sábado, 18 de febrero de 2012

EL OTRO MUNDO PREINCA E INCA VERSUS EL CIELO DE LOS ESPAÑOLES CONQUISTADORES

UNA DE LAS COINCIDENCIAS DEL ENCUENTRO DE ‘DOS MUNDOS’

Habíamos visto la tradición preinca (hecha por muchísimos investigadores) la de cortar, seccionar las piernas de los acompañantes, siervos de los personajes ligados al poder económico-religioso de la época (la muestra hallada del Señor de Sipán ilustra mejor esto al lector).
Sabemos por los estudios realizados por ellos que había una relación directa entre poder económico y poder religioso; ello dio forma a esta ancestral costumbre preinca en el Perú que pasaba por sobre cualesquier cuestionamiento social, moral, ético (del que se “sorprendieron” con toda razón los españoles al llegar a nuestro país).
Imagine el lector las personas, el momento, los medios y las circunstancias del sacrificio (“asesinato”) de los acompañantes humanos “AL OTRO MUNDO” de los preincas privilegiados (los reyes-dioses).

¿PERO QUÉ ES “EL OTRO MUNDO”?

Para los preincas (e incas inclusive) “EL OTRO MUNDO” reflejaba conceptualmente aquel “LUGAR” ficticio al otro lado (no de la tierra) “de este mundo” sobre el que vivimos (el ukhu pacha, dentro de la tierra y atravesarla como vía para llegar a este OTRO MUNDO) donde era posible “OTRA VIDA” según los pensadores y filósofos de aquellas épocas que dieron forma a diversas civilizaciones preincas e inca con las mismas similitudes religiosas culturales.
Al igual que la idea del “CIELO” de los españoles (e incluso de las sociedades modernas) “EL OTRO MUNDO” también ha sufrido una serie consecutiva (evolución) de cambios e interpretaciones según el nivel intelectual-cognitivo de las poblaciones en general.
Las civilizaciones preincas tuvieron a observadores espaciales o primeros astrónomos en nuestro país que con sentido lógico básico lograron determinar los movimientos de nuestro planeta y de algunos otros en relación al de las estrellas (Chavín, Nazca son los más representativos). Observaciones que estaban relacionadas con personajes que disponían del tiempo para realizar dichas observaciones además de los recursos económicos y que constituyeron a estos personajes en rectores, lideres, jefes de la ideología de la época y generadores de las tradiciones y costumbres (en el caso inca mencionaremos a la de la fiesta del Inti Raymi que para el común denominador de la población era motivo para hacer vida social y de pasadita adorar al Dios Sol sin cuestionamientos pues no habían posibilidades cognitivas para hacerlo) asociados para el común denominador con actos mágicos-religiosos (casi sobrenaturales) debido a su ignorancia total de los hechos astronómicos y de los hechos sociales relacionados a ellos (eso se consolidó-reforzó durante aquellas civilizaciones con una educación privilegiada y elitista).

(Foto tomada de internet, personaje que pertenece a la cultura Paracas del Perú)
Aquellos pensadores filósofos preincas lograron bosquejar la idea del movimiento de nuestro planeta (rotación y traslación) y que en comparación con la luna (y el lenguaje-razonamiento dialéctico bipolar humano) se planteó filosóficamente la necesidad (hipotética y lógica) de la existencia de “la otra cara” de la tierra o pacha, es decir, “el otro lado físico-geográfico” necesario del lugar en el que ellos se encontraban viviendo, otro lugar con sus mismas, diferentes o similares formas de vida (recalco, dentro del lenguaje astronómico por supuesto). El lector comprenderá que el común denominador de la población no iba a entender este fenómeno astronómico-cultural, incluso de la clase alta adinerada, que progresivamente fue interiorizando la idea del “OTRO MUNDO” según sus propios recursos o posibilidades cognitivas a los que les era dado-ofrecido la posibilidad de la vida en “EL OTRO MUNDO” obviamente vía los “intermediarios” astronómicos-religiosos de aquellas épocas que gozaban de aquel privilegio del conocimiento. Así, un hecho de carácter astronómico se convirtió-interpretó en un hecho de carácter religioso (más aun dado la periodicidad de esos eventos como el caso de las estaciones) que luego se volvió cultural incluso hasta nuestros días.
Esta idea ya había sido bosquejada en civilizaciones como las de Egipto (ya hablamos en artículos anteriores respecto a la adoración de Osiris) y Grecia inicialmente. Eso fue copiado-ajustado por los romanos, y los judíos quienes consolidaron la idea del monoteísmo y reconstruyeron la idea del “CIELO” como lugar de reposo. Inicialmente era el lugar para los reyes-dioses de exclusividad (algunos investigadores manifiestan que la idea cristiana era la de masificar este “lugar” para todos los seres humanos sin exclusividades de ningún tipo tal y como lo planteaban los cristianos primigenios, es decir, la gran innovación judía).
Del mismo modo, los españoles nos trajeron la idea del “CIELO” como el “LUGAR” del descanso del “alma” o del “espíritu”, en términos concretos el mismo valor ideológico del “OTRO MUNDO” preinca e inca.
Si hoy uno le pregunta a cualesquier persona de la calle sin importar su nivel social, cultural o económico de: ¿qué es el “CIELO”? le dirá las mismas barbaridades que le habría dado un poblador preinca o inca (sea este privilegiado o común y corriente). El lector escuchará cosas como estas: “mi alma se irá al CIELO” (“o al infierno” debido al desarrollo evolutivo social histórico de la posibilidad dialéctica bipolar del lenguaje-pensamiento humano), “el CIELO está allá arriba” (señalando con el dedo o mirando hacia arriba mi hijita me indicaba para corroborar en palabras de su padre ese aprendizaje logrado en su jardín; le dije: ‘los ángeles y el Dios deben tener cuidado de chocar con los drones o con las naves espaciales’ a lo que su madre retrucó acertadamente de que podría generarle problemas no en casa sino con sus amiguitos y profesoras; ya espero el día en que me diga ‘¿el Dios existe o no existe?’ en palabras de su padre y darle las respuestas adecuadas y oportunas para que no degenere en “cucufata estúpida” ni en “atea ridícula”), “el CIELO es el LUGAR (físico-imaginario) donde está Dios”; es decir: la idea filosófica religiosa desarrollada por el cristianismo primigenio y consolidada por Jesucristo respecto de la idea-concepto del “CIELO” es cualquier cosa menos lo que intenta significar (la visión socio-neurológica, si lo queremos como unidad dialéctica, pero no en los términos de las elucubraciones conceptuales-filosóficas de Emmanuel Kant –o similar- sino con base en el materialismo dialéctico filosófico científico).
Obviamente para quienes detentan el poder no solo económico sobre las sociedades les conviene que estas gentes vivan conceptual-físicamente en esas condiciones para poder manipularlas e instrumentarlas (‘organizarlas’) al antojo de sus propias necesidades tal y como sucedió hace siglos o miles de años. Para eso se prestan malintencionadamente o no personajes diversos que incluso le sustraen el valor humano al desarrollo de su propio conocimiento argumentando que aquello fue regalo de los extraterrestres y marcianos que nos da una idea de hasta dónde puede llegar la estupidez humana para aprovecharse de situaciones y circunstancias diversas (o de distorsionarlas por cualesquier razón).
En cierto modo, esa interpretación “vulgar-popular” del “OTRO MUNDO” y del “CIELO” ha dado lugar a los enfrentamientos inevitables (sería absurdo convencer al lector promedio sobre este aspecto solo basándonos en su nivel cognitivo pseudo científico y en su ridícula “capacidad de pensar”) entre filósofos en diversas épocas o tiempos, dado origen al enfrentamiento (derivado filosófica-interpretativamente de la “ley de la unidad de los contrarios”) entre “idealistas” y “materialistas”, “creyentes” y “ateos”, surgidas a través de la historia humana más por una necesidad de cambios de sistemas (involucrando personas) y de acomodar las cosas externas a las necesidades de una persona o de grupos sociales específicos de poder o no; lo hemos visto en las revoluciones comunistas del siglo XX y hoy los vemos en las “revoluciones democráticas” del siglo XXI para exagerar y los atentados de coches bomba con hombres suicidas –hasta hoy de Al Qaeda- nos da una idea de los alcances de la manipulación mental-física al que están expuestos los más débiles e ignorantes de nuestro planeta (es por ello que no resulta asombroso cómo los suicidas asalariados de Al Qaeda se inmolen en atentados ante la férrea creencia –utilizada también por “el gran filósofo y líder” Osama Ben Laden- de que Alá en el “CIELO” le tiene esperado una gran fiesta con cuarenta mujeres calatitas, vírgenes y bien ricas solo para él y hacer allí la cachería que tanto anhela pero que le reprime la ley musulmana de la Sharia y el Corán, sin necesidad de mencionar la Biblia católica, el Tora judío y los diez mandamientos para no ir más allá).