martes, 15 de marzo de 2011

CANDIDATOS

Para las elecciones específicamente de la segunda vuelta habíamos formulado las alianzas que se darán estas son: Keyko, Castañeda, PPK y Reymer, y por el otro lado la alianza de Toledo, Ollanta, Belaunde, Noriega Salaverry, Pizano y Ñique.

Esta alianza esta formulada básicamente en términos desideologizados y responde a criterios más subjetivos que político-ideológicos. Cosas como gustos, emociones provocadas por el candidato, simpatías gestuales y físicas, etc.

En términos concretos, hay dos líneas muy bien marcadas con una que otra variante solo de forma y estas son:

Los del continuismo del modelo neoliberal: Keyko, Castañeda (incluyendo al candidato presidente García Pérez), PPK, Reymer, Toledo y Ollanta.

Los de la oposición al continuismo del modelo neoliberal: Noriega Salaverry, Ñique y en cierto modo Pizano.

No incluyo a Rafael Belaunde por que no es ni chicha ni limonada. Alguien que conocedor de la evolución del sistema neoliberal quiere jugar a la ficha alternativa en caso de fracaso del modelo neoliberal.

Basándonos en eso debemos realizar nuestros análisis.

Caso Castañeda y Toledo: Castañeda ha exigido a Toledo que se realice una prueba clínica para determinar si es o no consumidor de alcaloides (cocaína, pedido similar formulado por Keyko). Nos viene a la mente dos cosas que debemos discernir claramente. El primero es que si Toledo no es consumidor de cocaína, toda especulación se viene abajo y segundo el más importante es que si es realmente consumidor de cocaína no para condenarlo a Cabana sino para deducir la verdadera mentalidad discriminadora y reaccionaria de Castañeda.

Entre los muchísimos simpatizantes de Castañeda estamos seguros que existen consumidores de marihuana, cocaína, entre otros alucinógenos. Tendrán que pensarlo muy bien al pedir anuencia con su candidato si llega a presidente y para solicitarle alguna chambita o cargo público o privado. Qué pueden pensar los demás que no simpatizan con Castañeda es irrelevante. Conociéndonos como ciudadanos, una vez presidente, Castañeda terminaría defecando encima de todas estas discriminaciones triviales, así como que sus adictos simpatizantes pese a la incomodidad del momento de todas maneras votarán por él.

No nos debe pues extrañar que los canales de televisión les den más cobertura a los continuistas que a los de la oposición y no precisamente por que sean minoría. Sino recordemos las acciones de la “minoría” contra los gobiernos de Toledo y García que incluso involucró a quienes votaron por ellos y en quienes hoy insisten en pedírselos a través o no de quienes se presentan como candidatos “nuevos” en estas elecciones.

Los debates entre los cinco punteros mentirosos según las encuestas son pues debates del continuismo donde se está gastando saliva y se centran más en las formas que en cosas centrales y medulares pese a la cantaleta y la verborrea derramada.