miércoles, 10 de noviembre de 2010

“POPULISMOS” Y PENDEJADAS

El baño de populismo es hoy necesario para engatusar a los pobres peruanos que tienen que aguantar a toda sarta de mierdas que surgen por allí dizque para “gobernarlos”, "apoyarlos" en sus luchas.

García Pérez con fines politiquero-populacheros y electorales ha propuesto personalmente el aumento en 50 soles el salario mínimo vital (aduciendo que hay una burocracia que la dificulta en su discusión y aprobación; obviamente, su propio gobierno y el chongreso han puesto las trabas legales neoliberales para que aquello se dé). El cara de chihuaco asustado de Aldo Mariátegui ha seguido con el corillo al ir más lejos proponiendo que sean 300 soles puesto que la economía del país ha crecido sostenidamente (dizque recogió la opinión de “entendidos” en la materia). “Populismo” pendenciero y pendejada politiquera.

Ni qué decir del presidente del Poder Judicial (después de García) Villa Stein que se las daba de inteligente candidatito popular presidenciable y hoy “manda” a la mierda a quienes lo aplaudieron entre los trabajadores del Poder Judicial hoy en huelga. Fue a rogarle a García y simplemente lo mandaron por el ojete pues fue a hablar cojudeces en el contexto neoliberal y con las mismas habló a los trabajadores. ¿Dónde le quedó lo de “estadista”?, pisó tierra el pájaro.

Las posturas “populistas” de cualesquier orientación o tendencia política están hoy de moda coyunturalmente para engañar a más de un incauto e ingenuo que cree simplistamente en las palabras de todos aquellos que alzan su “voz de protesta”. Ya los conocemos así como que están elegidos en el contexto neoliberal y cualesquier otra opinión es simplemente caer en saco roto, hablar huevadas como Villa Stein.

Mercedes Araoz argumenta no haber participado en lo del Baguaso, nadie lo afirma en esos términos. El hecho es haber seguido dentro del gabinete ministerial entre quienes estaban los responsables políticos gubernamentales de los sangrientos sucesos y no haber dicho nada por ser precisamente parte del modelo neoliberal y de las decisiones tomadas (téngase en cuenta que no hay ningún responsable por estas muertes). Decir que ella era ministra de Comercio exterior es afirmar lo mismo que García cuando dice que no tenía ninguna responsabilidad en la masacre del Frontón y que Mantilla se volvió loco así porque sí contra los prisioneros de allí.

Denominarse Hayista sin serlo ni saberlo es pura pendejada. Lo justificará diciendo: Haya tenía dos ojos, yo también; haya tomaba agua, yo también; Haya quería a Alan, yo también; Haya se preocupaba por los pobres, yo también (firmó el TLC neoliberal), etc. Tomar citas textuales son el sustento ideológico hayista de Mercedes. Ideal hubiera sido para ella haber propuesto el aumento del mínimo vital cuando era ministra de Economía, ¿no?; en ese momento no iba con la política neoliberal que ella implementaba y hoy simplemente es una populachada para tenderle la cama electoral.

Y en los gobiernos regionales ¿cómo van las cosas?