martes, 27 de marzo de 2012

¿DÓNDE ESTÁN LOS ENEMIGOS?

Para quienes se han escandalizado con el presunto ‘maltrato’ a los tripulantes de la fragata británica acoderada en nuestras costas (todavía) parece importarles poco o quizá nada identificar al verdadero enemigo que tenemos en América latina en general. Es obvio aquello para quienes tienen lavado el cerebro y alienados en la misma dirección de las víctimas de las Torres Gemelas de New York. Ilusos que creen que por que se fuman un troncho gringo, usan zapatillas Nike, toman Coca Cola, hablan inglés, o estudian en “Harvard”, ya son lo mismo.

Evocando la triste, desafortunada pero colonial genocida participación de los británicos en la guerra con Chile de 1879 se han tomado las decisiones de ‘respuesta’ acorde a los acuerdos de UNASUR. Pero, no es posible concebir para quienes llevan décadas de sujeción y alienación servil al imperialismo norteamericano como para creer que el enemigo solo es la gran Bretaña y que el nacionalismo peruano y la unidad sudamericana son incompatibles con los intereses británicos y/o norteamericanos.

Si podemos verlo de esta manera, EEUU acaba de asumir sanciones económicas contra Argentina en un acto que bien podrían llamar ellos de defensa legítima por afectar también sus inversiones e intereses en dicho país. Para algo deben de servir los Tratados de Libre Comercio entre otros mecanismos.

De hacerlo aquí en el Perú contra las inversiones chilenas habría que esperar similares acciones que probablemente tengan un matiz de conflicto militar con Chile quienes se atreven a hacer lo que hacen porque saben bien dónde están los verdaderos enemigos de nuestro país (en alusión al reciente sembrado de alambradas por parte de Chile en la actual frontera con Perú en territorio peruano invadido).

Un conflicto en la frontera actual con Chile en territorio invadido peruano nos llevaría a una derrota segura no por la ‘superioridad’ militar chilena (ni por la bravura de sus adefesios militares y soldados) sino por el apoyo que tendría de parte de los británicos y principalmente de sus patrones norteamericanos. Tendríamos una guerra perdida de antemano y la desaparición (chilenización) de nuestro país del mapa latinoamericano peor aún dado el control pro chileno desde las altas esferas de las fuerzas armadas reaccionarias de nuestro país que creen ingenuamente que una ‘paz’ con dicho país es posible (como si tuvieran la ‘capacidad’ para ‘decidir’ en contra de los intereses de sus patrones).

Un conflicto militar entre Argentina y Gran Bretaña o entre Perú y Chile la perderían tanto el Perú como la Argentina pues tendríamos que combatir con más de un enemigo. La interferencia sabotaje clandestino con drones y de otros sistemas de ataque-sabotaje con tecnología de punta por ejemplo nos sirve para ilustrar aquí que se usarían para definir el rumbo de los acontecimientos en razón directa de los actuales intereses geoestratégicos de los miembros aliados de la OTAN (EEUU y Gran Bretaña).

Otra muestra más cercana que de algún modo ilustra lo que exponemos lo estamos viendo en Colombia con la ofensiva contra las FARC. El gobierno de Santos de un sector de Colombia es apoyado por EEUU en sus ataques contra las FARC con apoyo tecnológico satelital y de drones (entre otros ya conocidos) que le están dando una contundencia a los ataques del ejército delincuencial de Colombia que dirige Juan Manuel Santos (antes lo hizo el narco-terrorista Álvaro Uribe) contra las FARC y les sirve para jactarse de no necesitar la intervención de ninguna tercera fuerza en Colombia como si eso no estuviera sucediendo. Dicho sea de paso, nos extraña que las FARC no golpeen la base de operaciones militares de Santos en la ciudad del Meta.

Pero como dice Ollanta Humala, "¿quién ha cambiado tanto?, ¿ustedes o yo?" (en su alocución a los empresarios en Comex).