domingo, 11 de diciembre de 2011

MENTIROSO Y ¡A PUNTA DE PATADAS!

En la época electoral para la campaña de la primera y segunda vuelta (05 de junio del 2011) Ollanta Humala nos estaba hablando como lo hacen demagógicamente todos los cachacos con las poblaciones rurales en la lucha contra la subversión del MRTA y de Sendero Luminoso por lograr la pacificación y no nos dimos cuenta. Al amparo de las armas (legales y militares del que detenta el poder), mentirles piadosamente para desmovilizarlos y “ganarlos” para restarles fuerzas a los subversivos (lo que se llama “base social”). Bajo ese mismo criterio nosotros (izquierda, Perú Posible, entre otros) también contribuimos a que Ollanta logre la “victoria” electoral.

Rospulgoso, perdón, Fernando Rospigliosi no se equivoca en argüir que en nuestro país (como en cualesquier otro) los que traicionan la voluntad popular generalmente apoyados por las izquierdas ya en el gobierno viran con total impunidad a la derecha y no pasa nada. La situación peruana dista mucho de ser la misma en razón a la toma de conciencia del verdadero rol o papel político de cada ciudadano por hacer respetar y valer sus derechos y decisiones (que pareciera que el término “inclusión social” no es más que una mera mentira electoral). Conga es una muestra de aquello (antes lo fue Bagua).

Hay muchas muestras que pueden estar dándonos ya un indicador de la verdadera cara de Ollanta Humala, veamos algunos. Uno, la de restablecer el servicio militar obligatorio. ¿Por qué no reclutan a todos los hijos de la gran burguesía y de la oligarquía peruana para que defiendan sus intereses bajo el eslogan verídico así de la “defensa de su patria”? Si mi hijo estuviera en la edad militar le prohibiría tal servidumbre pues es apto para descerebrados que defienden algo que no es suyo en definitiva, ¡sería terrible! puesto que hasta lo chileno tiene ya ribetes de “nacional” (no me refiero a las inversiones chilenas ni sus propiedades en el país sino al hecho histórico ya demostrado de que el presidente peruano de 1879 Don Mariano Ignacio Prado por el año 1870 –Lei de Presupuestos de los Gastos Jenerales de la Administración Pública de Chile para ese año del Ministerio de Guerra- estaba en dicha planilla con Sueldo de Jeneral de Division, en cuartel con 3,400 en la moneda chilena de aquella época – tomado de Hildebrandt en sus trece, 25 noviembre 2011, páginas 14,15 “El traidor Prado le confirma al embajador chileno la existencia del tratado secreto con Bolivia sin darle a Lavalle la oportunidad de hacerlo en Santiago”-). Otro, la de eliminar el voto de los militares si aquestos son civiles pensantes políticos pero con uniforme y reglas militares con iguales derechos amparados en la Constitución Política del Perú. Otro, las declaraciones de muchos de sus funcionarios incluidas las de él respecto de un indulto al asqueroso delincuente Alberto Fujimori Fujimori (no menciono lo de Abimael Guzmán puesto que tales afirmaciones respecto de un indulto a su persona solo son cojudeces o pendejadas mediáticas para intentar validar el indulto del delincuente enfermo imaginario AFF) que denotaría la verdadera esencia de la rebelión de Locumba y la línea fujimorista-montesinista radical asolapada de Ollanta Humala, que de hacerlo significaría una declaratoria de guerra a muerte contra la izquierda en general.

El alejamiento de Toledo en la participación gubernamental parece prudente (acaba de reconocer que él no ganó las elecciones y que no puede jugar a ser presidente ni en las sombras). No será necesario que se ponga la vincha chacana puesto que Ollanta hará mucho mejor el papel de pseudo dictadorcillo democrático que a ellos tanto les gusta (como lo fue Alan García y le agradó a Mario Vargas Llosa en la postulación a candidato-presidente de Ollanta puesto que éste es el papel que esperaba que Ollanta desempeñe lo que hoy evidencia su silencio oportuno). El “nuevo” Premier Óscar Valdés Dancourt poco contribuirá a la solución de los problemas generados (más de doscientos conflictos a nivel nacional) por la intransigencia gubernamental y solo provocará una mayor agudización de los mismos cuyas repercusiones que lejos de quedar en el ámbito cajamarquino trascenderán a otras regiones. A los conflictos sociales en cuestión, el nuevo Premier ¿les otorgará certificado de defunción ¡a punta de patadas!?, pues una cosa es con guitarra y otra con cajón (el presidente regional de Cajamarca dijo que el cargo le quedaría muy grande) y que siempre estará temeroso de ponerse en el mismo lugar en que estuvo Salomón Lerner y éste no hizo más que cuestionar en su condición de Ministro del Interior, pues ahora como Premier ¡quién se atreverá a hacerle lo que éste hizo por salvaguardar "los intereses del Perú"!