sábado, 13 de noviembre de 2010

AUMENTO EN EL SALARIO MÍNIMO VITAL

Habiendo estado en 550 nuevos soles, monto fijo percibido exclusivamente por personas que laboran en el sector formal e inclusive informal se verán aparentemente beneficiados no en razón de que la economía esté creciendo (que como parte inherente a los parámetros macro y micro del modelo neoliberal capitalista, hasta ahora ha sido un hecho inevitable el crecimiento en razón directa del crecimiento poblacional global y la demanda) sino que debido al aumento lento pero progresivo en el costo de vida, a mi modo de ver, ello los ha venido exponiendo a éstos a situaciones insostenibles de pauperización o empobrecimiento, de disminución real de su capacidad adquisitiva. Con los 50 soles llegarán a percibir 600 soles como salario mínimo que se le debe de pagar a un trabajador “formal” (sueldo que involucra descuentos y beneficios sociales). El gobierno ha optado por este mecanismo de salario y no el de pagarles el total sin descuentos ni beneficios sociales que así bordearía los 300 dólares aproximadamente (alrededor de 900 nuevos soles que involucran no aportes al como por ejemplo Essalud entre otros).

Este gobierno da la apariencia de estar preocupado por los más pobres con esta actitud (o mejor dicho por los que ganan menos o “los que menos tienen”) pues según ellos esto se hace en razón del crecimiento de la economía. Al parecer, bajo el criterio del “crecimiento económico” el aumento progresivo-acumulativo en el costo de vida a los sectores diversos en general, que ganan montos superiores a los 550 soles, debemos asumir que no les afecta lo cual es una falacia. Habría que preguntarse ¿hasta qué punto podrá ser sostenible tal argumento?

Al parecer, el nuevo gobierno tendrá que realizar reformas diversas para evitar un estallido social que este gobierno está conteniendo de diferentes maneras, por ejemplo básicamente potenciando la inversión.

La meritocracia en el sector educación pareciera ser todavía la panacea a la crisis en este sector (hasta ahora, la única diferencia que veo entre quien está en la nueva ley del profesorado y yo es solo el salario) y su rechazo seguirá provocando también progresivamente la pauperización de los profesores que no están inmersos en el contexto de la ley de la nueva CPM (Carrera Pública Magisterial) que hasta hoy todavía se sigue mostrando con mano “blanda” el maniqueísmo laboral en razón de los aun “fuertes” opositores a esta ley.

El incremento de la delincuencia es el indicador indirecto de la pauperización de los sectores más pobres que laboran en las nuevas condiciones del libre mercado y observan que robar es más rentable que trabajar por un mísero salario mínimo vital y ven que en términos de la plusvalía, ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón.

García bien podrá catalogarme de “pesimista” respecto de lo que se actúa. Pero las afirmaciones de Alejandro Toledo por ejemplo respecto de duplicar los sueldos a los profesores y otras de carácter “populista” nos dan una ligera idea de cómo están yendo las cosas en la economía. No hay que ser adivinos para ver cómo el dinero no alcanza para satisfacer las necesidades básicas. Lo que Toledo no dice de manera clara es si será para todos los profesores o solo para quienes pertenezcan a la Nueva Ley de Carrera Pública Magisterial exclusivamente. Si fuese para todos obviamente que estaría tentado a votar por él.

Le creeremos entonces a García que el aumento de 50 soles para los que ganan solo ese monto mínimo es por efectos del “crecimiento de la economía” y que es expresión de su vocación social “de izquierda” con los que menos tienen y que los empresarios y básicamente los microempresarios están felices y contentos de esa medida y que no reducirán personal o que no traficarán más con la inestabilidad laboral o temporalidad en el empleo sino que están redistribuyendo las ganancias del “crecimiento económico”.

No somos adivinos como para aseverar que en el caso de salir electa presidenta Keiko Fujimori ella proseguirá con la misma política de su padre pues se reproducirán similares situaciones del conflicto interno de los 80 estándose potenciándose también el Partido Comunista del Perú que no considera plazos cortos ni medianos sino que son parte de un contexto de la Nueva Historia del Perú y que no desaparecerán solo por deseos y represión ni con la captura o muerte de sus máximos líderes.

Castañeda es lo mismo de García y Keiko. Humala y Toledo están a ese nivel, son casi lo mismo excepto las variantes microeconómicas que como Toledo ya insinúa realizar. Mercedes Araoz no es más que una experiencia política del escenario electoral peruano tal y como lo fue Lay a la alcaldía de Lima. Su renuncia es muy probable.
Todo demuestra que la tan voceada y 'poderosa' "Economía Social de Mercado" en los claustros universitarios de mis épocas de estudiante por parte de los docentes de entonces, aún se contradicen totalmente con la realidad neoliberal actual (un pajaso o masturbación con la caída de la ex URSS y del muro de Berlín), una elucubración conceptual ajena a la realidad global del capital y de la sociedad peruana que ni el APRA ha podido manejar en lo más mínimo (quizá García siga el ejemplo actual de Toledo para el 2016 para engatuzar a la población como ya están acostumbrados). las consecuencias las iremos viendo con más amplitud con el transcurso de los años.