jueves, 10 de noviembre de 2011

OPOSICION HUECA

Sobre el caso de Chehade solo se está gastando abundante saliva y que está casi degenerando en una suerte de cortina de humo sin ton ni son. La “oposición” intenta configurarse de alguna manera y no la está consiguiendo dado que el caso Chehade (del que se cuelgan por la aparente oportunidad) carece del soporte necesario pues es solo un acto aparente de tráfico de influencias que se construye solo en base a afirmaciones y especulaciones, de dimes y diretes que no le favorece ni al gobierno ni a la “oposición”.
La “oposición” está obteniendo triunfos pírricos sin sostenibilidad en el tiempo. Su actitud apunta más a levantar su alicaído ego pisoteado como resultado de las últimas elecciones. Tratar de sostenerla con la incidencia en el caso Chehade solo les llevará a logros pírricos, pobres, pero indispensables para ellos.
Una manera de confirmar lo que digo es básicamente en relación a los casi 200 conflictos sociales a nivel nacional generados como consecuencia de la política neoliberal que caracteriza a la “oposición”. Se llamaría “oposición” si tuviera la capacidad de direccionar políticamente estas protestas a su favor pero lamentablemente solo son furgón de cola, o al menos lo intentan, para ponerse detrás o al lado del gobierno del nacional-posibilismo puesto que carecen de otras alternativas coherentes con su ideología-acción que ha llevado a Humala a la presidencia.
El caso del “escándalo” Chehade de uno o de otro modo se va a agotar con su responsabilidad o no quedando como una anécdota inspiradora y memorable de la “oposición”. La “oposición” luego de pisar tierra (después de haber visitado una vez más aquel país que ellos sepultaron, es decir, el país de la moralidad y la ética, más que para “inspirarse” sino para sentir el consuelo de los tontos, de que no solo ellos son podridos y corruptos y que hay otros que si bien no lo concretizan al menos lo intentan, alabado sea el señor) intentará otra vez buscar nuevos argumentos para cohesionarse y configurarse como “oposición” puesto que es una aberración que se constituyan en los adalides de la lucha contra la corrupción.
Resulta que ahora dizque “van a investigar” los casos de corrupción del gobierno del García, qué cómico, “digna” manera de ganarse los soles más aún con los miembros de una “oposición” (hueca) solo por las circunstancias. ¡Qué pena me da mirarte cuando te miro…! Y encima cobran. Y como decían las ratas: ¡al ladrón, al ladrón!