domingo, 22 de mayo de 2011

NUEVA ETAPA DE LA GUERRA DE “LOS CRUZADOS”

El carácter que tienen los conflictos globales actuales son político-religiosos (a nivel de los propios individuos como a nivel de los estados), o al menos ese es el carácter que se les quiere atribuir por la actual conveniencia económica de los mismos. George Bush hijo en su política militar intervencionista fracasó en este intento al no poder sostener o justificar el argumento religioso esgrimido inicialmente (el de la guerra de los “cruzados modernos”) más que solo el argumento político que le hace sobrevivir intervencionistamente, inicialmente expresado en una primera etapa en la lucha “contra” el “terrorismo” y en una segunda etapa en una lucha contra las dictaduras expresada a través de las “revoluciones democráticas” del medio oriente que dizque luchan por “libertad” y “democracia”. Dicho de otro modo: hasta ahora (desde el 2001 hasta inicios del 2011 en que Francia toma su propia posta o liderazgo por medio de la OTAN interviniendo en Libia, aparentemente) ha sido exclusivamente la acción política-militar-económica del judaísmo norteamericano-israelí que quiso tomar como bandera de lucha al cristianismo para enfrentarla contra el islam sirviendo mercenariamente Al Qaeda como un instrumento, un recurso generado para este objetivo político-religioso quitándole o restándole legitimidad y liderazgo a cualesquier fuerza política, religiosa o no que pudiera emerger a consecuencia de esta ofensiva capitalista del dios judío. Lo pudimos ver en Irak cuando emergió la Resistencia iraquí e intervino Al Qaeda para bloquear sus objetivos y desnaturalizar el carácter político de la Resistencia. Ello no sucede con el caso de Libia donde “póstumamente” a su muerte se hizo público un “pronunciamiento televisado” del mercenario pro capitalista de Osama Ben Laden líder aún de Al Qaeda apoyando las acciones de los “rebeldes” libios (soportados por la OTAN) contra el Estado nacionalista representado por Gadafi, es decir, poniéndose a favor de las “revoluciones democráticas” (que significa que no harán el mismo papel que en Irak) que pretendieron aterrizar en Latinoamérica y se intenta lograr aunque tardía y forzadamente en España (donde se pretendió soliviantar la reaccionaria religiosidad hispana con la prohibida marcha de los tontos ateos el jueves y viernes Santos); lo que demuestra que Al Qaeda con Osama Ben Laden en el actual escenario global ya había perdido la credibilidad, la funcionalidad y el carácter (que él representaba y abanderaba) para el que fueron creados inicialmente y que motivó su asesinato (¡Vivas para el grandioso Barack Obama por derrotar al más terrible terrorista del mundo!). Es decir que del nuevo estado libio solo se espera el desastre (incluso para los “rebeldes” mismos) si así lo consienten Gadafi, sus seguidores y la opinión pública global a quienes la OTAN tendrá que eliminar si quiere lograr sus objetivos de carácter económico principalmente (control de las reservas petroleras y de materias primas del África) para seguir prosperando como estados potencia a nivel global. La denominación de “cruzado” en mi país no significa que sea un individuo religioso que hace una guerra santa ni mucho menos que la apoye, es un término que se emplea para designar a un individuo que desvaría de lo normal o que ha perdido el juicio o la razón.


Lo que viene ahora como continuación de la inevitable política intervencionista, en contraste al pasado centralismo global del mercenarismo pro capitalista y anticomunista de Al Qaeda con Osama Ben Laden a la cabeza como estuvo hasta el día de su asesinato (sospecho yo que por discrepancias antagónicas más con la CIA que con los servicios secretos pakistaníes que durante muchos años le dieron asilo clandestino en ese país), es la descentralización global de Al Qaeda con la designación, en la práctica (no de ese que se dice es el ahora el número uno y por supuesto seguro difunto mercenario número dos), de líderes regionales con autonomía para una mayor adaptabilidad a los diferentes contextos cambiantes forever and ever (por siempre y para siempre, algo así como las “calendas griegas” de Vladimiro Montesinos) y según las necesidades del sistema imperialista capitalista ahora multipolar; es decir, Osama Ben Laden ha muerto “legalmente” (ya había muerto formalmente el 2008 cuando se inició la gran crisis global del sistema capitalista principalmente norteamericano) pero Al Qaeda no, que ya debe de estar sufriendo una reingeniería para ponerla al servicio del imperialismo principalmente norteamericano y la segundera de los demás países potencia capitalistas (hasta que suceda …).


Parece cómica la comparación que se hace de la futura figura de Osama Ben Laden con el Che Guevara, como para limpiarse el culo, Bush ya pide un polito con la cara del mercenario de la CIA, quiero dos dice Condolezza Rice, yo quiero sus palabras para mi celular dice Sarkozy.


La lucha contra el imperialismo monstruoso y cadavérico global comienza por el combate a muerte contra el terrorismo mercenario pro capitalista y anticomunista de Al Qaeda en sus nuevas versiones “revolucionarias” y “democráticas” a estrenarse, en ciernes post Osama Ben Laden: El héroe de “los pobres” del mundo.