miércoles, 25 de enero de 2012

MEDIDAS PREVENTIVAS ¿PARA LA PAZ O PARA LA GUERRA?

Según Actualidad RT noticias con fecha 25/01/2012, Barak Obama “…ha adoptado una nueva estrategia que califica la protección de bienes económicos estadounidenses, incluso en el extranjero, como un asunto de seguridad nacional.” Articulo completo en:  http://actualidad.rt.com/actualidad/ee_uu/issue_35318.html
Razones obvias hay muchas. La primera y la principal, la Crisis Global que no tiene viabilidad de solución en la línea de la reconstrucción del sistema unipolar ya fenecido pero que EEUU persiste en defender a toda costa y reestructurarla con sus aliados de turno. Esto no parece ir ya a puerto seguro y solo servirá para entretener y distraer principalmente a la población norteamericana.
La aventura intervencionista que hoy muchos piensan se traducirá en una tercera guerra mundial está todavía demasiado lejos y solo es un cuco con la que nos chantajearán los intervencionistas imperialistas. La medida de proteger sus bienes económicos nos podría llevar a pensar que se debe a la preparación de un escenario de guerra que su desarrollo amerita una preparación “global” en razón a que no se tiene prevista los efectos o las consecuencias (en el sentido de su manejabilidad) de un probable conflicto de ese nivel. EEUU y sus aliados, militarmente ya no estarían chocando con ridículos mercenarios como Al Qaeda, un tonto libio como Gadafi, o el sirio como Assad.
Es obvio, una conflagración mundial significaría que todas las fuerzas político-militares del mundo se pongan en movimiento para influenciar en el rumbo de las acciones y de los resultados. Acciones de sabotaje (que se catalogan de terrorismo) estarían a la orden del día lo cual ya está previendo la nación norteamericana al querer proteger sus bienes económicos “incluso” en el extranjero (como si nunca lo hubiese hecho, eso ya está más evidente que la luz).
Hay una suerte de re contextualización de la guerra contra el terrorismo de Bush-Obama y la del intervencionismo militar imperialista por el control de mercados y de las materias primas. Empero, el contexto jurídico legal internacional no se puede manipular al antojo de por vida sin que afecte a las propias naciones potencias pasibles de sanciones. El intervencionismo de la época de Osama Ben Laden ha terminado, las primaveras árabes se han convertido en otoños, la democracia y la libertad occidental ya no venden, están desacreditadas. Ahora sí se tiene que defender pero obviamente sin mentiras, engaños, estafas, ni con un nuevo “terrorismo” degenerado y mercenario aún.
Nadie duda de la capacidad y superioridad militar (así como la de su cultura de la inteligencia), aún, de los EEUU pero la estupidez no es su ente rector. De suceder una tercera guerra mundial tendría o tiene como causa las intransigencias de este país (Rusia debería prestar a Mijaíl Gorbachov a EEUU para que les resuelva sus problemas y les sugiera un Glasnost o Perestroika gringa) por seguir manteniendo a la fuerza y ya sin argumentos concretos los Estados Unidos en Norteamérica.
El mensaje es claro, no permitirán que se confisquen sus bienes, por ende la de sus inversiones (en muchas partes este ha sido argumento para llevar a cabo guerras de diversa índole como la que tuvimos con los chilenos del sur en 1879 con la actitud traidora de los chilenos de nuestro país).
A mi modo de ver es un cambio de rumbo, el fin de la prepotencia (de las mentiras, del engaño y de las estafas democráticas), las repercusiones del fracaso del intervencionismo en base a la lucha contra el terrorismo (mercenario principalmente de la red global de Al Qaeda) como argumento central. En esa mira están los republicanos electoreros que blanden la bandera de guerra contra los Castro como si realmente Cuba fuese un real y fáctico problema para el imperialismo regional norteamericano, eso solo son cojudeces mediáticas por seducir a los norteamericanos que aún se creen ese cuento de los zombis de Hollywood (en estados unidos hay ya tanta gente a la que le gusta que le metan el dedo como algo natural). Cuba es simplemente Cuba y nada más, como dicen: “¡territorio libre en América!”.
Otro bien económico es la deuda de cada país con EEUU. Como para ponerse a pensar antes de hacerse algún otro préstamo gringo salvo que queramos que nuestros conciudadanos agachen la cabeza por la eternidad y si quieren levantarla simplemente volárselos con algún drone, es decir, Alan García estaría muerto si volviera a hacer lo que intentó hacer al querer estatizar la banca en su primer gobierno siendo solo ahora uno de sus lacayos más (la plata llega sola y con la bendición del Cristo del Morro Solar).
En sentido figurado Barak Obama parece seguir en la misma línea que Alejandro Toledo. ¡Hasta la vista baby!