lunes, 28 de marzo de 2011

LOS COMPROMISOS DE ALAN CON EL MODELO NEOLIBERAL QUE LE DEVOLVIÓ EL ORGULLO Y LA AUTOESTIMA

No sabemos todavía por qué razones sostenibles los apristas podrían considerarse revolucionarios al lado de García, quizá sea por las obras sociales hechas durante su gobierno con el dinero de todos los peruanos.

El nivel de compromiso de Alan García Pérez con el imperialismo principalmente norteamericano es tan grande que el pedido de Toledo de que no intervenga en este proceso electoral cae en saco roto aunque el mitómano de García salga a decir que no lo hará.

La razón está en la presente campaña norteamericana dirigida por Barak Obama de tirarse abajo todos los gobiernos no afines al capitalismo neoliberal a escala global involucra la participación decidida de García en este, es decir, la de promover golpes de estado (como el caso Libio) y de conspiraciones a nivel específico de Sudamérica. Pensar que se quejaba de pseudo conspiraciones civiles engendradas en el contexto interno nacional para evitar así poner en riesgo su gobierno y el modelo neoliberal que hoy tanto patán electoral ofrece “cambiar”.

El repunte del candidato Ollanta Humala según las tendencias de las últimas encuestas nos hace recordar sus duras palabras “al estilo Obama” de que no dejará que ningún candidato con pensamiento distinto al modelo neoliberal llegue al gobierno y que si es necesario promoverá un golpe militar. Una idea plena del compromiso aprista para con el imperialismo yanqui que se jacta de “servir a los más pobres”, si pues hoy se dice, “pobre de Obama” también.

El problema viene del norte para García, que es el sur para Obama, o sea, de Colombia, no se equivoque. La ofensiva del gobierno reaccionario de Santos contra las FARC que ha incrementado sus acciones preocupa no solo a los colombianos reaccionarios.

La invasión terrestre de Libia según servicios secretos rusos programado más o menos para fines de abril (vea iarnoticias.com) nos permite darnos una idea de la probable acción militar intervencionista en Colombia con el objetivo básico de reducir la capacidad ofensiva de las FARC al mínimo pues eliminarlas es imposible. Llevarlas hasta el nivel de “remanentes” similar al del Perú para luego ejecutar otros planes que tendrán sus pilotos con Sendero Luminoso en el Huallaga y contra el Partido Comunista en todo el Perú.

El escenario político global del capital norteamericano y por ende el peruano inevitablemente es otro al que promueven los candidatos sea cual sea su tendencia. Es falso que sean el “cambio” de algo, eso es solo mierda mediática para endulzar los oídos de tanto peruano pendejo que se deja follar por las orejas por que así es más rica la vida.