viernes, 22 de abril de 2011

HUMALA Y KEYKO: TRAS LA DICTADURA DEMOCRÁTICA

La actitud hasta ahora demostrada por Keyko Fujimori Montesinos dista mucho de cualquier candidato plenamente convencido de su postulación, de querer ser el presidente del Perú. A Keyko se le ve como que “quiere pero no quiere” quizá apelando a su inmadurez e inexperiencia e inseguridades personales sobre lo que podría resultar su gestión en caso de resultar ser elegida la presidenta del país.


Su actitud de no conformar alianzas es un indicio que más que demostrar petulancia o arrogancia política e ideológica deja traslucir cierto halo de inseguridad y una presunta seguridad engañosa que lleva por ejemplo a Martha Chávez a decir que el juez que dictó sentencia contra el delincuente Alberto Fujimori se las verá en su momento. Ya quieren levantar cabeza estos pescaditos con cabeza de avestruz, ansiosos por meter mano a los bolsillos de quien sea, mejor si son estos los del estado. Angurrientos creo les dicen en la farándula (émulos del lazer fazer –dejar hacer-, lazer pazer –dejar pasar- o mejor dicho en términos fujimoristas: robar, dejar robar, versión antigua y primitiva del perro del hortelano de García).


Los que votan por Keyko creen ingenuamente que ella les resolverá sus problemas. Quien llegue al gobierno solo tiene la posibilidad única de quemarse en vivo y en directo. Llevarles busitos, politos, zapatillas y una que otra chuchería manifiesta una incompetencia e imposibilidad de resolver (hasta hoy) los principales problemas estructurales que han generado ciudadanos en pobreza y pobreza extrema tantos en los votantes de Humala como de Keyko. La reducción de la pobreza de García (estadísticamente) es solo un maquillaje politiquero de la situación social del país, veamos sino a empleados mal pagados tanto en el sector público como en el privado (contratados con sueldos de muerte como 600 o 700 soles que apenas alcanzan para la comida) enfrentados a un costo de vida que sube sostenidamente aunque de a pocos y una capacidad adquisitiva cada vez menor (incluyendo a los de los miembros de las reaccionarias fuerzas armadas y policiales que serán el gran pilar o sostén del gobierno de Keyko o de Humala indistintamente).


Las palabrotas de Martha Chávez distan mucho de ser efectivas y en perspectiva proyecciones de lo que podrían estar gestándose en una probable actitud del gobierno de Keyko, son un golpe en el aire. Nadie lo resistiría (ni ellos mismos), significarían vulnerar aquello que alegremente llaman hoy “Estado de Derecho”, es decir, subvertir el orden constitucional y desarrollar una dictadura democrática con el aval y la anuencia de la embajada norteamericana (ansiosa hoy de implantarlas a escala global con las insostenibles “revoluciones democráticas” del medio oriente) que promovió durante el gobierno de Alberto Fujimori con el golpe Cívico-Militar del 05 de abril de 1992 (modelo “de exportación” le llamaremos). Con el tiempo y la presión social, no serán suficientes las palabrotas de cualquier calibre (vengan de quien vengan) tan solo por impresionar y así justificar la ganancia de sus frejoles, de sus lentejas a costa del dinero de todos los peruanos.


Keyko poco podrá hacer durante su gobierno al margen de lo que ya están acostumbrados los fujimoristas (lo mismo del continuismo). La coyuntura social y política de la década de los 80 y de los 90 que les hizo admirar a Alberto Fujimori no son los mismos a los de hoy (ni siquiera si Sendero Luminoso volviera a ejecutar sus acciones en la capital). A la larga, al igual que Humala, la población se vería impulsada a manifestar su rechazo frente a su candidata keyko por quien votarán este 05 de junio. El país ya tiene una experiencia de guerra por ambos lados y tratar de sorprender a la población con miedos, mentiras y cortinas de humos ya no son suficientes.


Siendo presidenta, a keyko no le quedará más que virar a un populismo setentista de las dictaduras de Velazco y de Morales, es decir, a hacer todo o más de lo que hoy promete Ollanta Humala, en versión femenina a la de la actitud tomada por su padre cuando competía con Vargas Llosa en el 90 (Fujimori proclamaba un modelo anti neoliberal y luego aplicó con puntos y comas el modelo neoliberal propuesto por Mario Vargas Llosa). En el contexto del emergente sistema multipolar y de la crisis global, no le queda de otra.


Su visita electoral al norte a las antiguas cooperativas azucareras solidarizándose electoralmente con los “accionistas”, trabajadores “dueños” de las empresas azucareras a quienes este congreso saliente solo les ha prolongado por un año más la agonía de ser parias o simples cojudos inoportunos a la inversión del capital global, que estorban, pero que no se sabe qué hacer con ellos en simbolismo con los demás sectores sociales y productivos del país a los que Keyko sostendrá con mano dura por ser éste un requisito indispensable de funcionamiento del modelo neoliberal de libre mercado y de estado tutelado (que defiende en su campaña). Hacer ver con su visita que ella puede resolver el problema de las cooperativas azucareras, más que campaña electoral es una tomadura de pelo y la de pasearse sobre el espectro de las necesidades insatisfechas de los que dependen de los ingresos de los trabajadores azucareros (ni qué decir de la terrible y cadavérica presencia de Del Castillo en la plaza dos de Mayo de Lima, frente a los huelguistas azucareros, cuyo gobierno no tuvo la voluntad definida de resolver este problema y lo transfiere al próximo gobierno y al próximo congreso, qué habrá sentido al estar al lado de cochinos y pestilentes trabajadores viviendo en chozas de cartón y plástico entre olores de pichi y caca que contrastan con los perfumes y aromas de las de un yacusi miraflorino o de un hotel de tres estrellas. Los cadáveres no se dan baños de popularidad, los cadáveres políticos solo se ungen para su entierro o incineración). Bueno, en el llano, todos somos hermanos.


Los votantes de keyko al final de cuentas elegirán a un fiasco, en fin, es propio de la libertad de “elección” y del “juego democrático”. Si creen ingenuamente que la hija reeditará los logros del gobierno de su padre están orinando fuera de bacín y la decepción será algo que no podrá resolver la que quiere pero no quiere (coqueta).


Al menos es “rescatable” la “transparencia” del candidato Humala pues de éste ya se le conoce hasta en sus interioridades (como el caso de Madre Mía donde muchos simpatizantes y/o combatientes guerrilleros del Partido Comunista del Perú fueron desaparecidos y/o aniquilados en el contexto de la Guerra Popular que en su momento dirigió el Presidente Gonzalo), con éste no hay sorpresas que esperar, será el continuador de la política fujimorista (Toledista, Garciísta), es decir, es el representante de un neo fujimorismo sobre el que las izquierdas votarán nuevamente reeditando su decisión electoral como en 1990 por Alberto Fujimori (el “chinito” molinero inocente y cojudo de entonces según Vladimiro Montesinos) en contraposición del reaccionario del aquel entonces Mario Vargas Llosa que hoy no sin razón y coherente con sus principios reaccionarios hoy defiende la candidatura de Ollanta y no precisamente por su carácter “democrático” si así lo podemos llamar que fue el motivo por el que le otorgaron el premio nobel de literatura. Él se cree dueño de la gallina de los huevos de oro, es decir, ser el benefactor real de la prosperidad peruana actual con el modelo planteado por su persona (que la ejecutó Fujimori, Luego Toledo y García), esperamos que también se haga responsable por sus consecuencias que hoy cree Humala las corregirá. Modelo de exportación y para premio nobel. Últimamente estuvo en la Argentina pues gracias a la anuencia de la presidenta de ese país pudo dar su conferencia salvadora no de semana santa sino de años de neoliberalismo y repartir el maná de los libros como muestra del milagro y la salvación. Según el premier argentino Aníbal Fernández, Vargas habla “estupideces” y nosotros no compartimos tales apreciaciones propias del hígado en razón a que el escritor pretende subvertir intelectualmente el orden constitucional de cualesquier país para que se implanten las “democracias de exportación” como se pretende hoy en el medio oriente como es Siria, Libia, entre otros, donde se desarrollan actualmente las “revoluciones democráticas” financiados por la CIA y demás servicios de inteligencia europeos e israelí (para más información lea iarnoticias.com) con el carácter geopolítico de reconfigurar la viabilidad y sostenibilidad de la praxis política-económica del anterior sistema unipolar del exitoso y añorado siglo pasado. Creo que quien recibe un premio nobel en razón a esto debe darse por bien pagado y ser bien agradecido, y que a Vargas le cae a pelo la famosa y filosófica frase de Alan García: “la plata llega sola” y que solo hay que escribir libros y esperar el premio por el concurso al literato más idóneo que nos llene el vacío de nuestras noches de terror y pesadilla reaccionarias provocadas por tragar y chupar mucho. ¡Ladys and Gentleman!, ¡Y aquí “el premio nobel a”, “por escribir un libro sobre cómo amaestrar perros rabiosos y no morder al amo”, “titulado: la guerra intervencionista, el mejor ejercicio de la libertad”!, libro de cabecera, de best seller.


¿Por quién votar entonces? Pues por mí sería mejor pues sufrirían todos por igual, ja, ja. Con estos dos candidatos, por ambos da lo mismo. Ambos son un salto al vacío (cualitativa y cuantitativamente hablando), es continuar eligiendo peleles del sistema con nuestro derecho al voto. Bueno, hay que reconocer que al menos nos damos el puto lujo de elegir peleles. No voy a hacer un llamado al voto en blanco, al ausentismo, a viciar ni a orientar su voto, eso queda a criterio del lector que cree que “elije”.


Dadas las experiencias pasadas en el país, las necesidades insatisfechas, la crisis global, el cansancio por el sacrificio de los más pobres por el beneficio de los más ricos inconsecuentes, solo en estas condiciones me atrevo a aseverar que pese a lo que la campaña nos muestre, el “ganador” de estas elecciones será….. ¡Keyko Humala! (no sé si yo soy el atorrante crápula o ustedes). Como decía el ex ministro de economía del gobierno de Fujimori (prófugo que acaba de entregarse “voluntariamente” para tentar nuevamente el ministerio en el gobierno de Keyko, más parece el retorno de Alberto Fujimori desde Japón al Perú para tentar la candidatura al gobierno pero fue capturado y metido preso) al aplicar el shock económico: “que el Dios los ayude” pues que el barco se hunde con capitán y todo, ¡banzay!, pero que luego de tanto ajetreo mediático hoy estamos en este puerto pues la historia no comienza ni termina conmigo ni contigo, un pedo más en la historia de la materia, ende, de la humanidad.