lunes, 11 de abril de 2011

LA ETAPA NEGRA DE LA "DEMOCRACIA"

La presencia y acción militar de la OTAN en Libia es inevitable en razón a la necesidad de desarrollar sus economías de guerra en el contexto de crisis global y esto presionados por que hay un temor en el contexto de la seguridad de los estados capitalistas del orbe (Francia, EEUU, Canadá, Alemania, Italia, entre otros que integran o no a la OTAN) está en riesgo.

La presencia de la OTAN en Libia no busca a encontrar salidas negociadas ni pacíficas al conflicto generado por sus esbirros pues cualquier intento que quiera plasmarse a la fuerza del derecho por medio de la ONU, ésta misma la socavará a través de la OTAN. El traslado del mando norteamericano al mando francés solo es un cambio de personas pero no de intenciones, el objetivo es el mismo.

El suicidio, homicidio, renuncia y/o exilio de Gadafi no soluciona ni aporta nada en contra de los intereses que persiguen los países miembros de la OTAN entre otros aliados por beneficiarse del conflicto (el petróleo, razón última del bombardeo a los propios “rebeldes” mercenarios de la OTAN porque era demasiado evidente la intención de iniciar la venta del petróleo a la OTAN y aliados en pleno conflicto con las tropas y masas leales a Gadafi que defiende su derecho a vivir como estado independiente y no tutelado por las embajadas de los países miembros de la OTAN) y de controlar por esta vía la seguridad interna de sus propios países ante el riesgo que por vías diversas revienten internamente en razón misma de la crisis que no discrimina nacionalismos no “democracias”.

Estamos frente a una nueva etapa de intervencionismo capitalista consensuado por los gobiernos de turno (y amparados en organismos títeres como la ONU de fachada pacifista, del que se pretende hacer lo mismo con la OEA en Sudamérica al que se integrará próximamente Honduras, pues a más países mayor presión y sustento político para validar el asesinato y el homicidio asolapadas bajo el pretexto de la “democracia” tal y como sucede hoy en Libia) para remodelar el escenario post crisis global en el contexto multipolar mundial.

La chantajista OTAN está determinando todo el accionar y el pensamiento de los mercenarios denominados “rebeldes”. Fuera de sus intereses nada vale enmarcado en el contexto de la crisis global. La guerra de Gadafi no es contra los rebeldes, es, contra la OTAN y sus aliados y por ende más le vale sostener una guerra de guerrillas de largo plazo y buscar el exterminio de los mercenarios y terroristas libios de la OTAN. Esto inevitablemente se extenderá a todo el continente africano pues la posesión-dominio no solo de mercados (principalmente de materias primas) es una necesidad sino también la de estados tutelados y neocoloniales a escala global tal y como sucede con Sudamérica.

En este escenario, la definición electoral en el Perú seguirá este rumbo durante los días que quedan hasta el día de la segunda vuelta entre el Ollanta Humala y la Keyko Fujimori de los que solo mentiras brotarán de sus bocas incluso piadosas para seducir a la población cautiva que inevitablemente tendrá que soportar las consecuencias de sus decisiones. De hecho vemos a la Keyko la sucesora de Alan García Pérez y la única que viabilizará la tutela de la embajada norteamericana principalmente aunque cacaree lo contrario e incluso se corte las venas por demostrarlo pues la embajada posee la suficiente información como para convertirla en la nueva rehén de la embajada norteamericana en palacio de gobierno tal y como pasó con García (quien como promotor de la zona de exclusión aérea sobre Libia, si hubiese prosperado la oleada “revolucionaria” del medio oriente y derrocado a Evo, Chávez y principalmente haberse tirado por los suelos al régimen cubano, entre otros gobiernos, habría sido el adalid, el revolucionario, el líder "democrático revolucionario" que hubiese figurado en los textos de la historia sudamericana siguiendo por supuesto todo un mamotreto elaborado y diseñado por la CIA a través de la embajada norteamericana en el Perú; bueno la, señora, Keyko está piticlín para el puesto y la va hacer muy bien con la asesoría de su papá inevitablemente desde la cárcel).

A Humala talvés le convendría dejar de lado demasiada hipocresía y si tiene que perder, perder con dignidad representativa del pueblo que ha votado por él para intentar la presidencia el 2016. Que las mentiras le sientan mejor a Keyko que a su persona pues las mentiras son más piadosas en una mujer.

En cuanto a nuestro candidato Ricardo Noriega Salaverry le deseamos perseverar y trabajar más desde hoy y que instrumente todo su caudal electoral para consolidar su partido a nivel nacional pues sus votantes son las personas más significativas que puede encontrar, hoy.

El caso Libio es la viva demostración de la inevitable emergencia de la nueva dictadura democrática tutelada por la ONU y sus instrumentos militares como la OTAN (la OEA en el caso sudamericano).