viernes, 27 de enero de 2012

POLICIA HUANCAVELICANA EN ESCÁNDALOS Y MEMORIA CONTRA EL TERRORISMO

Por alguna radio de la ciudad de Huancavelica oí la noticia que más o menos decía así: ¡escándalo, qué escándalo!, ¡un policía ebrio en la comisaria de Santa Ana insultó a sus colegas y vociferó amenazas de muerte!, ¡qué escándalo!
Hoy por la tarde me topé por el centro con un policía en uniforme totalmente desaliñado, ebrio chocándose con la puerta de una farmacia en actitud pública que denota como se dice comúnmente de: “falta de respeto para con el uniforme o la institución policial”. Por el uniforme y la facha no parece subalterno. Creo que me dio más “temor” que un joven especial que solo minutos después se me acercó babeando y me pidió su propina para medicina porque dice le duele la cabeza y me dio clases de expresión verbal corrigiéndome y a la vez acariciando la cabecita de mi hijo mientras en un taxi colectivo asomaba algún desafinado mirándonos gritó burlonamente “loco” no sé si a mí o al que me acompañaba. Algo de locos tenemos todos y si se dirigía a mi persona no me incomoda para nada menos en presencia de aquel joven especial.
Por algunos momentos se me vinieron a la mente situaciones previas a mi abandono de la maestría de la UNALM ante presiones asolapadas de la dictadura fujimontesinista en su campaña reeleccionista por instrumentar el terrorismo de Sendero Luminoso (de cuyos muchos mercenarios se hallan activos en el Perú y en el extranjero fieles creyentes de lo que Montesinos les decía, en aquella época de apogeo, sobre la “derrota del terrorismo” como para haberlos ganado y se escudan en un radicalismo senderista para autodestruirlo) de entonces para tal objetivo, es decir un chivo expiatorio “casi” perfecto de la inteligencia reaccionaria peruana y gringa por supuesto. El mote diseñado de “loco”, “loco” estaba por prosperar en la universidad lo que motivó mi salida de improviso (la única razón como ya expliqué). Sin reparos por la democracia.
Eso lo veo como algo normal, frutos de la guerra, propio del conflicto interno entre la reacción y quien se suponía miembro “mando” de Sendero Luminoso como se corrió por los corillos en aquel entonces como para calumniar, escupir, cierra puertas, bloqueos, etcéteras, algo que se quiere comenzar a hacer con los miembros del Movadef como si estos ilusos reaccionarios esperaran respuesta similar. Más de un desubicado creerá que puede reeditar tratos (maltratos diré) pasados para con mi persona en razón de haber sido por fines de los ochenta e inicios de los noventa (al postular a la presidencia de la federación universitaria) el “líder público” de Sendero y el MRTA como se dijo por aquel entonces y luego aquello traspasó los linderos del claustro universitario. Para mi consuelo diré que “ya no estoy solo”, que ahora hay miles públicamente, ¡qué gran satisfacción! (de lo que hicieron conmigo y se lo harán a ellos). Si alguien quiere reeditar esas situaciones puede hacerlo, no hay problema, está en su total libertad, digo ¿no?
Pero vayamos al punto central y dejémonos de rodeos. Para el periodista radial que se quejaba de ¡escándalo! habría que preguntarle en dónde está su imparcialidad, su profesionalismo, ¿sabe por qué está actuando el policía de esa manera?, ¿acaso está “loco” solo porque sí como para pedir “sanciones” a viva voz? Su función es buscar la verdad de los hechos y no torpe peliculina salvo que esté parcializado per sé y/o tenga temor a ponerse en contra de la policía en salvaguarda de su “institucionalidad”. Para torpes y principiantes “periodistas” creo basta el autor de este blog, digo.
Cierto, no es asunto mío ni debería importarme un comino por ser un policía miembro defensor de esta “democracia” reaccionaria. Lamentablemente la población tiene que observar estos escandaletes a los que parece ya que el comandante de la PNP Hvca nos quiere acostumbrar. Ojalá no nos veamos en medio de un tiroteo entre policías sea cualquiera sea la razón del caso y como siempre todo quede impune.

MEMORIA DE LA GUERRA TERRORISTA SENDERISTA Y REACCIONARIA EN EL PAÍS

Estoy de acuerdo con la inscripción del Movadef a constituirse en partido político (aunque en los hechos no se necesita para serlo salvo como formalismo) y participar en elecciones aunque no le veo ningún futuro concreto pues su radicalismo no es compatible con la podredumbre del sistema reaccionario que inevitablemente podría terminar contaminándolos en la práctica (en cierto modo tal y como sucedió con la reaccionarización del APRA). También estoy de acuerdo con el pedido de la ministra de educación de que se enseñe en las instituciones educativas sobre lo actuado por Sendero Luminoso y el MRTA en el país. Cierto, es indispensable que mis hijos sepan lo que pasó en el país y no solo de boca de su padre y contrasten entre lo que es verdad y lo que es mentira (y los que parecen). Que les hablen de las matanzas de Lucanamarca por parte de Sendero, de los secuestros y asesinatos del MRTA, de Tarata, entre otros (aunque sea con libros), que del Frontón, de las masacres de Accomarca, de Rodrigo Franco, del grupo Colina y los estudiantes de la Cantuta, de Madre mía, de las matanzas del Santa, de los mercenarios pro capitalistas de Al Qaeda y talibanes, entre otros, lo haré yo. Es algo que nunca debemos olvidar ni borrar de un plumazo como se quiso hacer con la guerra con Chile todo por la causa neoliberal y el gusto reaccionario gran burgués disque libre de complejos y traumas.