sábado, 30 de abril de 2011

EL TERRORISTA DE SIGLO XXI

(Advertencia: cualquier parecido de este relato con la realidad es solo pura casualidad).

Erase una vez un hombre del que la gente tenía la necesidad imperiosa de hablar cualesquier cosa, no importaba si mentiras, hablar maledicencias, calumniarlo con supuestas aparentes verdades o lo que fuera pero que sentían la imperiosa necesidad de hacerlo. No importaba ir contra la moral y la ética pues era considerado un enemigo que habitaba principalmente en sus cabezas y que mucho de lo que representaba este individuo había sido creación circunstancial de aquellos porque en determinado momento eso era lo más ideal, la expresión de su inteligencia avasalladora y victoriosa de la guerra interna en ese país. Quizá sin meditar las consecuencias a causa de la vorágine de la guerra lo hacían por algún miedo subterráneo y era en razón de ello un individuo peligroso como lo podrían haber sido muchos otros a lo que algunos trivial y alegremente le llamaron “los costos de la guerra”. Pero algo de peligroso y especial tenía éste como para que de manera metódica y casi sistemática se le hiciera todo esto sin importarles absolutamente nada de las consecuencias contra su persona, al contrario, les excitaba o les motivaba aún más sus inteligencias cerebrales, y dado la integralidad corporal, sus relaciones sexuales en su pequeño pero grandioso mundo triunfador.

Las fuerzas de seguridad reaccionarias le habían creado esa imagen falsa sostenida por las verdades presuntas de sus incuestionables palabras de guerra y de sus planes de inteligencia. Habían logrado capturar a un inmenso demonio con feroces dientes y cola como de simio, encerrarlo en una jaula e incluso vestirlo con traje a rayas por ridiculizarlo frente a la opinión pública. Eso les dio el derecho según ellos de que todo lo podían, que incluso ese pobre e irrelevante individuo era una insignificancia frente a los hechos, a los personajes involucrados, a sus necesidades y capacidades; situación que contrasta con la actualidad de su vida pues todos quienes lo odian dicen que “está pedido” “por haber hecho lo que hizo” sin atreverse a decir el ¡qué!

Por las circunstancias de su vida personal de traumas infantiles en pobreza como las de cualquiera proclive a desarrollarlas por la naturaleza de su contexto y de joven por su quehacer libertario y político dirigencial estudiantil de una izquierda radical indefinida, había caído en el entramado del papel de uno de tantos tontos útiles como los que había en ese país. Inicialmente, éste sin siquiera saberlo (dado la clandestinidad de las operaciones especiales) ni serlo en la realidad, pero que ya era considerado oportuna, inteligente, conveniente y malintencionadamente por las fuerzas de seguridad como un gran “mando” terrorista en razón a las sospechas de su militancia, al tipo de compañías, a la defensa que ejercía de incluso presuntos estudiantes terroristas universitarios, y obviamente en razón a los productos victoriosos de la inteligencia reaccionaria que luego se venderían al exterior incluso por internet como pan caliente.


Daban las casualidades que este individuo luego de haber terminado sus estudios universitarios (e incluso antes) cada vez que iba a buscar trabajo, a pasearse por las calles de la capital o por cualquier motivo, de aquel periodo convulso de entonces, siempre sucedían atentados o intentos fallidos en los lugares donde éste pernoctaba ocasionalmente o visitaba. En cierta ocasión en que hubo visitado las cercanías de una universidad decana por necesidad de trabajar, sucedió que frente a una fábrica de armas y municiones a casi cien metros de él, estuvo probablemente en riesgo de recibir las esquirlas de la presunta explosión de un coche bomba (eso pensaba) pues en la avenida principal frente a aquella fábrica detuvo su marcha un automóvil del que luego de quince segundos salieron repentinamente todos sus ocupantes corriendo en todas direcciones contrarias a la fábrica. La psicosis de la guerra y la paranoia le hicieron manipular y tergiversar hechos pues de aquello no se comentó ni se divulgó en los medios diversos como siempre sucedía aunque sea de minúsculos simulacros con cachorritos (pequeños petardos de dinamita), algo desapercibido para todos menos para este individuo.

Las fuerzas de seguridad pública ya le divulgaban convenientemente entre la población determinadas condiciones de “mando” terrorista que no se atreven a confirmarle pues esa historia no es oficial, que algunos argumentan que no existió, que este tipo está loco cuando habla de “conspiraciones”, pero que quedan las huellas vivas del odio, del resentimiento y de los deseos reavivados de una venganza que parece un ven-ganzo, sí, con el dedo medio.

En estas circunstancias propias de un trastorno mental más que de los propios hechos, el individuo aprendió a relacionar hechos terroristas, circunstancias políticas, hechos económicos, sucesos circunstanciales, hechos delincuenciales, robos extraños, incendios que no se querían explicar, operativos imprevistos, actitudes negativas oportunistas o premeditadas o no, es decir, a observar más allá de lo que el común de los ciudadanos no podía o no se atrevía a hacer por temor a degenerar en la locura como consecuencia de la paranoia esquizofrénica y de algún trastorno bipolar que los especialistas podrían especular con mucho fundamento empírico-científico.

A consecuencia de haber provocado que se evitara, ya presuntamente consciente de los fines que se perseguía a pesar de su enclenque aún “inteligencia” chistosa para los demás y motivo de burlas, se consolidara un plan por colocarles una soga en el cuello de los demás demonios menores que aun andaban sueltos asustando por allí y pastearlos, además de un chip en su cerebro, en su hígado y en su ano que en total costaban comprar con cuarenta soles. Según ellos en razón de eso, éste individuo debió de haberse sacrificado pues es lo que le correspondía por voluntad de ellos y se supone que por los indicios de su personalidad (se dice que tiene el perfil de un violador y que por ello era válido usarlo-obligarlo en el terrorismo del siglo XXI pues especialistas lo sustentaban aunque de las pruebas nadie estaba seguro ni siquiera el individuo ése), que según los inteligentes y simpatizantes de esta inteligencia, éste debió ofrecerse como en un acto de suicidio por haber tirado por los suelos los frutos de sus años de inteligencias en guerra por la búsqueda de la paz y la consolidación de su reaccionaria ideología en ese país.

Luego se atrevieron a llamarle de “soplón” porque había puesto en evidencia la monstruosa y descabellada inteligencia moral y ética de aquestos (ocultada tras de unos ojos límpidos, una sonrisa bonita y que no te dicen nada más) que según ellos solo los cargaba este individuo en su ser de terrorista, y peor aún, porque ya no podían hacer a través de mercenarios voluntarios, terroristas arrepentidos o chantajeados (de cualesquier índole) las acciones de terrorismo que servían para chantajear a la población en general y configurar como resultado de ello una unidad nacional frente al terrorismo, ni mucho menos obligarlo a éste a que solo por cuestiones morales se auto inculpara por dichos actos terroristas, como marketeado “mando”, donde moría mucha gente inocente y afines o no a estos reaccionarios. Esta experiencia se extrapolaría posteriormente a una aventura intervencionista internacional dirigida por un burro blanco con un pene muy grueso y largo al gusto de muchas féminas y féminos (incluso con sotana) y que tenía como pareja a una burra árabe (que trabajaba transportando en su lomo barriles de petróleo, trabajo que le venía de herencia familiar) para sus excitantes eyaculaciones orgásmicas, en imágenes difundidas solo por su prensa burrilcira.

Todo les iba de maravilla como de noches de orgia hasta que un día éste individuo en su paranoia esquizoide y de delirio de persecución se decidió a tomar decisiones propias, a dejarse llevar por su intuición previendo los riesgos del mismo, a no advertir de sus movimientos ni de sus palabras, a romper el silencio en el que lo habían sumido incluso por él mismo (presionado por el derecho de la paz de los demás y la presunta "autoridad" que emanaban) sin importarle por las consecuencias puesto que nada tenía que temer, ¡no había por qué! pues se decía que no había salida, se decía según el común denominador. Pregúntenle a los suicidas si la muerte no es una salida, pregúntenle a aquel varón de la cruz aunque aquí no tenga nada que ver, aparentemente.

Fueron así como comenzaron las metidas de pata de las reaccionarias fuerzas de seguridad puesto que las acciones y la imagen de presunto “mando” terrorista (que probablemente algunos arrepentidos terroristas hayan contribuido a construir) que habían ideado con probablemente evidencias aparentemente certeras, pero indemostrables más que solo en su imaginación, no coincidían con los hechos ni con sus mentiras vendidas como pan caliente y verdadero al amparo de sus uniformes, de su “autoridad” y de sus necesidades, por las calles de la ciudad, en los cines, en el circo, en los parques, en las universidades, en los mercados, en las escuelas, en los baños públicos, en los restaurantes, en los chistes de la calle, en los burdeles, en las cantinas o bares, etc., etc. Paradójicamente, éste individuo tenía la cara y los ojos que sostenían estas aseveraciones, quién sabe eran ciertas estas suspicacias. Muchas veces en su pobre inocencia legal éste se decía que era también pobre la descalificación moral y la presunción de un delito improbable sustentada solo con sus palabras como para que esa fuese la razón suficiente como para justificar (no la manipulación de aquel individuo) sus monstruosidades inteligentes que a fin de cuentas son simplemente ¡terrorismo!

Éste comprendió que el dolor de estas gentes así como su desprecio hacia él era muy grande y carente de valor pues nunca disparó ningún arma, ni detonó siquiera un explosivo de cualesquier índole, no mató a nadie, aún dice, quizá dijo más de lo que debió decir pero nada más motivado por sus ínfulas de joven quizá adolescente inexperto de aquellos tiempos de rebeldía y violencia. Le buscaron pruebas de sus afirmaciones para poder sustentarlas y detenerlo o matarlo, evidencias de su presunta condición de mando, de terrorista y no encontraron nada pues no había posibilidad de encontrar nada entre tanta miseria, mentira y calumnia inteligente sin sustento real, concreto, salvo imaginable por necesidad. Sí, habló con presuntos terroristas así como con presuntos reaccionarios de los que no podría demostrar, pero eso no dice nada puesto que éste individuo puede resultar ser también una gran mentira, quizá.

Lamentablemente las cosas no salen como uno espera o se quisiera puesto que uno mismo se puede traicionar por tener escrúpulos. Hoy es en verdad un enemigo más y con razones suficientes que se levantaron como polvo por quienes se creyeron con el poder suficiente como para intentar manipular su vida errática, caótica y desesperada y los traumas psicológicos de éste para inculparlo falsamente de un terrorismo inteligente, de acusarlo de ser responsable de desaparecer por ejemplo a miles de personas en medio del vuelo de un avión al impactar en una alta torre, o en algún tren descarrilado con explosivos en algún metro subterráneo destilando un falso y calculado odio miserable.

Qué hermoso hubiera sido si todo hubiese salido como ellos querían, aun hay gente que está de acuerdo con que esto debió ser así y lo demuestran para con su desprecio y odio contra éste individuo (¡debiste suicidarte desgraciado!, ¡cómo no te mueres basura!, ¡debiste morirte en el carro con el que te caíste hijo de puta!, ¡traidor!) al que le niegan hasta la comida que le venden de mala gana y le dicen en su cara que le hacen un gran favor puesto que ni en Cuba le darían la comida que aquí se le da y que debería ser agradecido y no faltoso como es, al menos demostrando algunos sentimientos o ciertas manifestaciones de culpa por lo que hizo, es decir, por ser el verdadero responsable de haber liberado al demonio que capturaron y enjaularon (del que quedaron allí solo sus pobres y miserables carnes y huesos) atribuyéndose vengativamente una libertad que no es humana, que apeló más bien a los sentimientos de culpa de estos reaccionarios y que según éste nada es imposible, que todo es posible pero que no significa que todo deba hacerse más que en el imaginario mediocre y absurdo de los demás.

Hoy, éste vaga como un pedazo de excremento que camina y que incluso habla y se ríe imaginariamente de la gente especialmente de los de uniforme, cruzándose entre las gentes que dicen quererlo, que dicen odiarlo con sus presuntos amores y odios, incluso con quienes le son indiferentes; intangible porque éste son ellos, aunque se le pueda pasar con una moto niveladora por encima y dejarlo plano como a la caca que se pisa y que morirá cuando los que lo “crearon” mueran incluso con el amor de su Dios. Pensar que camina absurda, libre y hermosamente como una miserable llama andina al que ingenua y despectivamente se le cataloga de animal estúpido, asqueroso y cochino éticamente y se le pretende descalificar moralmente a consecuencia de ello.

Y es que muchos convencidos de su impoluta e inmaculado derecho a juzgar con los ojos cerrados, todavía creen o quieren torpe e ingenuamente a que éste individuo se declare “culpable” por lo ocurrido y así lograr su “perdón”. Pero lejos de la charlatanería literaria y el cacareo político, la realidad presunta le hace preguntarse a éste: ¿acaso, esto al fin y al cabo no es parte de la guerra? diciendo que no hay mucho por qué lloriquear al respecto y que su vida es solo una manifestación más de la naturaleza de la materia y del pensamiento a consecuencia de ella.

Cuando se le requirió solo por su nombre arguyendo que sería más creíble lo contado si saliese del anonimato, él dijo que se llamaba Pablo Rafael…

viernes, 22 de abril de 2011

HUMALA Y KEYKO: TRAS LA DICTADURA DEMOCRÁTICA

La actitud hasta ahora demostrada por Keyko Fujimori Montesinos dista mucho de cualquier candidato plenamente convencido de su postulación, de querer ser el presidente del Perú. A Keyko se le ve como que “quiere pero no quiere” quizá apelando a su inmadurez e inexperiencia e inseguridades personales sobre lo que podría resultar su gestión en caso de resultar ser elegida la presidenta del país.


Su actitud de no conformar alianzas es un indicio que más que demostrar petulancia o arrogancia política e ideológica deja traslucir cierto halo de inseguridad y una presunta seguridad engañosa que lleva por ejemplo a Martha Chávez a decir que el juez que dictó sentencia contra el delincuente Alberto Fujimori se las verá en su momento. Ya quieren levantar cabeza estos pescaditos con cabeza de avestruz, ansiosos por meter mano a los bolsillos de quien sea, mejor si son estos los del estado. Angurrientos creo les dicen en la farándula (émulos del lazer fazer –dejar hacer-, lazer pazer –dejar pasar- o mejor dicho en términos fujimoristas: robar, dejar robar, versión antigua y primitiva del perro del hortelano de García).


Los que votan por Keyko creen ingenuamente que ella les resolverá sus problemas. Quien llegue al gobierno solo tiene la posibilidad única de quemarse en vivo y en directo. Llevarles busitos, politos, zapatillas y una que otra chuchería manifiesta una incompetencia e imposibilidad de resolver (hasta hoy) los principales problemas estructurales que han generado ciudadanos en pobreza y pobreza extrema tantos en los votantes de Humala como de Keyko. La reducción de la pobreza de García (estadísticamente) es solo un maquillaje politiquero de la situación social del país, veamos sino a empleados mal pagados tanto en el sector público como en el privado (contratados con sueldos de muerte como 600 o 700 soles que apenas alcanzan para la comida) enfrentados a un costo de vida que sube sostenidamente aunque de a pocos y una capacidad adquisitiva cada vez menor (incluyendo a los de los miembros de las reaccionarias fuerzas armadas y policiales que serán el gran pilar o sostén del gobierno de Keyko o de Humala indistintamente).


Las palabrotas de Martha Chávez distan mucho de ser efectivas y en perspectiva proyecciones de lo que podrían estar gestándose en una probable actitud del gobierno de Keyko, son un golpe en el aire. Nadie lo resistiría (ni ellos mismos), significarían vulnerar aquello que alegremente llaman hoy “Estado de Derecho”, es decir, subvertir el orden constitucional y desarrollar una dictadura democrática con el aval y la anuencia de la embajada norteamericana (ansiosa hoy de implantarlas a escala global con las insostenibles “revoluciones democráticas” del medio oriente) que promovió durante el gobierno de Alberto Fujimori con el golpe Cívico-Militar del 05 de abril de 1992 (modelo “de exportación” le llamaremos). Con el tiempo y la presión social, no serán suficientes las palabrotas de cualquier calibre (vengan de quien vengan) tan solo por impresionar y así justificar la ganancia de sus frejoles, de sus lentejas a costa del dinero de todos los peruanos.


Keyko poco podrá hacer durante su gobierno al margen de lo que ya están acostumbrados los fujimoristas (lo mismo del continuismo). La coyuntura social y política de la década de los 80 y de los 90 que les hizo admirar a Alberto Fujimori no son los mismos a los de hoy (ni siquiera si Sendero Luminoso volviera a ejecutar sus acciones en la capital). A la larga, al igual que Humala, la población se vería impulsada a manifestar su rechazo frente a su candidata keyko por quien votarán este 05 de junio. El país ya tiene una experiencia de guerra por ambos lados y tratar de sorprender a la población con miedos, mentiras y cortinas de humos ya no son suficientes.


Siendo presidenta, a keyko no le quedará más que virar a un populismo setentista de las dictaduras de Velazco y de Morales, es decir, a hacer todo o más de lo que hoy promete Ollanta Humala, en versión femenina a la de la actitud tomada por su padre cuando competía con Vargas Llosa en el 90 (Fujimori proclamaba un modelo anti neoliberal y luego aplicó con puntos y comas el modelo neoliberal propuesto por Mario Vargas Llosa). En el contexto del emergente sistema multipolar y de la crisis global, no le queda de otra.


Su visita electoral al norte a las antiguas cooperativas azucareras solidarizándose electoralmente con los “accionistas”, trabajadores “dueños” de las empresas azucareras a quienes este congreso saliente solo les ha prolongado por un año más la agonía de ser parias o simples cojudos inoportunos a la inversión del capital global, que estorban, pero que no se sabe qué hacer con ellos en simbolismo con los demás sectores sociales y productivos del país a los que Keyko sostendrá con mano dura por ser éste un requisito indispensable de funcionamiento del modelo neoliberal de libre mercado y de estado tutelado (que defiende en su campaña). Hacer ver con su visita que ella puede resolver el problema de las cooperativas azucareras, más que campaña electoral es una tomadura de pelo y la de pasearse sobre el espectro de las necesidades insatisfechas de los que dependen de los ingresos de los trabajadores azucareros (ni qué decir de la terrible y cadavérica presencia de Del Castillo en la plaza dos de Mayo de Lima, frente a los huelguistas azucareros, cuyo gobierno no tuvo la voluntad definida de resolver este problema y lo transfiere al próximo gobierno y al próximo congreso, qué habrá sentido al estar al lado de cochinos y pestilentes trabajadores viviendo en chozas de cartón y plástico entre olores de pichi y caca que contrastan con los perfumes y aromas de las de un yacusi miraflorino o de un hotel de tres estrellas. Los cadáveres no se dan baños de popularidad, los cadáveres políticos solo se ungen para su entierro o incineración). Bueno, en el llano, todos somos hermanos.


Los votantes de keyko al final de cuentas elegirán a un fiasco, en fin, es propio de la libertad de “elección” y del “juego democrático”. Si creen ingenuamente que la hija reeditará los logros del gobierno de su padre están orinando fuera de bacín y la decepción será algo que no podrá resolver la que quiere pero no quiere (coqueta).


Al menos es “rescatable” la “transparencia” del candidato Humala pues de éste ya se le conoce hasta en sus interioridades (como el caso de Madre Mía donde muchos simpatizantes y/o combatientes guerrilleros del Partido Comunista del Perú fueron desaparecidos y/o aniquilados en el contexto de la Guerra Popular que en su momento dirigió el Presidente Gonzalo), con éste no hay sorpresas que esperar, será el continuador de la política fujimorista (Toledista, Garciísta), es decir, es el representante de un neo fujimorismo sobre el que las izquierdas votarán nuevamente reeditando su decisión electoral como en 1990 por Alberto Fujimori (el “chinito” molinero inocente y cojudo de entonces según Vladimiro Montesinos) en contraposición del reaccionario del aquel entonces Mario Vargas Llosa que hoy no sin razón y coherente con sus principios reaccionarios hoy defiende la candidatura de Ollanta y no precisamente por su carácter “democrático” si así lo podemos llamar que fue el motivo por el que le otorgaron el premio nobel de literatura. Él se cree dueño de la gallina de los huevos de oro, es decir, ser el benefactor real de la prosperidad peruana actual con el modelo planteado por su persona (que la ejecutó Fujimori, Luego Toledo y García), esperamos que también se haga responsable por sus consecuencias que hoy cree Humala las corregirá. Modelo de exportación y para premio nobel. Últimamente estuvo en la Argentina pues gracias a la anuencia de la presidenta de ese país pudo dar su conferencia salvadora no de semana santa sino de años de neoliberalismo y repartir el maná de los libros como muestra del milagro y la salvación. Según el premier argentino Aníbal Fernández, Vargas habla “estupideces” y nosotros no compartimos tales apreciaciones propias del hígado en razón a que el escritor pretende subvertir intelectualmente el orden constitucional de cualesquier país para que se implanten las “democracias de exportación” como se pretende hoy en el medio oriente como es Siria, Libia, entre otros, donde se desarrollan actualmente las “revoluciones democráticas” financiados por la CIA y demás servicios de inteligencia europeos e israelí (para más información lea iarnoticias.com) con el carácter geopolítico de reconfigurar la viabilidad y sostenibilidad de la praxis política-económica del anterior sistema unipolar del exitoso y añorado siglo pasado. Creo que quien recibe un premio nobel en razón a esto debe darse por bien pagado y ser bien agradecido, y que a Vargas le cae a pelo la famosa y filosófica frase de Alan García: “la plata llega sola” y que solo hay que escribir libros y esperar el premio por el concurso al literato más idóneo que nos llene el vacío de nuestras noches de terror y pesadilla reaccionarias provocadas por tragar y chupar mucho. ¡Ladys and Gentleman!, ¡Y aquí “el premio nobel a”, “por escribir un libro sobre cómo amaestrar perros rabiosos y no morder al amo”, “titulado: la guerra intervencionista, el mejor ejercicio de la libertad”!, libro de cabecera, de best seller.


¿Por quién votar entonces? Pues por mí sería mejor pues sufrirían todos por igual, ja, ja. Con estos dos candidatos, por ambos da lo mismo. Ambos son un salto al vacío (cualitativa y cuantitativamente hablando), es continuar eligiendo peleles del sistema con nuestro derecho al voto. Bueno, hay que reconocer que al menos nos damos el puto lujo de elegir peleles. No voy a hacer un llamado al voto en blanco, al ausentismo, a viciar ni a orientar su voto, eso queda a criterio del lector que cree que “elije”.


Dadas las experiencias pasadas en el país, las necesidades insatisfechas, la crisis global, el cansancio por el sacrificio de los más pobres por el beneficio de los más ricos inconsecuentes, solo en estas condiciones me atrevo a aseverar que pese a lo que la campaña nos muestre, el “ganador” de estas elecciones será….. ¡Keyko Humala! (no sé si yo soy el atorrante crápula o ustedes). Como decía el ex ministro de economía del gobierno de Fujimori (prófugo que acaba de entregarse “voluntariamente” para tentar nuevamente el ministerio en el gobierno de Keyko, más parece el retorno de Alberto Fujimori desde Japón al Perú para tentar la candidatura al gobierno pero fue capturado y metido preso) al aplicar el shock económico: “que el Dios los ayude” pues que el barco se hunde con capitán y todo, ¡banzay!, pero que luego de tanto ajetreo mediático hoy estamos en este puerto pues la historia no comienza ni termina conmigo ni contigo, un pedo más en la historia de la materia, ende, de la humanidad.

MOVILIZACIÓN DE ATEOS ESPAÑOLES

El ateo por definición rechaza las libertades (de pensamiento) de los demás en actitud contrapuesta y antagónica similar o equivalente al que promueven los religiosos dogmáticos o de los que tienen su propia idea o concepción teológica-filosófica de la vida. Ambos son la expresión o forman parte de un mismo radicalismo a ultranza, es decir, de que las ideas “se imponen”.


Esto a propósito de la marcha de ateos promovida en España para el jueves y viernes llamados “Santos” por las costumbres de la Iglesia Católica y que le fue negada por el gobierno pues es una provocación abierta de aparente matiz de libertad de pensamiento (que nos parece buena) pero que en esencia es encubierta de carácter político en el contexto geopolítico global. El “santo” español del Opus Dei estaría feliz con esto más aun movilizando a sus propios “enemigos” de ideas.


Viejos cucos históricos se pretenden resucitar utilizando a los estúpidos e ignorantes ateos que no comprenden aun la naturaleza del pensamiento mucho menos la naturaleza de la idea del Dios. Quién más que el dolido y agonizante sistema unipolar que hoy pretende establecer sus dictaduras democráticas a escala global utilizando a los carneros de la izquierda dado su radicalismo mediocre y su razonamiento dialéctico formal anti científico (basados en la "ley" dialéctica formal de la unidad de los "contrarios") del cual los hechos del medio oriente con las “revoluciones democráticas” de la CIA específicamente (en el contexto de la comunidad de inteligencia) son en cierto modo su expresión.


A estos tiempos, bien que sabemos que no solo los de la izquierda son ateos tal y como se relacionaban a los izquierdistas del siglo XX pasado (que sirvió con éxito al imperialismo norteamericano principalmente en alianza con la Iglesia de Roma para neutralizar y tirarse abajo a los regímenes del orbe soviético y que Bush hijo pretendió utilizar en su “guerra de los cruzados modernos” para enfrentar a los países del “eje del mal”).


Muchos de estos ateos españoles (diré 99%) sin distinción de clase ni de posición política ignoran la finalidad encubierta de la marcha, excepto algunos (diré 1%) que si saben muy bien los intereses que se persiguen y los objetivos políticos de un enfrentamiento entre los ateos y los religiosos aunque tenga un carácter social de querer expresar la opinión de “la libertad del pensamiento”, argumento (repito, válido pero que contrasta con la típica “libertad” yanqui) con el cual se pretende traficar y en la que caen no pocos ingenuos (comprensible por cierto) que como en Túnez, Yemen, Egipto, entre otros, creen que han hecho “revolución.


¡Palo con ellos! O balas como en Libia.

lunes, 18 de abril de 2011

¿ESTADOS INDEPENDIENTES?

En el contexto global del nuevo orden del capital mundial (sistema multipolar) se están tratando de conformar de manera concertada Estados digitados desde un cónclave de estados imperialistas, es decir, que la concepción de Estados Independientes no será concebible por la presencia de fuerzas militares intervencionistas bajo el pretexto de la defensa de la farsa de la democracia de exportación de estos cónclaves.

Estos son los frutos de la globalización del capital.

En este marco se encuentra el proceso electoral peruano. Decía en el cable un analista económico (de Perú Económico si más no recuerdo) de que el problema no es del modelo económico, que no está en tela de juicio sino solo el aspecto político de su ejecución, y obviamente bajo este marco global no se equivoca. En perspectiva, la elección de Humala o de Keyko como presidente da lo mismo.

El futuro de Humala lo podemos ver en los deseos personales de situación de Obama respecto de Muanmar Al Gadafi de Libia, en el gobierno de Chávez de Venezuela, pero más cercanamente al de Evo Morales en Bolivia donde la COB de los trabajadores pretende arrancarle aumentos salariales a fuerza de presión social a costa de una disminución de las cifras macroeconómicas bandera (reservas internacionales, presupuestos sectoriales priorizados) de los que aquí Toledo y García se jactan mucho de haber logrado (ajuste de cinturón le dicen) que en determinado momento aquello estuvo sosteniendo la subversión de Sendero Luminoso (específicamente en el gobierno de Alberto Fujimori) pero que hoy es causa del descontento con el modelo político-económico implementado por los sucesivos gobiernos expresión social motivado por la insostenibilidad del chantaje del “terrorismo” como fue en la década de los 90. La propagandización de los temores inconscientes (fundados o infundados) a través de la prensa mediática se están agotando.

García muestra una “preocupación” en el caso de que Humala llegue al gobierno. Absurdo. Dice (en base a los resultados electorales) que un 30 % de la población está descontento con el modelo económico por que no le ha llegado los beneficios de su gobierno y que ya les llegará, es decir, que un 70 % si está feliz lo que es errado pues mucha de la gente que apoyó a Keyko vive en condiciones de extrema pobreza inclusive específicamente en las zonas rurales del país y marginales de Lima por ejemplo.

Si bien no se equivoca en que las posturas “centristas” como las de Castañeda, Toledo y PPK fracasaron por no haber orientado bien su campaña (que el kuy del Partido Popular Kristiano debió ser el “verdadero” ingresante a la segunda vuelta electoral, esto en concordancia con los deseos de los defensores del modelo económico neocolonial), ahora dice que el 50 % decidirá los destinos del país quizá apelando a que esta elección de segunda vuelta ya tiene un carácter ideológico aunque muchos digan todo lo contrario y García también haya gastado saliva al respecto durante su gobierno, negándolo.

Se ha propuesto “tumbarse” a Humala hablando por la herida. Dice que ningún candidato electoral debe inmiscuirse en temas de la cancillería pues es un asunto muy delicado. Eso lo decía a propósito de la afirmación de Humala (y de Keyko) de que Chile (a través de su presidente) debe pedir perdón por el conflicto de 1879 y de la venta de armas en el conflicto con el Ecuador siendo Chile un país garante de la paz. Las implicancias de estas aseveraciones no tienen consecuencias de ninguna índole en los hechos en contradicción a lo que asevera García. Otra cosa es que defienda sus compromisos amicales pues la inversión chilena puede ser bien sustituida por otras de cualesquier nacionalidad, cosa que de ser necesario hará Humala si llegase a la presidencia. Suena raro eso de que “me preocupan los peruanos que están en Chile” como si solo en Chile hubieran peruanos de quienes preocuparse (diremos vulgarmente que por algo lo dirá).

Suenan atinadas las opiniones sobre que la postura más apropiada para un mandatario en este proceso electoral debería ser la de la no injerencia en este proceso sean cuales sean los resultados. A García le caería bien no abrir su bocota más aun en razón a los resultados electorales de su partido que dice “son normales” para todo gobierno que sale, bueno, habría que aclarar que si de resultados buenos o malos pues las obras de este gobierno saliente ¡el Perú lo hizo! Como dirían por allí. Para alguien que va a opinar en política en este “nuevo” gobierno desde fuera del país al ser insignificante su presencia congresal, no hay más.

Nos suena a exageraciones desmedidas las preocupaciones por la elección de Keyko como presidenta del Perú, argumentos absurdos pues su gobierno será menos o más del gobierno de Alan García Pérez. Ninguno de los dos hará una “revolución” o cambio como para considerarse trascendental en nuestro país (la única revolución que se vislumbra en el escenario nacional es la que viene realizando el Partido Comunista del Perú en armas). Quizá Keyko lo hará si intenta amnistiar a su padre (bajo cualquier pretexto delincuencial o supuestamente moral o legal) pues esa decisión sería una invitación a una insurgencia popular, válida, de cualesquier tendencia.

En el contexto del modelo global de estados neocoloniales en configuración alterna a los ya tradicionales como el administrado por García, salga elegido como presidente Humala o Keyko diremos entonces que: ¡El Perú gana! haciendo alusión al positivismo de García y a la propaganda de la ONPE.

Dado este contexto internacional (de la ley del más fuerte) y nacional, los acuerdos para la gobernabilidad propuestos por PPK, Toledo y Castañeda están sobrando pues la decisión la tiene el votante, el electorado ideologizado pese a que se cacaree lo contrario. Son acuerdos politiqueros que están sobrando pues nada podrá detener las protestas sociales sea cual sea ésta su tendencia y el gobierno que las enfrente y es en función a éstas que las bancadas congresales harán sus alianzas o acuerdos para garantizar la viabilidad del gobierno de turno. Lo actual es forzar compromisos fuera de contexto que responden a inseguridades políticas sobre el destino del país sobre el que decidirán en segunda vuelta. ¿Desde cuándo los reaccionarios de mierda de este país experimentan sentimientos de culpa?

lunes, 11 de abril de 2011

LA ETAPA NEGRA DE LA "DEMOCRACIA"

La presencia y acción militar de la OTAN en Libia es inevitable en razón a la necesidad de desarrollar sus economías de guerra en el contexto de crisis global y esto presionados por que hay un temor en el contexto de la seguridad de los estados capitalistas del orbe (Francia, EEUU, Canadá, Alemania, Italia, entre otros que integran o no a la OTAN) está en riesgo.

La presencia de la OTAN en Libia no busca a encontrar salidas negociadas ni pacíficas al conflicto generado por sus esbirros pues cualquier intento que quiera plasmarse a la fuerza del derecho por medio de la ONU, ésta misma la socavará a través de la OTAN. El traslado del mando norteamericano al mando francés solo es un cambio de personas pero no de intenciones, el objetivo es el mismo.

El suicidio, homicidio, renuncia y/o exilio de Gadafi no soluciona ni aporta nada en contra de los intereses que persiguen los países miembros de la OTAN entre otros aliados por beneficiarse del conflicto (el petróleo, razón última del bombardeo a los propios “rebeldes” mercenarios de la OTAN porque era demasiado evidente la intención de iniciar la venta del petróleo a la OTAN y aliados en pleno conflicto con las tropas y masas leales a Gadafi que defiende su derecho a vivir como estado independiente y no tutelado por las embajadas de los países miembros de la OTAN) y de controlar por esta vía la seguridad interna de sus propios países ante el riesgo que por vías diversas revienten internamente en razón misma de la crisis que no discrimina nacionalismos no “democracias”.

Estamos frente a una nueva etapa de intervencionismo capitalista consensuado por los gobiernos de turno (y amparados en organismos títeres como la ONU de fachada pacifista, del que se pretende hacer lo mismo con la OEA en Sudamérica al que se integrará próximamente Honduras, pues a más países mayor presión y sustento político para validar el asesinato y el homicidio asolapadas bajo el pretexto de la “democracia” tal y como sucede hoy en Libia) para remodelar el escenario post crisis global en el contexto multipolar mundial.

La chantajista OTAN está determinando todo el accionar y el pensamiento de los mercenarios denominados “rebeldes”. Fuera de sus intereses nada vale enmarcado en el contexto de la crisis global. La guerra de Gadafi no es contra los rebeldes, es, contra la OTAN y sus aliados y por ende más le vale sostener una guerra de guerrillas de largo plazo y buscar el exterminio de los mercenarios y terroristas libios de la OTAN. Esto inevitablemente se extenderá a todo el continente africano pues la posesión-dominio no solo de mercados (principalmente de materias primas) es una necesidad sino también la de estados tutelados y neocoloniales a escala global tal y como sucede con Sudamérica.

En este escenario, la definición electoral en el Perú seguirá este rumbo durante los días que quedan hasta el día de la segunda vuelta entre el Ollanta Humala y la Keyko Fujimori de los que solo mentiras brotarán de sus bocas incluso piadosas para seducir a la población cautiva que inevitablemente tendrá que soportar las consecuencias de sus decisiones. De hecho vemos a la Keyko la sucesora de Alan García Pérez y la única que viabilizará la tutela de la embajada norteamericana principalmente aunque cacaree lo contrario e incluso se corte las venas por demostrarlo pues la embajada posee la suficiente información como para convertirla en la nueva rehén de la embajada norteamericana en palacio de gobierno tal y como pasó con García (quien como promotor de la zona de exclusión aérea sobre Libia, si hubiese prosperado la oleada “revolucionaria” del medio oriente y derrocado a Evo, Chávez y principalmente haberse tirado por los suelos al régimen cubano, entre otros gobiernos, habría sido el adalid, el revolucionario, el líder "democrático revolucionario" que hubiese figurado en los textos de la historia sudamericana siguiendo por supuesto todo un mamotreto elaborado y diseñado por la CIA a través de la embajada norteamericana en el Perú; bueno la, señora, Keyko está piticlín para el puesto y la va hacer muy bien con la asesoría de su papá inevitablemente desde la cárcel).

A Humala talvés le convendría dejar de lado demasiada hipocresía y si tiene que perder, perder con dignidad representativa del pueblo que ha votado por él para intentar la presidencia el 2016. Que las mentiras le sientan mejor a Keyko que a su persona pues las mentiras son más piadosas en una mujer.

En cuanto a nuestro candidato Ricardo Noriega Salaverry le deseamos perseverar y trabajar más desde hoy y que instrumente todo su caudal electoral para consolidar su partido a nivel nacional pues sus votantes son las personas más significativas que puede encontrar, hoy.

El caso Libio es la viva demostración de la inevitable emergencia de la nueva dictadura democrática tutelada por la ONU y sus instrumentos militares como la OTAN (la OEA en el caso sudamericano).

jueves, 7 de abril de 2011

YO EL BASTARDO CONTRA YO EL BASTARDO: EL NUDO DE LA VIDA

Érase una vez en el mundo en que se sucedían revueltas y guerras desde las más inteligentes hasta las más estúpidas. Un día desperté caminando en estado de alerta armado con un fusil modernísimo que apenas necesitaba que la transportase.

Estaba a mi lado un río muy profundo que corría límpido y torrentoso pero engañoso. En un lado de la orilla estaba yo y en la otra orilla también estaba yo armado de similar fusil de guerra.

Me disparaba de un lado al otro, lleno de odio y resentimientos, de afanes de venganza y justicia, de ansias de libertad y democracia, revolucionario según la medida, tratando al menos de herirme para sentir algo de realización personal y viendo las condiciones del enfrentamiento se podía deducir que solo uno de alguna orilla debía salir victorioso en esta contienda, es decir, yo.

En medio del combate, se apareció caminando de entre las aguas el Dios de los hombres. Al vernos en conflicto armado, por su condición de Dios quiso tomar parte por uno de nosotros tal y como siempre lo había hecho desde los albores de la humanidad, es decir, apoyar al lado de los buenos para acabar con el lado de los malos.

A decir verdad, dadas las circunstancias, no supo hacia qué orilla dirigirse; o hacia el lado de mí o hacia el otro lado de mí. En su incertidumbre, me miró confundido pero fijamente a los ojos y sin poder decidir hacia qué lado ir, me dijo: “si quieres que te ayude, decídete, o uno tiene que ser el bueno y el otro tiene que ser el malo, porque así como están no les puedo ayudar a ninguno”. Fueron las dialécticas palabras del Dios antes de desaparecer entre las aguas sin siquiera mojar su hermoso manto blanco.

Nos miramos sorprendidos los dos a cada lado de la orilla dada la inesperada interrupción y sin más que pensar o sentir proseguimos los disparos tratando de eliminarme amparado en mi derecho de vivir.

En determinado momento breve de la recarga del fusil, se me venía a la mente la reverenda estupidez del significado del amor al prójimo causa por la que me encontraba en pie de guerra, un conflicto humano entre el bastardo de mí contra el bastardo de mí. Después de poner el ojo en la mira y antes de disparar nos miramos los dos y luego de sopesar la naturaleza de mi enemigo comenzamos a apretar el gatillo del fusil, sin más ni más y esperar a salir victorioso.

Luego de la cruenta batalla por que en fin nuestra presunta vida no es para siempre, logré matar al bastardo de mí y me sentí muy feliz, en la plena realización, con el derecho a toda la gloria del mundo, a planificar la suerte de los demás por que inevitablemente así tienen que ser las cosas, pero que en el despertar de un sueño de éxtasis victorioso y de placer, apareció alguien en la otra orilla armado con su fusil y que inevitablemente también era el bastardo de mí y que venía a combatir contra el bastardo de mí. Pensar que mi paz y la gloria resultó poca y frágil y aquí estamos otra vez enfrascados en la guerra por la vida, como las hormigas, como las aves, como los escarabajos peloteros, como los cuadrúpedos, como los peces, como las hienas, como las ratas, como los perros, en fin, como cualquier ser vivo común y corriente.

Viéndome aparentemente absurdo y nuevamente enfrentado entre dos orillas, solo al apretar el gatillo para tratar de eliminarme comprendí qué tan insignificante y miserable puedo ser que para no sentirme una simple, estúpida e imbécil bestia más de la naturaleza me invento a uno o más seres divinos modernos, morales y éticos que justifiquen mi actitud e incluso a potenciales seres extraterrestres contra quienes poder combatir heroicamente como en las películas.

Llaman a la puerta, ¡quién será!…

sábado, 2 de abril de 2011

“LUCHA” CONTRA LA DELINCUENCIA

Por estas fechas electorales los candidatos presidenciales ofrecen el oro y el moro tratando de convencer aunque sea con tonterías al electorado pero que suenen convincentes.

Uno de estos temas es el referido a la lucha contra la delincuencia galopante principalmente en la capital.

Humala promete someterlos y eliminarlos drásticamente, de modo similar Keyko ofrece eliminar la delincuencia galopante del mismo modo como dizque eliminó su padre el terrorismo en el Perú, es decir, más radical que el mismo Ollanta Humala.

Bien sabemos que pese al desmesurado crecimiento económico del que se jacta García y un gran sector de la población la respalda, la delincuencia en su gobierno ha tomado visos incontrolables que muestran a una fuerza pública incompetente (y no solo involucrada en estos delitos).

Suena coherente la propuesta tanto de Toledo, de Ollanta como de Noriega de combatirla pero corrigiendo las causas estructurales que hoy han generado la delincuencia a expensas del modelo neoliberal excluyente en nuestro país. La solución para Keyko pasa por fortalecer las fuerzas policiales y aumentarlas al mismo estilo de García durante su gobierno.

Creemos que todas estas propuestas son mentiras piadosas por engañar elegantemente a la población que hoy ve cómo su esfuerzo, el sudor de su trabajo, e incluso su vida, peligra por el estado de inseguridad creado a instancias del modelo neoliberal que ellos defienden y promueven (creo que en ese caso se justifica que padezcan las consecuencias del accionar delincuencial). Solo falta que algún iluminado de la UGEL o de cualquier institución pública o privada culpe de su efervescencia al accionar de la subversión guerrillera del Partido Comunista del Perú de aquel entonces y lo plasme en un documento respectivo.

El problema es que la delincuencia ya ha rebasado límites más que legales e institucionales (para muestra el gobierno aprista de Alan García que trivializa la corrupción si es por cuenta del mercado neoliberal, caso de Perú Petro y de Bussines Track) de cualquier índole civil y militar.

No se trata aquí de presentar a los candidatos como cucos sea cual sea su posición política o ideológica respecto de las medidas más acertadas solo para combatir la corrupción en el Perú sino la delincuencia galopante (mismos caballos locos) que hoy es el plato fuerte de algunos mentirosos e irresponsables candidatos.

Qué contraste que hay entre la seguridad del que gozan los inversionistas extranjeros y la seguridad del que goza la población civil peruana. Bueno, si somos considerados incluso como de tercera categoría pues a muchos no nos queda más que delinquir en situaciones extremas y ser “combatido” con todos los recursos gubernamentales. Suerte de aquellos individuos de la primera categoría como García que se arriman muy bien al mercado (que exporta la democracia norteamericana y europea) y al modelo neoliberal que dizque en la constitución política del Perú de Fujimori se llama “economía social de mercado”, social pues porque involucra a toda la población, a las gentes con su carne y sus huesos, no, no involucra a otros animales.

Queda en nuestras cabezas aun el recuerdo de los años de la insurgencia de un sector del Partido Comunista del Perú, de Sendero Luminoso en nuestro país a la cabeza del Presidente Gonzalo, Abimael Guzmán Reinoso. Aquellos días en que por las noches a partir de las 10 pm no había borrachos, prostitutas ni delincuentes por las calles de la capital Lima ni en ningún lugar más recóndito del Perú (ni violadores sin sanción, ni pishtacos, ni abigeos que no pasaran por los juicios populares de Sendero Luminoso).

No pretendo apologar nada sobre el accionar guerrillero del pasado. Hago solo referencia de un hecho por todos conocidos y vivido, en que caminábamos por las calles de Lima o de las capitales de provincia sin el temor de ser asaltados, cogoteados, marcados, violados, robados nuestras casas, negocios, etc. Esto al margen por supuesto de volar en pedazos con algún coche bomba puesto irresponsablemente por allí (me refiero ajeno a un objetivo militar o policial específico tal y como sucedió), un hecho no investigado seriamente ni esclarecido aún mas que solo expresiones de una parte.