miércoles, 23 de marzo de 2011

OBAMA EN SU LABERINTO

Durante su visita a Chile, Obama planteó una suerte de “Alianza para la Igualdad” que suena algo así como “Alianza para el Progreso”. Bien sabemos que en términos económicos y militares estados unidos está por demasiado encima de cualesquier o todos los países sudamericanos juntos para hablar de “igualdad”. Eso suena a chanza o broma de mal gusto.

Según periodistas y analistas diversos el discurso de Obama sonó a retórica pura. Para Piñera el presidente de Chile sonó a que no dijo absolutamente nada.

La frustrada oleada “revolucionaria” promovida por la CIA, entre otros aparatos de inteligencia europeas y del medio oriente, en el caso explícito de Libia es la razón fundamental de este aparente vacío verbal y retórico. Se pensaba que esta oleada iba a llegar hasta Sudamérica e iba a provocar la caída de los regímenes contrarios a los intereses del capital norteamericano y el de sus aliados; la prensa estaba contribuyendo a la consecución de este objetivo, pero, “algo” falló. De la noche a la mañana Chávez, Evo y Fidel Castro, entre otros, estaban en otro escenario ajeno al esperado.

En medio de esa oleada y establecimiento de sistemas y gobiernos súbditos a los estados unidos es que se concibe la “Alianza para la Igualdad” que en el contexto actual suena a cháchara barata, vacía, hueca. El retorno de Obama a su país sin estos logros es un repliegue estéril, sin ton ni son.

Se quiere establecer dictaduras democráticas neoliberales (cívico militares como se pretende imponer electoralmente en Libia y que nos recuerda al gobierno cívico-militar de Fujimori Fujimori en el Perú) a la medida de las necesidades de los estados unidos. Quien no responda a esos parámetros “democráticos” y de “libertad” simplemente está por demás.

De haberse consolidado este plan de unificar estados y sistemas de gobierno, en este caso en Sudamérica, se habría logrado lo que hoy pregona Obama: la “Alianza para la Igualdad”.

La mentalidad delincuencial de Obama se pone de manifiesto en lo referente a Libia. Dice que no importan los costos pues los beneficios serán mayores (para empezar con el petróleo por ejemplo). Que aquel que no piense como ellos simplemente está sobrando, está por demás. Atrás quedan las “libertades” “democráticas” que tanto decían defender y promover en el apogeo del sistema unipolar imperialista norteamericano del pasado siglo XX.

Hoy en Libia, la ONU (a través de la OTAN) en su política intervencionista y de golpe de estado directo y descarado se convierte en una fuerza de ocupación política y militar para lograr la perorata de Obama, la “igualdad. Pretender que el asesinato de Gadafi o de hacerle una suerte de “juicio por lo que sea” resulta descabellado pues la ONU pierde algo más que la legitimidad en el orbe mundial.

Alan García Pérez, uno de los tres mosqueteros sudamericanos del imperialismo norteamericano que avaló la propuesta del congresista aprista y ex canciller Luis Gonzales Posadas de lograr una zona de exclusión aérea para los propósitos intervencionista-homicida hoy aplicándose para derrocar a Gadafi viaja hoy a Colombia para unirse con Santos y analizar el despropósito propuesto y los cambios de planes al que hay que amoldarse en razón a que la “Alianza para la Igualdad” de Obama ha quedado postergado y se enmarca en un contexto de patear el tablero y las reglas que dieron origen a la ONU. El asunto interno del conflicto armado con las guerrillas de las FARC en Colombia y con Sendero Luminoso y el Partido Comunista del Perú es el eje central de esta reunión. La lucha y combate contra el narcotráfico solo es la fachada o cubierta de esta cita entre otras cosillas de relaciones bilaterales que el rehén, genocida y súbdito Alan García Pérez expondrá en su momento.

La igualdad de estados neocoloniales es el objetivo central de la política reeleccionista de Obama (por las elecciones presidenciales del 2012), sus palabras duras y amenazantes contra todo que no compatibiliza con ellos está fuera de tono pero comprensibles para quien va de más a más peor. Si cree que los demás deben de someterse a sus designios y convertirse en siervos o esclavos de sus intereses está soñando despierto a no ser que nos implante nano chips en el cerebro.

Al igual que Túnez, Yemen, Egipto a estas alturas después de la “revolución” vivida se convertirá (por no decir que seguirá) en un estado neocolonial supervisado por la embajada norteamericana en ese país al igual que los demás países donde la “democracia” y la “igualdad” se han institucionalizado y la gente tiene el “poder” de “elegir” entre sus representantes siempre y cuando estén dentro del marco de los de la “Alianza para la igualdad” pues si no es así terminarán con la misma suerte de Libia. Una urna electoral y una pistola en la cabeza.

Es el laberinto de Obama, solo que el mino tauro que es, tiene cabeza de hombre y extremidades de toro. Viéndolo bien, Obama no está a la altura del psicópata y genocida ex presidente George Walker Bush y es por eso que no le salen las cosas bien ni las jode tan bien y está pagando los platos rotos de las “cruzadas” intervencionistas de aquel entonces. No debe ser fácil tragarse todo ese rollo para alguien que representa a la todavía (y hoy herida) primera potencia mundial. Tarea bastante difícil por cierto.
P.D.: Aquí se dice puro floro así que no se preocupe por el contenido vertido en este blog.