jueves, 9 de febrero de 2012

DICTADURA SIRIA VERSUS TERRORISMO DEMOCRÁTICO OPOSITOR

Si nos ceñimos al argumento fatalista que dice que “las democracias sustituyen a las dictaduras”, lo que está aconteciendo en Siria (a diferencia de Libia) no está cayendo las cosas como anillo al dedo a las “primaveras” árabes ni al afán intervencionista de la OTAN para consolidarlos.
El día de ayer miércoles 08 de febrero acaba de ocurrir un nuevo atentado terrorista en Siria contra militares y civiles "pro gubernamentales" (se dice alrededor de cincuenta muertos lo que hace ver a Tarata como una bicoca), eso nos hace recordar lo que acontecía en nuestro país en los ochenta y noventa en la ofensiva que realizaban las huestes subversivas de Sendero Luminoso de aquel entonces que a la larga le produjo más resultados adversos que favorables dado la ofensiva no solo militar de la reacción sino en todos los frentes. La captura de Abimael Guzmán solo aceleró una presunta victoria que los medios de comunicación vendieron muy bien a diestra y siniestra tildando de bandas armadas delincuenciales a los remanentes senderistas que aún operaban. Lo mismo está aconteciendo en Siria donde la intromisión inicial "aparentemente oportuna" de Al Qaeda (en el contexto del binomio imperialismo-terrorismo AlQaeda) se está transformando a pasos agigantados en un gran escollo para lograr los objetivos que se lograron en Libia. Las bandas armadas terroristas en Siria son ya un hecho y son el resultado de una mala decisión de la CIA-Pentágono por permitir su accionar en el contexto de una guerra de largo plazo que ya sabemos los resultados que tendrá.
Los bombardeos aéreos de la dictadura del presidente Asad contra los delincuentes terroristas de las bandas armadas de la oposición están sucediéndose justificadamente como respuesta inevitable y legal al terrorismo democrático. La confrontación ya se inició como en Libia pero lamentablemente no con los mismos atenuantes que avalaron la intervención de la OTAN y del pedido mercenario del capital peruano de una zona de exclusión aérea ante la ONU tal como se dio.
Ello está motivando a los miembros de la OTAN en general a ir bosquejando la intervención militar en Siria. Cuanto más tiempo pase el fracaso intervencionista (y de los bombardeos “humanistas”) ya es un hecho salvo que se quiera presionar a una intervención militar agudizando los enfrentamientos internos en Siria (victimizar a los de la oposición) del cual no hay futuro en esa dirección. Siria ya es un caso perdido para la oposición y para la OTAN en los términos que se expusieron en Libia con total impunidad, aún, y consolidaron a un gobierno títere del capital y de mercenarios terroristas presuntos democráticos a los que apoyó y apoya Alan García Pérez (asumimos que como ex “simpatizante” del MRTA y de su compañero aprista Víctor Polay Campos, de algún modo la oposición siria debe inspirarle simpatías).
Desde mi perspectiva, también es válida la defensa-acción militar de la oposición Siria pero no en un contexto deforme como el actual y de igual similitud como la catalogada a la subversión de Sendero Luminoso en el Perú al que la ONU también dio la espalda y manifestó su más rotundo rechazo y catalogó de “terroristas”, dudamos que hagan lo mismo con los terroristas de la oposición siria.
Lo que le queda a la OTAN es irse a llorar a la playa o a hacer sus moviditas en el golfo pérsico y seguir atarantando a la opinión pública global con el miedo de una guerra que para empezar los israelíes ya la tienen perdida en el medio oriente. A inaugurar un nuevo escenario.
Lo que me llama la atención de algunos es cómo hacen un escándalo (no se si barato) de un “bombardeo a Irán” incluso argumentando por parte unilateral de Israel como si este país fuese el verdadero “dueño” del mundo (incluso en términos morales, basura). Los gringos en general serán estúpidos pero no cojudos o imbéciles como para comenzar a jugar en serio con el miedo de las armas nucleares (como se hizo con la extinta URSS y con Al Qaeda e Irak significando luego una tremenda estupidez incluso ahora en el caso de Irán) ni menos a insinuar siquiera a utilizarlos, que de hacerlo, allí terminaron.
El terrorismo es simplemente un medio de la guerra (no es un fin como para el que sí se construyó muy bien pensadamente la red mercenaria pro capitalista terrorista de Al Qaeda para darle sostenibilidad al intervencionismo principalmente norteamericano, hoy en términos globales, del capital sintetizado en la OTAN intervencionista) lo que está demostrando la oposición siria (Fujimori-Montesinos implementaron muy bien este aspecto lo que no hizo Gadafi con los resultados que hoy conocemos). La actual derecha peruana, nacionalistas y demás se rasgan las vestiduras cínicamente al hablar contra el “terrorismo” e incluso plantean un “día especial para celebrar el recuerdo de la lucha contra ello”, acciones mediáticas y de parásitos del estado que creen aún que el Perú es su guardería o una cuna jardín bajo su tutela (por no decir un centro de rehabilitación). Como para escupirles en su criollada. Solo falta que el gobierno sirio de Asad también establezca un “día especial” para rememorar la lucha contra el terrorismo democrático de la oposición siria. Están en su derecho, obviamente, pero no como para esperar ingenuamente que los demás también lo reconozcan como tal.
Bienvenida sea la lucha contra el “terrorismo”.
Quién sabe, quizá San Obama pueda hacer milagros.