domingo, 4 de septiembre de 2011

BULLYING, CHISTES DE DOBLE SENTIDO Y PERSECUCIÓN MORAL VERSUS POLÍTICA

Lo que a continuación expongo (en elaboración) emerge como parte de mis observaciones sociales personales por lo que no hay bibliografía que mostrar. Si al lector le interesa puede tomar-ampliar el tema y mencionarnos o no si así lo desea.

El promedio de los peruanos dado nuestra estructura mental construida desde los preceptos morales del cristianismo vivimos una constante persecución moral asociada al control social. Durante la guerra interna en el Perú, la moral se ha constituido en un recurso de acción represora y principalmente ofensiva (maniqueísmo, chantaje, coerción, manipulación ejercida por ambos entes en conflicto) para influir convenientemente en aquellas determinadas estructuras mentales y direccionarlas al logro de determinados objetivos sean estos personales o estratégico-políticos.

Según las palabras bíblicas del Cristo pero adaptadas al contexto moderno de: “bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos será el reino de los cielos” (en la Biblia Latinoamericana, según Lucas es en palabras del Cristo: “Felices ustedes los pobres, porque de ustedes es el Reino de Dios” 6,21 y según Mateo que se dice lo adaptó al contexto de una sociedad sin importar las clases sociales: “Felices los que tienen el espíritu del pobre, porque de ellos es el Reino de los Cielos” 5,3), esto no guarda relación con la cucufatería moralista que ejerce control social (vía la moral) contradictoriamente con el postulado manifiesto del octavo mandamiento de la ley judío-cristiana, es decir: “no atestigües en falso ni ayudes al malvado dando un testimonio injusto” (Éxodo 23,1) que en términos modernos se refieren así: “no dirás falsos testimonios ni mentirás”.

Pese a ser incompatible este postulado con la práctica social de los cucufatos y cucufatas religiosos (incluso de aquellos que se creen dueños de la moral y de su ejercicio), aquello pasa a segundo plano o como irrelevante en su racionalidad (procesos mentales del diario vivir) en razón de vivir en un contexto de guerra civil o de guerra interna como es el caso peruano justificando así sus actitudes (en términos de la relación directa entre pensamiento y acción). En esas circunstancias tales actitudes lindan con lo delincuencial justificado o avalado por la moral religiosa de un modo cínico e hipócrita bajo la forma de la coexistencia pacífica.

Lo que se deduce es que la cuestión moral no es una razón de fondo sino solo un recurso para vivir, para usarlo para el control social, la represión, la ofensiva psicológica en términos moral-políticos, redundando en que en el caso peruano lo moral no es el problema central como hasta los organismos de seguridad del estado lo utilizaron en su provecho durante la década de los ochenta y los noventa para enfrentar a los militantes y simpatizantes de Sendero Luminoso y en determinados casos del MRTA.

Tales actitudes de control social se convierten en una especie de “guerra de baja intensidad”. Lo podemos ver expresado bajo manifestaciones diversas tales como los chistes de doble sentido y en actualmente lo que denominamos como Bullying que es practicado en las diversas instituciones de secundaria principalmente y que se asocia solamente con los adolescentes.
LOS CHISTES DE DOBLE SENTIDO:
En lo que se refiere a las personas del entorno social comunes y corrientes o no (especialmente los que presumen de haber logrado una gran inteligencia cognitiva y emocional), la gran mayoría busca desviarse de la realidad social y política evitando tocar temas de ese nivel y otras optan por dejarse llevar por temas intrascendentes evitando centrarse en los de carácter social y político, es decir, evitan así la confrontación con los demás y los conflictos inherentes a esas circunstancias. Dentro de ese contexto, las expresiones de doble sentido emergidas a consecuencia del conflicto armado interno en el país, se han convertido en una especie de “socializadores”, de promotores de una forma de diálogo, que aunque diálogo aparentemente absurdo, casi sin valor real, casi intrascendente y vulgar, que despersonalizan al individuo, pero que les permiten quebrar sus resistencias personales (específicamente los vinculados a los productos del estrés y a situaciones de represión sexual que logran liberalizarse por este mecanismo) pues hablar-liberar indirecta o encubiertamente de aspectos de la sexualidad no involucran distingos ni la confrontación de diferencias relevantes de ninguna índole orgánica como sí los hay en los aspectos sociales y políticos. En la actualidad se ha constituido en una forma de diálogo vulgar pero necesario de o para coexistir pacíficamente en un contexto de conflictos permanentes (específicamente como un socializador laboral). Para quienes tienen una personalidad definida y comprenden el significado de las actitudes de quienes emplean los términos de doble sentido, éstos se constituyen en un factor que afecta su autoestima (pues a unos los hace ver como “muy inteligentes”, hábiles y flexibles y a otros como “muy tontos”, rígidos mentales o serios, en razón de estar vinculadas tales expresiones a un contexto de lucha de clases y por ende a una estructura social y mental definida, a un sistema pre establecido) y el sentido común. Para quienes buscan evitar hablar de las cosas de manera directa, clara (decir las cosas como son) es un recurso liberalizador, socializador, relativamente anti confrontacional en razón directa con el nivel cultural e intelectual de los involucrados. En determinados casos, circunstancias, contextos o situaciones personales y sociales de los individuos, las expresiones de doble sentido y específicamente los que tienen connotación sexual se han constituido en un recurso necesario para coexistir.

Si lo vemos de otro modo, es una expresión de la creatividad lingüística. Sobre las causas podemos inferirlas expositivamente: el hecho mismo de hacer los chistes de doble sentido (DS), estimulan, inducen a la producción de endorfinas, de manera inconsciente, empírica, soterrada lo que también incita a la libido (por el contenido de carácter sexual generalmente) retroalimentándola constituyéndose en determinados individuos en rasgos de su personalidad. Esto bajo determinadas circunstancias se puede constituir en una forma de adicción por parte del individuo. Son rasgos que denotan personalidades inestables coherentes con un entorno o contexto inestable (por no decir cambiante, neoliberal y de libre mercado); es decir, los chistes de DS son expresiones de la inestabilidad personal y social.
Desde la percepción sensorial de quien hace los chistes de DS o las comparte, es una forma de escape de lo cotidiano (expresión orgánica-mental de un inconformismo natural) al “simular quebrar” con ello determinados parámetros mental-estructurales (represivos y contradictorios con las relaciones sociales de producción del contexto social imperante) de carácter moral o religioso al jugar con ellos ambiguamente (puesto que “no se dice lo que se dice”); característica de una sociedad pacata en que predominan conductas de carácter cínico e hipócrita en general que en cierto modo se autocritica vía este mecanismo pero sin resolverlas ni ponerlas en tela de juicio de manera concreta y real.
A aquellos individuos que no las comparten se les puede catalogar de serios, tontos, aburridos o en algunos casos como inadaptados sociales (“¡qué monse es este profe!”) para el común de los individuos (llamo yo esto como la presión social de la mayoría por establecer determinadas relaciones afectivas y sociales humanas para la coexistencia desde o bajo la perspectiva de un determinado sistema de poder).
El Chiste de Doble Sentido, entonces emerge como consecuencia de las contradicciones mentales entre los parámetros religiosos pre-establecidos (principalmente, que se configuran en la estructura mental y/o la personalidad de los individuos desde la niñez de modo distorsionado o no según sus experiencias propias) con los parámetros que se establecen con los contextos sociales cambiantes. Un juego (agradable o desagradable según el nivel cognitivo e intelectual del individuo, además de las ventajas o desventajas que se pudieran lograr como puede ser el potencial aprovechamiento sexual que involucran o en los que se incurre si tienen este carácter los chistes de doble sentido; la infidelidad puede ser el resultado inmediato de un descontrol inducido casual o premeditadamente, característico de débiles y/o inestables e indefinidas estructuras mentales, entre otras causas) mental de percepción cognitiva de antagonismo y reciprocidad entre lo óptimo y lo absurdo, entre lo ridículo y lo válido, entre lo inmoral (en nuestra sociedad el sexo tiene este carácter) y lo moral, que trae como resultado un alivio mental o desfogue temporal, como ya dije adictivo en los casos de individuos proclives a desarrollar o están desarrollando determinados estados de neurosis o trastornos mentales con los que buscan convivir en la medida de no poder resolverlos (que también pueden ser la causa, el motivo de la proclividad del individuo al desarrollo de los chistes de doble sentido y la afinidad entre los individuos de similares estados estructurales mentales).

EL BULLYING:
La expresión subliminal e inconsciente de quienes detentan o confluyen con las exigencias asociados al poder afín o no ha determinado sistema político y sus “estándares conductuales” (parámetros, patrones, modas, arribismo, snob, jergas, racismo, frustraciones de diversa índole, represiones sexuales o similares, etc.) como es en el caso del capitalismo peruano. Bajo determinadas características sociales conductuales es también la expresión de la lucha de clases del que los adolescentes ignoran ideológica-políticamente pero que la ejercen, ejecutan o practican irresponsablemente y con total desconocimiento de sus actos y del de los demás (determinados adolescentes se convierten en inimputables pese a los hechos de homicidio o de suicidio que provocan con sus actitudes que denominaré: la política de los imbéciles, de los idiotas).

La influencia de los moldes sociales-familiares del entorno (o la ausencia de los mismos) en el que viven los adolescentes les determinan (asociados a una posición de clase afín o no al sistema de poder directa o indirectamente) la aparición-ejecución de conductas preparatorias de asimilación-acomodación a la sociedad que establecemos los adultos o específicamente el sistema de poder. Los docentes en el caso de los adolescentes es ya casi poco lo que pueden hacer por direccionar adecuadamente la personalidad de sus alumnos convirtiéndose muchas veces en víctimas de los mismos (caso característico de quienes desconocen estas circunstancias por no haberlas experimentado o no haberlas estudiado).

En el caso peruano, el bullying es la expresión más evidente de la lucha de clases en un contexto de post guerra interna (algo así como una especie de “guerra fría”) que se da a todo nivel y edad. En otros términos más simplistas diremos que es una expresión de rechazo hacia los demás que no compatibilizan con los estereotipos culturales de uno o de determinado grupo social. En nuestro contexto como sociedad va más allá del valor moral de la tolerancia, de expresiones de irreverencia o desprecio (encubiertos o no) y del concepto de la lucha de clases, es decir, la expresión aún de la guerra interna que no se ha resuelto todavía en razón de su proceso en ciernes (pese a la presunta “derrota” de los movimientos subversivos en el país).

Para el contexto peruano, la sociedad actual demuestra entre los adolescentes y también en sus ciudadanos mayores (tenemos un gran sector de adultos adolescentes) expresiones de actitudes derivadas de una combinación de ambos, es decir: de los chistes de doble sentido (típico de la conducta de los adultos) y del bullying (realizado de modo más elaborado, encubierto o “inteligente” en el caso de los adultos).
Para algunos que viven ajenos a esta realidad como la nuestra o la desconocen podría resultarles escandalosa al estar ligados a estados de neurosis en este caso colectiva de un contexto en coexistencia “pacífica” en apariencia. Como vemos pues, no se trata de ver las cosas de manera muy vulgar y simplista como cuando se dice que es un asunto de “tener correa” o no (frente a los chistes de doble sentido) para convivir con quienes han encontrado en estas manifestaciones de vida una manera de estabilizar sus emociones y de tratar de imponer patrones de conducta aberrantes asociados a sus estados neuróticos y de promiscuidad con el poder que ejerce el sistema.

No quiero despotricar ni resultar insultante en ningún modo para con quienes se sienten bien haciendo y/o diciendo lo que hacen ya que está asociado a su nivel cognitivo-cultural (sería absurdo creer que pretendo cambiarlos), a las características de su estructura mental bioquímico-conceptual (del que ya hablé anteriormente en artículos primigenios y no detallaré) según su nivel de experiencias, etc. Me resulta indiferente si se rascan la panza o los genitales públicamente (de modo directo o “inteligente”) y luego van a la Iglesia a llenarse la boca de fe personal, a llenarse el buche de moralidad frente a los demás o lo que fuere. He pretendido ser lo más expositivo posible y tratar de no dejar de lado ningún aspecto del tema tocado para quienes buscan respuestas a interrogantes que encuentran en su diario vivir y les lleve a tomar la decisión más oportuna evitando así los riesgos psicológicos y físicos en los que podría incurrir (como sucede en el caso de los adolescentes que se dañan físicamente o llegan al suicidio por causa de una “in-adaptación social” aparente).

BULLYING EN TÉRMINOS COMUNES Y CORRIENTES ('DESIDEOLOGIZADO')

OBSERVACIONES DE BULLYING EN LOS NIÑOS Y NIÑAS


A continuación de manera breve mencionaré algunas circunstancias relacionados con el Bullying:

 Ausencia de afecto y cariño. La terminología ‘déficit de atención’ engloba todos los aspectos, tanto del niño o niña como los de su entorno natural-social, relacionados con la educación.

El niño o niña no es consciente de estar viviendo inmerso en una sociedad capitalista, clasista, hostil, competitiva, selectiva, cínica e hipócrita por necesidad.

 Carencia del modelo paternal y/o maternal que le sirvan de patrones de conducta o de medio de aprendizaje-enseñanza de recursos para sobrevivir frente a amenazas de cualesquier tipo a las que tiene que enfrentarse (hasta los animales sin intelecto conceptual enseñan recursos de sobrevivencia a sus crías hasta que puedan valerse por sí mismos).

En el caso de los niños abusadores o ejecutores de Bullying, el padre generalmente influye excesiva y negativamente sobre el niño al ejercer violencia generalmente familiar en diversas maneras (emocional y/o física; el provocado por el abandono de hogar por motivaciones laborales se incluye) lo que el niño incorpora-asimila y traslada al aula y la ejerce por copia sobre sus compañeros primero sin distinción ni exclusión, y, luego de medir fuerzas (mediante el ensayo-error), sobre los más débiles e ingenuos.

Decir o emplear el término ‘baja autoestima’ en el niño o niña es hablar de modo impreciso y redundante. Debemos hablar de carencia de personalidad, de recursos estratégicos de adaptación al entorno social así como de protección.

 Ausencia de iniciativa propia de afrontar riesgos personales y sociales además de probables situaciones de violencia física y emocional a riesgo de aislarse del grupo social o por temor a ser rechazado por sus compañeros (grave error en el niño o niña al someterse a los caprichos de los demás y comenzar a permitir el maltrato con hechos desde los más insignificantes hasta los más graves).

 Influencia perniciosa o negativa en esas circunstancias de la religión en abierta contradicción con la realidad objetiva natural y social. Los requerimientos conductuales del sistema político-social son contradictorios y hasta antagónicos con los postulados religiosos. Muchos padres que no tienen el tiempo necesario para asesorar a sus hijos en conductas sociales (conductas e ‘inconductas’) recurren ‘imprudentemente’ a la religión como único y fácil medio de asistencia creyendo ingenuamente (para estos casos) que ello le permitirá sostenerse frente a las ‘amenazas negativas’ de su entorno.

 En cuanto a los docentes de aula hay un desconocimiento y descuido negligente (muchos por estar dedicados a labores extracurriculares y lograr otras fuentes de ingreso) de hacer un seguimiento de los niños tanto dentro como fuera de la institución educativa (algunos no se atreven a hacerlo en razón a las denuncias de manoseo, acoso sexual, entre otros inclusive que pueden generarse por razones de conflictos y competencia laborales). No está desempeñando a consciencia su papel de tutor (segundo ‘padre’). Tiene que ver mucho la formación profesional docente más que intelectual y la posición de clase que tiene respecto de los demás. Influye también su personalidad así como su nivel de experiencias personales y sociales como individuo (traumas, complejos, desviaciones, trastornos mentales, ignorancia sobre determinado tipo de experiencias de la infancia, entre otros).

 En cuanto a sus compañeros, el niño o niña sujeto o propenso a acciones de Bullying, no comprende que, en razón a lo mencionado anteriormente, los niños están en una competencia por las oportunidades del contexto social, competencia todavía inconsciente pero competencia al fin y al cabo. En muchos de los casos, los que ejercen la acción del Bullying generalmente son niños y niñas frustrados, tarados, idiotas y en la mayoría de los casos estúpidos (caso específico de los adolescentes) en proceso de no serlo gracias a la educación de sus padres, profesores y/o tutores en constante influencia del contexto social.

Haciendo una alusión a Charles Darwin. Las motivaciones para el Bullying suelen ser diversas y están principalmente centralizadas o focalizadas en quienes la provocan y la ejercen pero de modo secundario en quienes la padecen (que no quiere decir necesariamente que los primeros sean ‘los más fuertes’ y los segundos ‘los más débiles’). Esto es así porque el sistema social y político estructurado en un país o entorno de vivencia social, es el medio natural-social que presiona y ejerce niveles de selección natural-social para la sobrevivencia y la reproducción de la especie, y que ello se traduce en la imposición de la asimilación-incorporación ‘obligatoria’ de conductas asociadas a ellas en la población, en este caso, en los niños. Como diría Darwin, es la sobrevivencia del más ‘fuerte’. ¿Tendrá un profesor de Nueva Ley de Carrera Pública Magisterial, con un marco legal normativo represor ideologizado supuestamente ‘democrático’, la capacidad de hablarles a sus niños de esta manera sin temor a ser considerado ‘terrorista’, senderista? Una pregunta me ha surgido en la cabeza y es ¿en qué tipo de instituciones se da más el Bullying o ese aspecto es intrascendente?

Algo que deben entender los niños y niñas es que no a todo el mundo se le puede agradar (que se puede estar con el Dios y con el Diablo si es necesario para sobrevivir hasta lograr el desarrollo de una posición ideológica definida, una personalidad determinada; algo que no terminan de definir los apristas ni de muertos) y que las peleas o los conflictos algunas veces son necesarios para la búsqueda de solución de problemas y desafíos. Que el suicidio o el homicidio no solucionan nada (tenga en cuenta el lector adulto o niño que hay instituciones de apoyo social que están constituidos para brindarles apoyo y asesoramiento y que hay que hablar –denunciar- y no quedarse callados por ser pernicioso).

Para quienes se arriman al texto filosófico-religioso de la Biblia les puedo hacer recordar el ‘ejemplo cuasi mediocre’ de Caín y Abel como relato explicativo donde Caín mató a Abel porque se dice al Dios judío de esa época no le gustaron los obsequios u ofrendas que le hacía Caín (verduras y hortalizas mismo vegetariano), pero los de Abel sí (carne de cordero al palo) de los que éste se jactaba, provocando los celos en Caín y la necesidad de matarlo (el lector debe comprender que históricamente este relato servía para explicar la pugna entre dos primitivas tribus israelitas, una agrícola y la otra de pastores de la que desciende David, un Dios judío parcializado y clasista como lo es hasta el día de hoy).
Lamentablemente en nuestro país sucede al revés; Caín no mata a Abel sino que es Abel el que mata a Caín y pasa piola.

CONSECUENCIAS EN LOS CASOS GRAVES DE BULLYING EXTREMO Y SISTEMÁTICO

Sea cual sea la acción del Bullying, específicamente en sus formas más extremas, éste provocará (inconscientemente en la mayoría de los casos) dos tipos de respuestas en el niño o niña a la que se somete: el suicidio o el homicidio. En nuestro país, los casos de suicidio de niñas o niños se reportan con más incidencia que los casos de homicidios que son más raros.

Más, el Bullying no se puede erradicar en el contexto de nuestro entorno social capitalista (quien sabe socialista también), solo podemos prevenirlo y evitar dichos casos actuando oportunamente. El Bullying existió, existe y existirá siempre en diferentes niveles y grados de nuestro entorno natural-social. Es en cierto modo un producto (‘subproducto’) de nuestra cambiante naturaleza animal en proceso de adaptación y de selección natural-social.

Nosotros alguna vez hablamos de Bullying en nuestra juventud sin saber de dicha terminología, también en nuestra niñez o adolescencia hicimos o sufrimos de Bullying. Por ejemplo, aquí en este blog también hacemos Bullying pero a otro nivel (consciente y punible).

LO SIGUIENTE HA SIDO AÑADIDO EL 11 OCTUBRE 2015:

SÍNDROME DE ASPERGER, DIFÍCIL DE DETECTAR
3 de abril de 2014 | 10:55 am | Etiquetas: clikisalud
5 Sindrome de Asperger dificil de detectar

Muchas veces se descubre hasta la edad adulta

Las personas con este padecimiento llevan una vida ”normal”, lo que hace más difícil su diagnóstico.

La cantante escocesa Susan Boyle siempre tuvo problemas para socializar, y hasta hace apenas un año supo la razón: padece síndrome de Asperger. Al igual que ella, muchas personas que tienen este trastorno lo descubren hasta una edad adulta, o nunca lo hacen, refirió el doctor Mauricio Lejía Esparza, del Instituto Jalisciense de Salud Mental.

“La mayoría de las personas que tienen el síndrome no están diagnosticadas, desde que se descubrió en 1943 no ha estado en mente de los médicos, estas personas nada más pasaban como personas raras”, explicó el especialista.

El síndrome de Asperger forma parte de los trastornos del espectro autista, lo que significa que es un tipo de autismo pero más leve. “Ambos problemas son muy parecidos, prácticamente la diferencia que existe entre el autismo y el síndrome de Asperger es la gravedad de la patología”, aseguró el médico.

Los niños que padecen autismo no se comunican, no interactúan socialmente, ni tienen un patrón de juegos, en cambio los pequeños con este padecimiento sí logran establecer comunicación con otras personas y compartir intereses, aunque les cuesta mucho desarrollar el área social; pese a ello pueden llegar a terminar una carrera, conseguir un trabajo o formar una familia.

Lejía Esparza indicó que, aún con mucha dificultad, “las personas con síndrome de Asperger pueden terminar sus estudios y ganarse la vida, les puede costar mucho trabajo la interacción social pero pueden salir adelante”.

Características de una persona con Asperger

Las personas que lo padecen no captan muchas de las cosas que se dicen; aunque teóricamente no tienen ningún daño en su lenguaje, les cuesta trabajo entender las metáforas, “los dobles sentidos”, o mensajes que no son tan literales.

“Por ejemplo si un niño de diez años con el síndrome tiene asignada la tarea de sacar la basura de su casa, y su madre le dice, la basura empieza a oler mal, él no entiende que lo que su mamá le quiso decir es -saca la basura-, incluso este niño puede rociar aromatizante en ella”, puntualizó el médico.

A diferencia del autismo -que se puede detectar desde el primer año de vida-, es difícil hacer el diagnóstico de Asperger en etapas tempranas del desarrollo. El especialista dijo que muchos niños empiezan a sufrir “bullyng” en los últimos años de la escuela primaria porque no comprenden lo que sus compañeros dicen, además de ser considerados raros o extraños.

Uno de cada diez niños con autismo es diagnosticado con síndrome de Asperger en el mundo, y de ellos, el 80 por ciento sufre o ha padecido de acoso escolar.

No se puede curar, pero si se sigue un tratamiento adecuado se logra una mejoría. Mauricio Lejía señaló que el diagnóstico lo puede realizar cualquier médico con experiencia en trastornos mentales de la infancia, un psiquiatra o un neurólogo. El especialista enfatizó que contrario a lo que muchos creen, no es necesario realizar un encefalograma ni otro estudio para confirmar que se tiene el síndrome de Asperger; basta con observar el comportamiento.

Hasta ahora no hay ningún medicamento que ayude a mejorar, casi todo el tratamiento está basado en una terapia que se encamina a mejorar las habilidades sociales y a tratar de entender lo que las personas comunican.

El médico subrayó que algunas veces este padecimiento viene acompañado por algún otro, “no es raro que a un chico que se le diagnostica Asperger en la adolescencia tenga depresión, síntomas de ansiedad, algunos estudios recientes han mostrado que hasta el 40 por ciento de los adultos que tienen autismo o Asperger tienen trastorno de déficit de atención o hiperactividad”.

La causa del padecimiento es desconocida, sin embargo Lejía Esparza indicó que hay una teoría en la que el origen podría ser en el desarrollo fetal, en donde pudiera haber lesiones de algunas áreas del cerebro que tienen que ver con el desarrollo de la interacción social, “nadie ha podido identificar cuál es el área del cerebro que se daña o si esto propicia el Asperger”.

Acerca de si es hereditario, la respuesta es sí. Los médicos han encontrado diversos genes que en algunos casos están presentes y en algunos casos no; hasta ahora no ha habido alguna congruencia en las investigaciones.

Sin embargo el hecho de que los padres o miembros de la familia compartan estos trastornos nos habla de una herencia aunque no sabemos exactamente como se da esto -aseveró el especialista-, y continuó, “muchos papás que tienen hijos con autismo, posiblemente pueden tener síndrome de Asperger, como se trata de la misma entidad clínica, estos papás posiblemente tenían el síndrome pero no se les diagnosticó”.

Ante esta situación, Lejía Esparza enfatizó que es importante que cuando hay un miembro que lo padece, toda la familia acuda a evaluación.


Para más detalles sobre este síndrome de asperger leer en Wikipedia: SÍNDROME DE ASPERGER