martes, 1 de noviembre de 2011

LA “INDIGNACIÓN” DE ÁLVARO URIBE

Hace mucho en su última visita a nuestro país del ex presidente de Colombia Álvaro Uribe del cual registramos un artículo al respecto en que frente a los representantes del “Poder Judicial” dio su perorata tratando de impresionar quejándose que aquí “deberían hacerse las cosas” como él las sugería tal como se pudo entrever.
En su país últimamente está siendo procesado por diversas circunstancias de su controvertida (arrogante) gestión servil a favor de EE.UU. Según el diario “Washington Post” (prensa imperialista pro intervencionista) acusa a Uribe de haber utilizado dineros provenientes de EEUU para la guerra contra las FARC y el narcotráfico en graves abusos de poder tales como operaciones de espionaje y campañas de difamación contra magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, opositores del presidente Uribe y otros grupos de la sociedad civil colombiana (algo que no le constará al gobierno norteamericano).
¡Qué tal invitado de honor en nuestro país! durante el gobierno de Alan García Pérez. Recordemos los casos denunciados de chuponeo durante el gobierno de Alejandro Toledo y el caso de BTR con García Pérez, lo que denota claramente que es una práctica habitual negada solo por las apariencias de la democracia. Lamentablemente Álvaro Uribe protector de narco paramilitares en su país no encontró en Perú una situación similar al de su país puesto que la subversión en nuestro país todavía no alcanza los ribetes alcanzados por las FARC en Colombia pues solo así tendría cabida el asesoramiento y “requerimientos” que hizo Uribe a los magistrados de nuestro país. Qué pena por él, su aliado coyuntural Santos (actual presidente de Colombia y presionado por las circunstancias y necesidades del imperialismo que acaba de cerrar formalmente un ciclo en Libia) acaba de liquidar a las DAS (Departamento Administrativo de Seguridad – organismo de inteligencia) definitivamente por estar infiltrada por el paramilitarismo, por estar involucrada en escándalos de escuchas telefónicas y los seguimientos ilegales a jueces, periodistas, defensores de derechos humanos y políticos opositores al gobierno de Uribe.
Aquí se hizo algo similar el 2000, desmantelar al SIN de Vladimiro Montesinos y Alberto Fujimori lo que derivó de la fuga del japonés a su país de origen. Santos nos quiere hacer creer que será para luchar contra la corrupción y la delincuencia institucionalizada y no como un medio de vestirse de “rectitud”, “credibilidad” y falsa moralidad para enfrentar a las FARC y al narcotráfico con más “firmeza”. Algo así como la CNT mercenaria y terrorista de Libia que tendrá que hacer con la expulsión a futuro (todavía no pues son y serán necesarios para la guerra sucia contra los gadafistas y demás opositores libios) de los mercenarios y delincuentes terroristas norteamericanos (empresas de “seguridad” privadas tales como los de la ex Blackwater –el Al Qaeda gringo-) que han combatido a las fuerzas leales a Gadafi junto a mercenarios terroristas libios a sueldo (el inicio de la “libertad negra” de Libia, Blackfree impuesta por la OTAN) -entre otros países- a los que la ONU acaba de "pedir" que "se les controle" en razón a que ya es inocultable la verdadera esencia del intervencionismo geo estratégico neocolonial norteamericano y de la OTAN avalado por la ONU y que las "revoluciones democráticas" son simplemente algo más que una farsa, ¡una estafa! que está costandole a Libia muchos más muertos que le hubiera costado a Gadafi su debelamiento.