sábado, 16 de enero de 2010

PROGRAMA “JUNTOS” Y EDUCACIÓN

Por: Saúl S. Mandujano Mieses 16/01/10

Por la experiencia personal de ser un agente del proceso educativo en la zona rural, población que recibe compensación económica por la implementación del modelo neoliberal, es decir, el abandono de la promoción económica y productiva del sector agrícola por su influencia de inestabilidad macroeconómica y estadística a los índices respectivos de la economía (el primer gobierno de García padeció de esto y hoy de manera interesada y proselitista intenta implementar bajo una perspectiva electoral, temporal y extraordinaria con una ley que intenta dizque “favorecer” a determinadas comunidades en la región Junín en una burda reedición de su propuesta electoral del 2005 llamada “Sierra Exportadora”; en el contexto del modelo neoliberal reinante en nuestro país ¿obedecerá esta medida oportunista de liberación de determinadas cargas u obligaciones económicas a esas comunidades con una medida futura de eliminación del programa “Juntos”?, el tiempo lo dirá).
En determinado momento de la vida educativa se decidió vincular este programa con la educación en el sentido de la asistencia obligatoria de los niños beneficiados a las Instituciones Educativas. Esto inicialmente pareció adecuado debido a la deserción escolar.
Existen supervisores(as) que se encargan de verificar la asistencia de los alumnos solicitando el registro de asistencia al profesor de aula. El inconveniente es que algunos niños faltan a veces, por ejemplo, más de una semana al mes principalmente por las necesidades económicas en sus hogares y el docente conocedor de esta realidad en solidaridad con los mismos tiene que “mentir piadosamente” muchas veces con la anuencia de los supervisores(as) para que no se le quite la subvención económica de los S/100 Nuevos Soles.
Son las mentiras las que no se pueden tolerar, mentiras al que se nos induce involuntariamente y por nuestro compromiso social. Es decir, este programa debe desvincularse del sector educación y no debe condicionarse con la asistencia ni con ningún requisito con la educación. Es un derecho que tienen todos aquellos que han sido involucrados por la adopción y por el sostenimiento del modelo neoliberal (no es motivo de discusión en este artículo el giro centralista u otro que se le quiera dar a estos dineros por parte de determinados entes regionales o municipales que podrían catalogarlo como compensación improductiva). Uno está de acuerdo con la dación de ese valor monetario progresivamente depreciable pero sin condicionamientos de ningún tipo ni por el uso que se haga de éste.
Según las fichas de supervisión de los agentes de este programa “Juntos”, algunos de los niños tiene asistencia regular, es decir, que no faltan a sus clases o asisten normalmente; aquello puede estar lejos de la realidad. Quienes quisieran utilizar estas fichas (firmadas por nosotros) como instrumento indirecto del aprendizaje de los niños en el aula puede tendenciosamente emitir determinados juicios erróneos respecto del trabajo docente, del aprendizaje de los niños y de los índices de repitencia. Cualquier investigador analista pedagógico serio está alertado.

SENSACIONES FALSAS, ESTRATEGIA ELECTORAL Y COMO CAPTAR INCAUTOS O INGENUOS EN POLITIQUERÍA ESPECIALMENTE JÓVENES

Por: Saúl S. Mandujano Mieses 16/01/10

Desde el inicio de este año al que se le pretende denominar con el rimbombante término de “consolidación” como si se hubieran logrado resolver todos los problemas que aquejan a nuestro país, el gobierno aprista pareciera querer sorprendernos nuevamente con su lengua florida y encantadora.

Al respecto pasaremos a mencionar algunos casos recientes solo para ilustrar:

El caso de los petroaudios es el más ilustrativo. Según el pedido del ejecutivo incluyendo al ministro de Justicia al poder judicial dizque para “observar” la decisión del juez Barreto de la desestimación de los audios del escándalo. Cualquier joven ingenuo que oye esto puede creer que este gobierno tiene voluntad de sancionarse a sí mismo y a su partido, es decir, está en contra de un hecho que lo liberaría de responsabilidades para sus militantes y para la imagen del partido de gobierno.
Alguien que no conoce la trayectoria política del APRA a través de la historia de nuestro país y que se mantiene en la anomia y la indefinición política podría llegar a creer que este partido es moralista, responsable, sancionador para consigo mismos y Alan García un líder de polendas, correcto, moralista.

El otro caso es el del otorgamiento por parte del Chongreso a la policía y a los militares de un bono extraordinario y por única vez en este fin de semana y que García lo cuestiona pese a su ya conocida preocupación y desvelo por ellos. Arguye que deberían otorgarse bonos a la población pues son ellos los que construyen, es decir, un acto inconsciente de adelantarse a la crítica de la población en contra de la decisión excluyente que no se traduce en beneficios similares a la población. ¿Habrá descontento policial y militar?
Tengamos en cuenta que es el líder de un partido que tiene que sacar cara por todos los descalabros producidos por sus partidarios en el gobierno. Algo así como salir de la casa hecho un laberinto y decir que se está molesto, indignado de aquello y cerrar la puerta como si fueran actos familiares y no públicos como lo son. “Dime con quién andas y te diré quién eres” reza el dicho.
No solo las cortinas de humo permanentes son las estrategias del gobierno sino también los shows de moralidad e indignación por actos que les son propios. Son sensaciones falsas que solo los ingenuos de este país se lo tragan con empaque y todo.

domingo, 10 de enero de 2010

BAGUASO Y OTROS TEMAS

Desde una perspectiva muy asombrosa y propia de un país sumido en el liberalismo del poder, la decisión política y las responsabilidades por esas decisiones parecen sacadas o extraídas del país de Alicia, del país de las fantasías realizables.
Respecto de los acontecimientos de Bagua esto parece no ser la excepción, es decir, que el Mayor policial al mando hizo lo que se le vino en gana (diremos que en defensa de la “democracia” para darle la razón de peso a su decisión) significando que cuando hay situaciones de este tipo el Estado y sus ministros simplemente están sobrando.
Sabemos que hechos como el de Bagua volverán a ocurrir en cualquier punto del país y por ende es un asunto no del Estado y sus ministros sino de policías con alta inspiración democrática y neoliberal e individuos “proclives al terrorismo” como podría encantarle al gobierno designarles a todos aquellos que no están de acuerdo con ellos. Entre quienes deciden defender sus decisiones, sus derechos, su libertad de decidir y proteger lo que ellos consideran legítimo y suyo y policías que vienen dirigidos por sus Mayores Comandantes dispuestos a imponer su criterio legal policial sea éste a favor del gobierno y el modelo neoliberal o a favor de los revoltosos (como el caso del Moquehuaso).
Bajo la premisa de que la ex ministra no tuvo ninguna responsabilidad al respecto nos queda a quienes defendemos nuestros derechos y nuestros recursos consagrados en la Constitución Política del Perú de no esperar absolutamente nada de este gobierno para resolver situaciones en los que dicen no tener responsabilidad alguna. Son locos los actores de ambos lados que por el capricho de ambos lados se enfrentaron y provocaron las muertes que se provocaron y solo ellos son los responsables.
Se ha “capturado” a los “responsables” de la desaparición del Mayor en jefe de las operaciones y restitutor del “principio de autoridad” (que se ejerce con la responsabilidad) desaparecido no se sabe si hacia Japón o hacia los confines del Océano Atlántico.
Nadie que conforma un frente de defensa por ejemplo puede creer ahora que un representante político del gobierno solucione una plataforma de lucha cualquiera (más que solo prolongar o dilatar el conflicto). Solo están el frente de defensa o análogo y la policía, por no decir, un caso de solución policial o militar y de responsabilidades judiciales y nada más. Hechos que debemos tener en cuenta en la actualidad.
Para el gobierno aprista, pensar desde esa perspectiva en Mercedes Cabanillas como posible candidata presidencial que ni discute de responsabilidades políticas (excepto los que puede resolver el “independiente” poder judicial) puede ser la sucesora similar a García pero que difícilmente aprobaría la población. Quién sabe las responsabilidades de Cabanillas por los muertos civiles y policiales de Bagua le toquen la puerta cuando este gobierno deje palacio. Caso ¿cerrado?

MINISTRA DE ECONOMÍA
Me recuerda mi época de estudios de maestría en Tecnología de Los Alimentos en la UNA La Molina hace mucho ya, a algunas y algunos colegas que parecían tener un nivel intelectual envidiable y digno de resaltar por algunas autoridades por ejemplo (yo solo era bachiller estudiando en medio de ingenieros). Grande fue mi sorpresa y decepción cuando vi que detrás de tanta fanfarria intelectualoide entre estudiantes y profesores detrás había mucho que desear, que la idea que tenía antes de ingresar a la maestría era bastante lejana de lo que era. En base a ello podría haber llegado a creer hasta que yo tenía igual o más nivel intelectual que ellos. Las cosas no son lo que parecen. Al margen de inevitables decepciones personales y profesionales en este país (como que un grado académico no garantiza la idoneidad ni principalmente la realización profesional de un individuo principalmente político), no en vano se han implementado medidas de política que buscan socavar la educación pública no solo en las escuelas y colegios sino también en las universidades, temas que probablemente tocaré más adelante.
Viene a mi mente la pregunta siguiente: ¿tendrá la ministra de economía actual el mismo nivel de decisión que el ministro saliente?, ¿el mismo nivel de responsabilidades o es solo una comidilla de ministra? No es que tenga una postura machista sino que por los hechos que se suscitan en nuestro país no solo varones se eximen de sus responsabilidades y son parte del maniqueísmo político que se instrumenta con ese fin.
Al gobierno aprista poco le queda de aspiraciones presidenciales para el 2011, son nulas por lo actuado por el APRA estos años que se van. La necesidad de perfilar alguna opción presidencial, aunque sea congresal, se orienta desde esta decisión del ex ministro Carranza de tomarse unas vacaciones forzadas para permitirle al gobierno hacer una “bajada de bases” con esta nueva ministra, es decir, mecer por breve tiempo a la población con medidas de política económica presuntamente populistas hasta recalar nuevamente en buen puerto (incluso el presidencial) y luego de haber logrado “consolidar” sus posiciones político-sociales nuevamente volver a eliminar tal espíritu presuntamente populista y continuar con el modelo neoliberal a ultranza.
¿Se tragará la población este vómito neoliberal, incluso con sonrisas y coqueteos de mujer que puede también aspirar a presidenta? Una cosa que he aprendido en este país respecto a las decisiones de la población, que parece ignorante, es que mientras sea algo para llenarles la barriga, bienvenido sea.

EDUCACIÓN
Es politiquero y “clave” para este gobierno y sus aliados de derecha el de tener mayor presencia tanto en los Gobiernos Regionales como en los Municipales para “consolidar” y tomar mayor impulso para la implementación de sus medidas de política neoliberales tal como es el caso de la Municipalización de la Educación. La decisión del cambio de ministro de economía tiene esta finalidad ya mencionado por analistas diversos.
Luego del proceso de nombramiento último o de contratación temporal de estos docentes, al ministro Chang se le ha terminado la saliva rábica y el afán de presumir, por el cargo que tiene, una actitud reformadora, “revolucionaria” e intelectualoide forzada en el sector educación. Razones sobran. La corrupción manifiesta, también.

ASILO A EX MINISTROS BOLIVIANOS
La década que consolidó el modelo neoliberal con el delincuente preso Alberto Fujimori Fujimori a la cabeza, también absorbió a otros países vecinos en la misma tendencia y en las mismas intenciones y métodos de implementarla.
En el vecino país de Bolivia fracasó relativamente este intento pero que costó la vida a muchos ciudadanos bolivianos de los que son responsables los ex ministros bolivianos hoy asilados por el gobierno de Alan García Pérez, un gobierno en el que los ministros suyos no parecen tener responsabilidades sino solamente carteras.
Incluso, si es que presunciones de terrorismo llegasen a recaer sobre ellos, deben ser sometidos a juicio previa devolución a las autoridades bolivianas. Si son inocentes no tienen nada que temer, al contrario, mucho por ganar. Pero no nos extraña que en política todo pueda suceder.

jueves, 7 de enero de 2010

DINERO BAMBA “ACEPTABLE”


Por: Saúl S. Mandujano Mieses 07/01/2010

La siguiente reflexión si bien es eso solamente sin un referente de investigación lo paso a opinión y criterio del lector. Después no se incomode de pagar con bamba.
Cada ocasión en que tengo que salir a realizar cualquier transacción o por cualquier motivo fuera de casa, generalmente los días laborables uno tiene que pagar o recibir vuelto. Hasta allí nada de raro pues a casi todos los peruanos que constituimos directa o indirectamente la PEA (Población Económicamente Activa) tenemos que salir a trabajar para ganarnos el “Pan de cada día”.
Resulta admirable pues que mínimamente llego a “intercambiar” (que “pasan” por mis manos) entre 4 ó 5 soles en monedas de Un Nuevo Sol e incluso con monedas de 50 céntimos (0,5 de Sol pero en menor proporción por la dificultad del tamaño), TODOS BAMBA PERO DE ACEPTACIÓN DE INTERCAMBIO.
Si llevásemos tales monedas al BCRP (Banco Central de Reserva del Perú) nos las tirarían a la cara pues ellos no emiten ni “¿admiten?” esa clase de monedas. El de ellos es una moneda con perfiles o líneas bien definidas a la vista, simétricos, con el peso adecuado y la constitución metálica precisa aproximadamente.
Las monedas bambas de los que hago mención, el lector o el común del poblador peruano las reconoce al instante. Unas son tan extremadamente groseras que por “algo” de sentido común lo rechazamos (el que las “emitió” no tuvo la delicadeza ni la paciencia de elaborarlas con cuidado) y le atribuimos el carácter de “falso”. Las monedas regularmente elaboradas aunque sea con letras como "derritiéndose" son aceptadas por razones que no puedo interpretar.
Es decir, si somos algo de 15 millones de peruanos mayores (para redondear solamente sin tomar en cuenta a agentes económicos que movilizan al día mas 5 soles) con capacidad de decisión monetaria y económica y si asumimos que también “intercambian” o “pasan” 4 ó 5 soles Bamba “aceptables”, al día estamos intercambiando unos 60 ó 75 millones de soles en todo el país PERO EN MONEDA BAMBA “ACEPTABLE”. ¿Desde cuándo se hizo “aceptable” incluido por el BCRP o el Estado peruano?
A veces uno se pregunta si hay un “BCRP PARALELO” y que funciona clandestina e ilegalmente y se los persigue solo para la peliculina policial y para asustar el abuso y la desvergüenza.
Ni qué decir de las monedas de mayor valor. A veces pienso que el BCRP oficial (organismo del Estado) como poniéndose al tono de las monedas bamba y de la “aceptación” nacional, elabora unas monedas de 2 y de 5 soles que si bien mantienen algo de linealidad o simetría ya parecen tender a sus pares bamba de Un Nuevo Sol que circulan con un “criterio de aceptación” de todos los peruanos.
Si los peruanos solemos aceptar muchas cosas que ni siquiera son bambas sino absurdas ¿por qué no unos cuantos milloncitos en soles bamba?, dinero, con más razón. Se cumple el dicho popular que dice “Don dinero, poderoso caballero”.

viernes, 1 de enero de 2010

¿QUÉ ES AÑO NUEVO?

Significa el inicio de un nuevo ciclo de movimiento de traslación de la Tierra alrededor del Sol. No coinciden en todos los países (al margen de la diferencia de horas) pues sus puntos de referencia geo espaciales son diferentes por solo convencionalismos propios.
En una de las radios por la calle escuchaba el comentario de uno de esos "pastores de la fé" que decía en son de broma que no importaba si daban vueltas a la manzana con sus maletas, con dinero en sus bolsillos, si comían 12 ó 30 uvas. etc. Que el cambio en sus vidas no podría venir por esas vías y en eso tiene mucha o toda la razón. Pero la gente tiene libertad a adoptar los convencionalismos que quiera y andar calato por la calle si así lo quiere.
Es exactamente el 21 de diciembre de cada año en que la inclinación del eje terrestre termina de hacerlo en contra de su trayectoria de traslación por el Norte y comienza ha hacerlo en el mismo sentido al de su trayectoria de traslación por el Norte (Sur en contra).
Es el inicio, el comienzo del verano en el hemisferio sur y del invierno para el hemisferio norte.
Que podríamos haber comenzado seis meses después el año nuevo o meses antes, no importa. De nuevo solo es para cada uno de nosotros y de acuerdo a nuestro calendario adoptado.
Que sea nuevo, igual o viejo poco importa. Importa lo que pensemos cada uno de nosotros y los retos y desafíos planteados para este año denominado 2010. Buen Año Nuevo.

EL HOMBRE MORAL, A PRUEBA DE BALAS

Por: Saúl S. Mandujano Mieses

Erase una vez un hombre que juzgaba despiadadamente a los demás y principalmente a sus enemigos con su moral religiosa y que en los casos y situaciones más extremas, hasta les inducía, les provocaba una terrible muerte indirectamente. Era tal su poder y autoridad que solo con escucharlo las piedras se quebraban, la luz se oscurecía, el acero temblaba. Eso le hacía sentirse poderoso y con autoridad frente a los demás.

Un día, su líder político llegó al poder y desde un inicio comenzó a actuar tan igual e incluso peor que sus enemigos que se convirtió en la víctima de los juicios escondidos, subterráneos del común de la población. El hombre, molesto de tal atrevimiento de los enemigos, comenzó a defenderlo buscando los errores de aquellos y atacarlos sin miramientos sin importar si se equivocaba o no, sin importar si sus juicios y condena solo eran producto de elucubraciones suyas o de las apariencias solamente, todo era justificable. No importaba, el fin justificaba los medios pues los ataques a su líder involucraban ataques a él y a su partido.

Algunos atrevidos le llegaron a enrostrar que era un inconsecuente consigo mismo, un individuo anético y llegaron hasta emplear temerosamente el término de fariseo. Él entre los suyos escuchaba estas réplicas y les decía: “es que ellos son enemigos a muerte”.

Según él, para fingir cierta toma de consciencia de la situación, la actitud de su líder era inmoral. Lo decía pero a escondidas, en círculos cerrados, casi clandestinamente procurando pasar desapercibido, a veces callando con cierta incomodidad no puesta en evidencia.

Cierto día escuchó que uno de sus enemigos, que él consideraba como muy peligroso y lo tildaba de terrorista, andaba en situaciones que él consideraba embarazosas y proclives a la promiscuidad según su moral religiosa. Aquel individuo pareció encontrar razones para atacarlo pues decía que “la gente no habla por hablar así nomás, la gente no está loca”. Replicaba frente a la familia de su enemigo sus deslices, sus acciones inmorales al que el otro individuo parecía importarle poco sin saberse por qué. Habíase dado el tiempo de averiguar detalles sobre la situación ante sus amigos de turno; vivía pendiente de la vida de los demás y de éste; en unos para callar y en otros para atacar hasta la desesperación y el éxtasis eyaculatorio.

Decía que se justificaba cualquier actitud frente a su enemigo pues era terrorista, argumentaba que se lo habían comentado sus amigos policías en las reuniones sociales a los que acostumbraba asistir hasta la embriaguez, y que pretendía hacerle ver a éste que era un inmoral y que no tenía derecho para nada ni para juzgar ni tomar acciones que consideraba de terrorismo frente a los suyos, como si hubieran razones para ello.

Así vivía. Cualquier desliz de su enemigo era perseguido para enrostrarle moralmente y hacerle ver así su invalidez personal y social. Buscaba sentirse bien a costa de sus errores. No había recalado en la posibilidad de pensar siquiera si era provocado adrede para hacerle vomitar su moral. Estaba seguro de lo que hacía, de lo que decía, sus experiencias de la vida habían contribuido definitivamente en su actitud y decisión.

Cierto día se enteró por los comentarios de la gente y amigos, que están en las mismas andanzas que él, que aquel enemigo suyo había ya dado muestras fehacientes de infidelidad pues lo habían visto tocando la oreja de su amiga, abrazándola en el carro, caminando juntos, que se miraban cariñosamente, se sentaban juntos, se habían tomado de la mano al cruzarse. Estaban ya seguros de sus sospechas.

Seguro de sí y de lo que había oído, lanzó certeros ataques verbales literalmente frente a su enemigo sin importarle en lo más mínimo las consecuencias de sus actos pues era por todos conocida la situación como si aquel individuo terrorista tuviera alguna importancia política, social, moral o lo que fuera. Su tirria, su odio frente a éste se vio aumentada desde el día en que éste catalogó de delincuente a un ex presidente suyo preso por sus actos al que el hombre moral consideraba como el salvador de su país, el líder eximio en la lucha contra el terrorismo. Llegó a decir inclusive, mientras vomitaba lo que había comido en su acostumbrada franca chela social, que “por culpa de este terrorista de mierda”, y cosas como que “no debió haberse movido este hijo de puta” en alusión a unos comentarios hechos por sus amigos uniformados respecto de sucesos no se sabe si reales o inventados, diciéndose esto mientras procuraba miccionar sin mancharse los pantalones.

Era para él tema de conversación en todas sus reuniones sociales, hablar de las asquerosidades de sus enemigos; especialmente de los actos de su enemigo favorito, de su infidelidad. Nada mejor que hablar de los enemigos que de sí mismos para sentirse bien. Entre tragos y tragos llegó a decir incluso que: “de repente su mujer lo sabe y le gusta la cochinada”, “este tipo merece la muerte”, “no sabe en lo que se mete”.

En esas circunstancias vio por la televisión un informe que hacía evidente las infidelidades de su líder político. Había éste tenido otros hijos con otras mujeres estando aun con su esposa en la presidencia no se sabe si de primera, de segunda o de tercera dama de la nación. El hombre moral solo atinó a sonreírse disimuladamente para sí y decir ante los suyos y los demás que “pero eso a veces pasa”, “que a cualquiera podría pasarle”, que “errar es humano”, que “quién no está libre de cometer un desliz” y que “es bueno que haya reconocido a sus hijos públicamente, es digno de un varón”.

Pero a pesar de ello, él se sentía orgulloso de ser fiel a su mujer y hacérselo saber a los demás, principalmente a ella. Nunca dio muestras de estar interesado en otras mujeres, quizá por que cuidaba mucho de las apariencias y en su condición de hombre moral se decía que a la mujer honorable había que respetarla especialmente a la esposa. Entre sí se decía que los periodistas habían metido la pata, que habían cometido un acto innoble, ridículo e irresponsable propio de imbéciles de mierda como acostumbraba decir, que esas cosas no deberían publicarse, que en cierto modo eran bajezas producto de una mala interpretación del desempeño y de la ética profesional y del sentido común frente a la sociedad. Eso fue tema incluso de una de sus borracheras con sus amigos de siempre.

Mientras estaba echado al lado de su mujer dormida, recordaba sobre lo que había visto en la televisión local y se decía a sí mismo: “qué pendejo es este huevón, je”, “carajo, no en vano pues le dicen caballo loco”, para luego hacer comentarios como “eso es ser macho carajo”, “puta, qué sería si yo tuviera mis queridas”, “ni que yo fuese un huevón para hacerlo en público mucho menos para hacerlas parir”, “pobres niños”, “mejor me culeo a un chancho”, y percatándose de su pesado sueño y las distorsiones mentales que le provocaba pensar en aquello, en ese momento intentó cerrar los ojos pero luego de dar vueltas y vueltas sobre sí solo finalmente atinó a acariciar a su mujer e invitarla a hacer el amor a lo que ella accedió.

Tuvieron que pasar los años para que su líder terminara su gestión en la presidencia para desembozadamente, como acostumbraba con sus enemigos, despotricar con más fuerza de los demás y sin miramientos ni remordimientos. Luego de la gestión de su líder, ya no habría razones para inmutarse ni experimentar remordimientos de ninguna índole. Cabe recordar que ni en esas circunstancias escandalosas para él dejó de atacar sin contemplaciones a su enemigo terrorista pues decía que “la guerra es la guerra, qué podemos hacer”, que “no se le puede dar tregua al terrorismo mucho menos a los terroristas” entre otras cosas que repetía como disco rayado.