sábado, 3 de diciembre de 2011

IRÁN - PAKISTÁN ¿ATAQUE SIMULTÁNEO?

Husain Haqqani fue el embajador de Pakistán en Washington que renunció a su cargo tras conocerse de una supuesta nota enviada por el presidente pakistaní Asif Alí Zardari a través de éste donde pedía la ayuda de los EEUU (dirigido al entonces Jefe del Estado Mayor Conjunto de los EE.UU. Michael Mullen) para evitar un hipotético golpe militar que lo sacara del poder enviado una semana después de que Osama Ben Laden fuese asesinado en su refugio en las cercanías de Islamabad tal como informaron algunas fuentes noticiosas en noviembre de 2011.

Su pedido habría caído en saco roto puesto que las pretensiones de EE.UU. van más allá que simples escandaletes o intentonas de golpes de estado para proteger a “autoridades” por no decir piezas cambiables (pregúntenle al destituido presidente egipcio Hosni Mubarak). El presidente Asif “pareciera” no querer asumir su papel protector cómplice de Al Qaeda y con ello ser el chivo expiatorio de una intervención militar en Pakistán en los términos de muertes civiles que involucra (como en Irak) incluida la suya propia puesto que sabe sobre el binomio de Bush más de lo debido al respecto (veamos el caso de Gadafi recientemente) de la “lucha” “contra el terrorismo”. Los ataques a tropas pakistaníes por parte de la OTAN recientemente podrían circunscribirse bajo la premisa de la preparación del intervencionismo en Pakistán utilizando Afganistán como paso obligado motivo por el cual van a permanecer Bases Militares norteamericanas más tiempo (2014 está establecido para el retiro definitivo de las tropas de la OTAN). Aquí Al-Zawahiri nuevo líder mercenario pro capitalista número 0001 de un Al Qaeda “reconvertido” cae como anillo al dedo puesto que su cambio de cara les permitiría retornar “electoralmente” (la vía “democrática”) al gobierno Afgano integrados con los Talibanes “arrepentidos” (y por supuesto en el momento oportuno también “reconocidos” legítimamente por la ONU al igual que la CNT en Libia). He aquí el arduo trabajo de los EEUU para que las cosas salgan como ellos quieren con el aval mediático del presidente afgano Karsai quien siente muy latente el peligro que representan los Talibanes dado la auto infligida derrota-repliegue de la OTAN (estratégica diré) razón por la que mantendrá las bases norteamericanas en su territorio por razones de “seguridad”, qué cómico, esto es la viva muestra de la farsa de la “lucha contraterrorista”, mientras que en Irak los aviones invisibles y los misiles patriot bombardearon de día y de noche sin miramientos ni contemplaciones de ninguna índole en Afganistán se cuidaba mucho ese detalle precisamente para no acertar ni destruir a los Talibanes responsables de esta genocida aventura imperialista norteamericana junto a sus aliados.

Aliados mediáticos de hoy los tenemos en la Liga Árabe tal y como mencionan algunos analistas al utilizar la OTAN vías indirectas para intervenir militarmente en este caso Siria. La vía propuesta por Rusia no les es conveniente puesto que lo que busca la OTAN es el control de los entes militar y policial de Siria y de modo secundario (por no decir trivial de peliculina) establecer la “libertad” y la “democracia” electoral tal como se hizo en Libia.

Aliados mediáticos habrán también en la invasión a Pakistán si fuese necesario donde sobran razones para intervenir ligadas a Al Qaeda por los vínculos, hasta ahora “secretos”, del gobierno y de la ISI pakistaní. Pakistán está en una posición “ideal” puesto que este país resume todas las amenazas juntas que denunció EEUU en su momento para atacar Afganistán y luego Irak tal y como pretende con Irán (las armas de destrucción masiva, el terrorismo).

El reciente ataque de la OTAN sobre un contingente del ejército pakistaní (en territorio pakistaní con soldados muertos varios) se podría supeditar a un ensayo militar de probable intervención simultánea contra Irán y Pakistán (centrado sobre Irán con la pantalla pakistaní) por la influencia explosiva que tiene Pakistán por las razones ya mencionadas (más todavía si el pretexto del terrorismo ya está agotado en el escenario actual que en relación al efecto post 11S).

Como se puede ver, ya no solo EEUU tiene mucho pan por rebanar, ni la OTAN, no digo Israel pues Israel es lo de menos (pese a las ojivas nucleares o armas de destrucción masiva que esconde celosamente al margen de las declaradas oficiales), sino también los aliados mediáticos habidos y por haber.

Esta situación ha motivado que el secretario de Defensa estadounidense León Panetta recientemente haya instado a Israel a limar asperezas con los países del Medio Oriente puesto que su aislamiento en nada contribuye a fortalecer el bloque de la Liga Árabe que intenta presionar al presidente Assad de Siria a dimitir y/o promover el golpe cívico-militar bajo el mismo formato Libio (Turquía es su próxima visita a instarles el mismo rollo). Una situación que bien en teoría debería presidir Israel como si se desconociese lo que ha venido sucediendo desde hace décadas en el medio oriente (¿borrón y cuenta nueva o la seguridad de la invasión a Irán?). Manifiesta también su preocupación respecto de sus relaciones con Palestina y le exige que al menos haga la finta de unas negociaciones de paz y mandarle abrazos cariñosos y besos con lengua a lo Benetton al representante de la ANP (Autoridad Autónoma de Palestina) aunque sea hasta que se logren los objetivos y luego bajo cualesquier pretexto volver a cero las relaciones (¿mascarán el chicle los palestinos?). Apremia el tiempo antes que los efectos mediáticos de las “revoluciones democráticas” se enfríen y el capitán pingaloca hermano musulmán se quede seco, sin esperma exagerando la masturbación en la plaza Tahrir, la plaza blanca.