jueves, 14 de octubre de 2010

CAPTURA DE MANDO SENDERISTA Y RICHARD

Por TV se anuncia la detención del camarada “Izula”, valioso combatiente, miembro y revolucionario de la guerrilla maoísta del Partido Comunista del Perú, facción denominada Sendero Luminoso, por parte de las fuerzas armadas de este gobierno reaccionario y caduco neoliberal.

Si bien se le cataloga como el número 02 de esta organización guerrillera revolucionaria ya con su captura deja de serlo convirtiéndose en un prisionero de guerra más.

Una farsa de “juicio” legal será montado sobre éste, ni pensar que lo dirigirá el cara de melón Villa Stein, fracasado candidato presidencial aprista de nuevo cuño quien por no ser candidato ahora dice que puede decir todo lo que se le venga en gana y manifiesta, sugiere que al ex soldado de la FAP Richard Gálvez se le debió dar un puñete y no una bofetada POR DECIR LA VERDAD, es decir, manifestar que el García es un vulgar CORRUPTO elegido como presidente por la derecha en nuestro país y que pretende quedar libre de polvo (no de paja o pajazos) por las matanzas sucedidas en nuestro país por responsabilidad suya.

Villa Stein me llega al huevo como varón y como juez (a los cojones se dice en otros países), limpiador y encubridor de la corrupción aprista de este gobierno. Veamos a la congresista aprista Tula Benítez limpiada por sus esbirros apristas de toda responsabilidad dejando como fachada-cortina moral a la pobre ingenua de Elsa Canchaya.

Lo de Róbulo León Alegría terminará en lo mismo tal y como sucedió con el ex alcalde de Pucallpa responsable de la muerte de un periodista del lugar que las huestes apristas de Villa Stein dan por “inocente”. Las salidas de las prescripciones en el podrido “Poder Judicial”.

Al actual ministro del Interior Fernando Barrios Ipenza, que ya está entendiendo poco a poco que las responsabilidades de un ministro no son las mismas que las de un director gerente de essalud que maneja las cosas a su antojo y capricho. Tendrá que “explicar” lo de los sucesos de noviembre del 2009 en Mala Lima donde se encontró supuestamente armas y mapas de Sendero Luminoso donde se ponían como objetivo la “toma” del Chongreso (que derogó la ley de amnistía encubierta a los aventajados asesinos de la Cantuta y del Frontón –que incluye al genocida Alan García Pérez-, entre otros) y de “Palacio” de Gobierno. ¿Se esforzará en su exposición o se lo pasará por entre las piernas?

Desde que tengo uso de razón los psicólogos y psiquiatras de nuestro país (y del mundo) manifiestan 100% convencidamente de que los delincuentes son y serán siempre delincuentes, los violadores siempre serán violadores, los pedófilos serán pedófilos para siempre, que los corruptos siempre serán corruptos, es decir, que todos, absolutamente todos se equivocaron garrafalmente con Alan García Pérez.

Un menudo hombrecito con el cabello a lo hipi nos lo hace recordar ofuscado en su condición similar a la miles de peruanos que ven cómo el escenario político, social, económico y de las relaciones laborales del que depende su futuro se convierte en un chongo por quienes dicen representarlos.

Richard tendría un puesto de trabajo en mi inexistente e indefinida empresa comercial. Solo cabe decirle que no es bueno ofrecer su otra mejilla para ser humillado doblemente, perdón, triplemente.

Pero hay que resaltar la hidalguía (hijo de algo, no de puta, por que es peor que eso) de García de asumir su defensa frente a lo que él considera una “ofensa” directa. “Cualquiera” hubiera hecho lo mismo. Lo rescatable de Richard es su actitud valiente que se desdice del slogan ecuatoriano de las “gallinas” peruanas que se esconden como tales (y hasta en el uniforme) frente a un insulto lanzado a escondidas, una ofensa “por lo bajo”, un gesto obsceno (como tocarse los genitales o escupir), una calumnia gratuita y no le dan la oportunidad a uno de romperles algo más que la cara o el culo (sobre mi presunta “relación” con una quinceañera no hay ni pío, ni chis, ni pus, ni mus, todo es silencio asqueroso y yo sin saber ni estar seguro de quién es esa quinceañera. A este paso ustedes pueden creer que he inventado esta triquiñuela para ganar lectores en mi blog, un sin sentido especialmente para mí.).