jueves, 24 de febrero de 2011

EL DENGUE LLEGÓ A PALACIO

El ex canciller aprista Luis Javier Gonzales Posada Eyzaguirre pidió a su gobierno romper relaciones con Libia argumentando que Gadafi es un genocida. Todo depende desde la órbita con que se mire.

El gobierno del inteligentísimo de Barack Obama tal y como lo evidencian, pretende trasladar el escenario político y de las revueltas (mal llamadas “revolución”) del Medio Oriente a Sur América para ver si así logra sacarse ese clavo llamado Fidel Castro de Cuba. El escenario parece ideal para ello. Supuestamente ellos se han de quedar con los brazos cruzados dados los efectos nocivos de la crisis global inclusive sobre los países del orbe “socialista”, “bolivariano”.

El mayor gran temor que se puede tener respecto del caso Libia (país muy bien posesionado económicamente con un PBI mayor al triple del Perú) es que el otrora estado terrorista sea, y será, convertido en un nuevo estado pro terrorista, pro capitalista, pro imperialista yanqui, si es que los revoltosos neoliberales logran sus objetivos. Es decir, convertir en un nuevo enclave encubierto de las huestes mercenarias de Al Qaeda y la utilicen como base militar (de coordinación y de entrenamiento) para que también desde allí puedan ejecutar acciones que fortalezcan al sistema imperialista norteamericano y la de sus aliados en Europa principalmente.

Shimon Pérez, presidente de Israel (patéticamente premio nobel de la paz) no con mucha razón condena la inevitable represión en Libia no tanto porque le interesen los libios y su afán de libertad económica por la que se han revelado (similar al estado de la libertad norteamericana y no creemos igual al del significado de la libertad católica que tanto defendía Juan Pablo II) sino porque no cuestionen ni pongan en tela de juicio las atrocidades sobre el estado y pueblo de Palestina, es decir, sacar réditos políticos de su cínica y falsa moral.

Aquí en el Perú no es gratuito el apresuramiento a la condena por parte del APRA a instancias del ex canciller Gonzales Posada, él es un peón, un engranaje más del imperialismo norteamericano e instruido en la base diplomática geopolítica de la embajada norteamericana en el Perú.

Para él García es un héroe de su “democracia” y no un genocida que mandó eliminar más de 300 presos mal y ridículamente armados y a muchos sin habérseles demostrado fehacientemente o no su militancia en la subversión previo juicio (con Mantilla dando el tiro de gracia a los heridos y un tiro en la nuca a los rendidos). Bueno, él dirá que son el costo del debelamiento del motín y de hacer respetar el principio de “autoridad” del gobierno por parte de Alan García. Diremos que Gadafi está también haciendo respetar el principio de autoridad.

El peligro actual (para los pobres en general, sino veamos quienes fueron las víctimas de Al Qaeda en las Torres Gemelas, en Afganistán y en Irak, y no precisamente la gran burguesía ni la oligarquía de cualesquier lugar donde estos operaron) dentro del escenario de la decadencia y lucha por la recuperación del sistema unipolar del imperialismo principalmente norteamericano no es Muamar Al Gadafi sino los que intentan aprovechar políticamente el contexto para convertirse en satélite de EEUU y de Israel y por ende de la red mercenaria y pro capitalista de Al Qaeda.

La decisión del gobierno aprista a propuesta de Gonzales Posada obedece a estos propósitos gringos dentro del contexto latinoamericano. No sería casual que Bolivia esté en el ojo de la “tormenta en los andes” del Pentágono a través de sus mecanismos sociales enquistados en Bolivia y sus voceros en todos los países como Perú.

Los hechos nos darán la razón en el caso de Latinoamérica. De prosperar los planes de Obama pasaremos a la pasarela pública de los considerados “terroristas” por la derecha y sus aliados apristas, un retroceso social, político y de seguridad nacional que no debemos permitírselo a nadie.

Propaganda Electoral en Lima:

Hace muy bien la alcaldesa en limpiar la ciudad de la contaminación visual, interesante la propuesta de ampliárseles la franja electoral, deberían también de pintarse el trasero por ejemplo, regalar peluches, llaveros, lapiceros, en fin, ingeniárselas y así expresar su creatividad empresarial y/o de convencimiento.

Keyko Fujimori Montesinos:

Está cada vez metiendo las cinco por no decir las cuatro patas. Qué más puede hacer pues. Demasiados escándalos, su papé debe de estar muy molesto con su inexperiencia. En vez de proponer masturbatoriamente emocionales estupideces irrealizables como la pena de muerte a los violadores debería proponer la pena de muerte para todos los narcotraficantes, pucha así sí voto por ella y lo hago público y me convierto en su acérrimo defensor e incluso honestamente doy mi vida por ella. No en vano (el ex blindador de Toledo y hoy defensor de Castañete con el número 34 al congreso) dice con fundamento que un millón de peruanos están en el cuento del narcotráfico directa e indirectamente.

Castañeda Lossio de la Casa del Pueblo:

Todavía no sabe que el DVD ya desplazó al VHS y que no significa específicamente que es para ponérselo debajo de la camisa. El muy bruto no sabe distinguir quienes tienen más hijos si los de la selva que él visitó o si los de la ciudad. Pero eso refleja en buena cuenta su mentalidad racista, homofóbica en cierto modo y marginalista pues debería plantear la educación sexual “interactiva” (DQTD) para principalmente Lima donde sí la población aumenta exponencialmente si tomamos el patrón rural. Cierto muchos citadinos tienen un solo hijo o dos como asume Castañete y la mujer del campo y de la selva seis o diez hijos, pero ¿cuánta es la población rural y selvática respecto de la ciudad para usarlo como patrón de comparación?, ¿cuánto la mortalidad infantil?, ¿a quiénes debió ligar trompas o hacer vasectomía Fujimori?, ¿cuál es realmente su tema de preocupación?, ¿Ij?