jueves, 31 de marzo de 2011

POR QUÉ CHAVEZ PUEDE DECIR LO QUE QUIERE

Barak Obama nos tiene acostumbrados a sus palabras altizonantes y con desparpajo ya que dizque defiende su democracia.

Cuando Chavez dice algo, más de un mequetrefe candidato se atreve a manifestar su "preocupación" estúpida y tratar de levantar polvo en su camino electoral.


Las conspiraciones de un jefe de estado como Alan García Pérez no pueden pasar por desapercibidas en el escenario global menos por quien representa a un gran sector de Venezuela elejido por elecciones públicas y sin la anuencia, permiso o autorización de la embajada norteamericana.


Chávez está en todo su legítimo derecho en decir, alabar o despotricar a favor o en contra de cualquier peruano intonzo le desagrade o le guste. Sus expresiones como jefe de estado interprétese como sea son válidas pues al margen de su bolivarianismo o no son vertidas en este contexto convulso global del que los "demócratas" como García o Santos pretenden aprovechar (pretendieron, pretenderán).


Por esa razón, ni Humala debería sentirse afectado por sus palabras, mucho menos, por que no tiene la condición ni la investidura que tiene Chávez sin que tenga yo que coincidir con éste ni con su postura política. Despropósito tremendo el de Keyko Fujimori atreverse a pedirle que no meta sus narices en asuntos peruanos.