viernes, 6 de enero de 2012

SUSANA VILLARÁN, CONTRA EL ¿ORDEN NATURAL?

A todas luces en el municipio limeño se están dando improvisaciones voluntariosas para responder a la crítica de determinados sectores civiles y de medios de comunicación diversos que exigen que la señora Susana muestre resultados inmediatos y grandiosos de su gestión.
La fallida intensión de enarenar el acceso a la playa La Herradura sin los estudios previos en cuanto al comportamiento del mar (y de las proyecciones de su comportamiento futuro los que determinarán su factibilidad o no) durante las 24 horas del día cronológico (día y noche) nos da una idea de la improvisación de las decisiones y acciones que asumimos le ha costado el puesto al gerente general del municipio de Lima.
Si bien se ha aclarado que los estudios se darán a partir de abril de este año y que los dineros invertidos son producto de una donación (no muy bien aclarada) le sugeriría a la alcaldesa que tome las cosas con más calma, sin apresuramientos, que no se deje influenciar por los locos revocadores que la quieren fuera sí o sí. De ser así que asuma los riesgos. Ella está allí para hacer lo que se ha propuesto hacer y por ello recibió el apoyo electoral, no para lo que los perdedores en el proceso electoral quisieron y perdieron.
En cuanto al ordenamiento del transporte me parece acertada su acción. Debería continuar en acciones de ese tipo.
Si yo fuera alcalde emitiría una ordenanza (a los riesgos penales que involucran) respecto a la confiscación, enajenación de los vehículos en situación de accidentes provocados por personas en estado de ebriedad, quitarles el derecho al seguro de renovación vehicular y luchar por su internamiento efectivo mínimo de tres meses en cárcel, obviamente según la determinación de la gravedad del accidente provocado. Equiparar eso con el terrorismo, ¿Qué malo que soy no?
Si la señora fuera revocada, enhorabuena, y, ¿revoquemos al siguiente?... ¡Te amo Perú! Es el derecho ciudadano que no debe ser sancionado ni restringido bajo ningún medio o argucia legal o no. No hay por qué tenerle miedo.
En cuanto a Luis Castañeda me parece acertada el reinicio de la investigación del caso Comunicore pues el gobierno del corrupto García dejó a muchos con la impresión de haberlo protegido con fines electorales municipales. Si es inocente Castañeda será premiado con popularidad y potencialidad presidencial pues no mellará su imagen el hecho de haber estado rodeado de ladrones y corruptos pero “competentes”.