miércoles, 18 de enero de 2012

TODO CON MIS AMIGOS, NO CON MIS ENEMIGOS: BETO ORTIZ

Decirle marica es una falta de respeto a su persona pero pienso que no a su condición de periodista aunque todo sea válido para quienes creen ser parte de los peruanos victoriosos en esta confrontación contra los terroristas peruanos puesto que según él no ha habido guerra sino solo terrorismo.
Hubiera sido interesante que el “debate” o “entrevista” hubiese tocado estos temas con más profundidad pero los miedos del periodista (que no tienen nada que ver con su homosexualidad) a hablar de modo directo o indirecto de manera “negativa” contra su sistema democrático poniendo de manifiesto unas contradicciones que pueden surgir en entrevistas de este tipo han provocado situaciones como las que vimos por la tv puesto de manifiesto incluso en la congresista Luz Salgado que dijo se le puso la piel de gallina con solo ver allí al señor Crespo (abogado defensor de Abimael Guzmán). Solo faltó que la señora salga corriendo a la calle a pedir la ayuda de la policía y de las fuerzas armadas y en el mejor caso a pedir la presencia de Fujimori pues este señor si sabe qué hacer con los terroristas de Sendero Luminoso.
Escucho opiniones sobre que Crespo no debió aceptar una entrevista con Beto Ortiz pero creo que eso sería una actitud de desplante para con cualesquier medio público o privado de comunicación. No compartimos dicha apreciación en razón a que si los blogueros pidiéramos una entrevista con dicho señor nos sentiríamos defraudados y discriminados. Decir que debe aceptar entrevistas como las de Hildebrandt, Tratemberg o del nivel similar nos parece un exceso de petulancia por no decir arrogancia. Saludamos su actitud abierta hacia el diálogo del señor Crespo.
Que el señor Beto Ortiz haya actuado de ese modo solo demuestra que lo invitó con un propósito premeditado, de hacerle caer en ridículo ante la tele audiencia nacional y demostrarle su repudio público al representante del Movadef tildándolo de terrorista. Imitar una acción como la suya no sería dable a nuestra condición de presuntos periodistas sino blogueros.
En una persona con género definido esto habría tenido ciertos reparos de ética, moral, vergüenza o lo que fuera. En el caso de Beto Ortiz es comprensible para quien no existen estos reparos pues acostarse con hombres o con mujeres que lo parecen no tendría diferencias más que de formas de satisfacción. No cuestiono su homosexualidad (sería absurdo) pero sí las actitudes mentales que se configuran alrededor de estos. Lo hecho por Beto Ortiz es una muestra de ello para no ir muy lejos.
Si yo decidiera invitar al delincuente Alberto Fujimori Fujimori (que según Luz Salgado está injustamente preso, es decir, que su propia justicia es injusta y para colmo la deja actuar así) tendría que ser sadomasoquista, un desquiciado o enfermo mental y creerme estar en la gloria de la moralidad, la democracia y la libertad, etc., etc.
Lo que afirma Luz Salgado es cierto, Fujimori jamás permitiría salir amnistiado junto a Abimael Guzmán, él preferiría salir solamente él y sus allegados (como intentó hacer Alan García y hubiese consolidado la mentirosa hija del preso Fujimori). Creo que peca de soberbia (atorrante) y de mentirosa actitud al afirmar que Sendero Luminoso quiere asesinarla, eso sería una aberración senderista, una abominación.
Algo práctico ha conseguido Crespo y es hacer conocer una de las facetas muy disimiladas y ocultas convenientemente de Beto Ortiz ante la opinión pública en general. Es decir, ser un masoquista y fiel defensor de la democracia peruana y de su libertad de expresión. Otros argumentos (incluso las de su pasado) no vienen al caso. Hacer otra cosa sería hacer que lo odien y eso no está bien para quienes se jactan de ser comunistas en este país. No sería dable que reproduzcan expresiones como las de la ex “niña símbolo” de Tarata que destilaba odio por los poros de su piel y se salían por las pantallas de la tv y con justa razón. Lo mismo habrían hecho las víctimas del atentado a las Torres gemelas del 11S contra los terroristas talibanes al qaedistas mercenarios del imperialismo capitalista quienes deberían ser exterminados definitivamente. Quizá a Beto le hubiese gustado más que Sendero de Crespo se pareciera más a los talibanes reformados de hoy que van incluso en camino de tentar nuevamente la presidencia en Afganistán en la que los militares del ejército USA (con el “aval” del Mozzad israelí) están trabajando pública e incansablemente y es una razón para haberse propuesto quedarse hasta el 2014.
Dudamos que se produzca una situación similar o igual al ocurrido en el canal de Frecuencia Latina de dueño judío israelí peruano que participó activamente de las correrías del fujimontesinismo terrorista y se benefició de ésta en las buenas y en las malas.
Habría que hacerle una “entrevista” a la embajadora norteamericana en nuestro país al respecto solo para actuar como Beto. No es que Beto Ortiz sea más papista que el papa sino que obra (al igual que los norteamericanos) con el mismo criterio. ¡Qué pena que Sendero Luminoso ya no sea el de los 80 y de los 90 a la medida de los talibanes como para dialogar con ellos! Obviamente lo que se busca en Afganistán sí prosperará lo que demuestra la verdadera catadura inmoral de los norteamericanos en general (incluyendo al ex MRI) y cómo se limpian el poto abiertamente con las víctimas de la gran manzana de New York lo que no sucede en este caso con las víctimas de Tarata.
Todavía seguimos esperando la verdad, ¿cuándo aceptarán una y muchas entrevistas con Abimael Guzmán?, ¿aceptarán la de este “mediocre” y “florero” bloguero?
Obviamente, algo está claro en boca de los mismos representantes de la CVR (Comisión de la Verdad y Reconciliación) no puede haber “reconciliación” en nuestro país, menos con la corrupción, la delincuencia, el terrorismo. Eso solo fue un puto término politiquero inventado (incluso utilizado ahora por el Movadef) de una falsa paz ilusa en nuestro país. Es cierto lo que dice Luz Salgado, la historia no se puede borrar e ignorar tan fácilmente, le doy la absoluta razón (me hubiera gustado escucharle decir lo mismo respecto a la intención de borrar de un plumazo lo actuado en la guerra de 1879 entre Perú con Chile y sus secuelas como fue el propósito del gobierno del delincuente Fujimori del cual hasta hay una estatua de Grau en Chile y otra de Pratt en el Perú). Como dice Beto Ortiz: todo con mis amigos, nada con mis enemigos.
.