta siempre tener los pies en el suelo y no perder el contacto con la realidad ni por un momento. Quizá demuestre demasiada rigidez en su vida. A veces, es sano tener un poco de libertad y relajarse.”. Tomado de www.euroresidentes.com/suenos

PERO, ¿QUÉ ES LA “INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS”?

Desde que el hombre se realizó la pregunta simple de ¿qué es el sueño?, así comenzó a buscar una serie de respuestas que hasta nuestros días aún no son claras.

Muchos psicólogos y neurólogos se adentraron en este tema y solo lograron hallar aproximaciones relativas en la interpretación de los sueños. La razón estriba en que la estructura mental material-neuronal y la estructura bioquímica-conceptual (derivado a partir de la anterior) en cada uno de los individuos es totalmente distinta dados sus diferentes formas de vida, experiencias personales, naturales y sociales.

Por ello, presumir de dar afirmaciones que dizque pretenden “interpretar” los sueños es solo eso, presunciones aproximativas que no se pueden generalizar para todos los individuos. Los mercachifles son los que saben aprovecharse de la ignorancia de la gente que básicamente está determinado por su subjetivismo conceptual religioso heredado por las antiguas generaciones y la represión inherentes a sus principios ideológicos (el trabajo político-religioso de las diversas formas de inquisición no han sido en vano a través de la historia de la humanidad sino basta con que se mire al espejo su rostro de ensueño).

Uno mismo puede caer en este ciclo vicioso de la presunción subjetiva aunque sea con cierta base científica lógica. Cuando hable de este tema del sueño lo haré desde mi propia perspectiva y fundamentos (expuestos anteriormente en otros artículos), así el lector no se perderá en la preocupación (válida) de hacerse preguntas como ¿de dónde lo sacó este individuo?

Al lector solo se le pide que terminología no comprensible expuesta por el autor, logre resolverlo indagando en libros (u otros medios) que puede hallar en abundancia por el mercado y no se quede con la duda saltándose las ideas solo por el hecho de encontrar temas divertidos, de fácil digestión o digeribles sin el menor esfuerzo en este blog.

Sobre los sueños hay mucha información en Internet, nada precisos y que ni siquiera ellos mismos están seguros de lo que dicen (sobre los sueños) excepto los de información científica, experimental.

Al final, solo usted sabe lo que pasa en su cabeza y en su vida. Las imágenes de los sueños solo son simbolismos de aquellos estados conceptuales o no, expresiones del metabolismo celular neuronal-cerebral en el área visual del cerebro.