martes, 20 de marzo de 2012

JASON RUSSELL EL KONY 2012 ¿VOCERO DE LA DIGNIDAD?

No voy a comenzar ni terminar de hablar por el asunto de cómo este señor se paseó totalmente desnudo por una calle de San Diego golpeando el suelo y masturbándose públicamente delante de sus vecinos sin importarle que también los niños lo vean en su total “libertad duradera” en alusión al plan norteamericano en Afganistán.

Se dice de su documental que es el más viral del planeta que ha logrado los records de visita en you tuve y en Facebook “por medio del cual” se pretende atrapar dizque al guerrillero Joseph Kony.

Tampoco voy a ir a la defensa de este hombre negro que por alguna razón que iremos descubriendo se alzó en armas como dice Jason solo para cortarle las orejas y los labios a los niños. Del mismo modo podemos referirnos a la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso en nuestro país para no ir muy lejos y que ya debe de tenerlo preparado la reacción para hacer el mismo papel de “indignación” de Jason Russell el preocupado por los niños del mundo: “We are the world, we are the Children” (somos el mundo, somos los niños).

Algo es básico para demostrar indignación a raudales por las acciones de Kony al igual como por Sendero Luminoso y el MRTA y esta es COMENZAR POR CASA. Los de Occupy Wall Street quizá algo de la dignidad propiamente dicha sea la expresión verdadera de la indignación norteamericana por todo lo que viene sucediendo en el planeta a consecuencia de las acciones de ese Estado delincuencial. Aunque tarde y oportunista pues ocurre solo cuando el sistema norteamericano se ha venido abajo en su condición de potencia unipolar y hoy los mendigos y desempleados sienten el hambre y la desesperación expresados en las protestas neoyorkinas que fenecerán cuando EEUU recupere nuevamente algo del liderazgo perdido.

No me atrevo a divulgar la foto de mi hijo siquiera como herramienta del chantaje ante el abuso terrorista que se pretendió hacer contra mí por parte de las reaccionarias fuerzas armadas de este país. A pesar de ser pequeñito todavía respeto su libertad a decidir desde aquí lo que ha de ser bueno o malo para él, a no imponerle mis creencias bajo ningún pretexto sino a dejar que él a medida que crezca defina por sí mismo lo que debe ser bueno para él o no.

Jason Russell recurre a dos niños en su video inconsultamente dentro de su decisión y propios valores. A un negrito que es perseguido por Kony y a su hijo gringuito que señala quién es bueno y quién es malo como si éste pudiera discernir al respecto “naturalmente”.

Niños como estos los hemos visto luego del atentado de Al Qaeda del 11S en New York hasta en mi propia familia. Recuerdo la alegría de algunos por semejante atrocidad pues la veían como que “alguien” hacia justicia por quien consideraban un gran país monstruo en sus vidas y yo solito terriblemente angustiado por lo que iba a pasar luego como si este día actual ya lo hubiera visto y vivido.

Luego vendrían los bombardeos inteligentes y humanitarios arrasando indiscriminadamente con cientos y miles de bebés, niños, niñas, ancianos en Afganistán y en Irak con el aval total de Jason Russell que hoy se pone en los pellejos de aquellas víctimas sin siquiera haber sido tocado, solo por el temor a experimentar que hagan con él y con sus hijos lo que ellos los norteamericanos hicieron en su demente carrera intervencionista en alianza antagónica con Al Qaeda a los que hoy interesada y malintencionadamente se presta Jason Rusell poniendo de escudo a su hijo y a un negrito ugandés del que al igual como todos los niños de la invasión realmente le importa un carajo. Dirá que es el costo social por lograr la justicia y la libertad suyas.

Quizá tenga el derecho de hacerlo al igual como lo hacen los senderistas con sus niños enseñándoles a empuñar un fusil porque es la única garantía de su libertad y de sus vidas.

¿Dónde estuvo Jason Rusell mientras su país y el delincuente de su presidente Bush cometía genocidio contra miles de niños en Irak?, ¿dijo algo?, ¡NO! Allí sí que podríamos bien ubicar el nombre de su ONG “Invisible Children” (niños invisibles) simplemente porque no los quisieron ver.

Sin darse cuenta, ahora recurre al manido argumento de utilizar a sus propios hijos (o a los niños en general) para que los gringos de mierda como él tomen consciencia de la verdadera dimensión de las atrocidades que continúan aún ya no solo de manos extranjeras como Kony sino norteamericanas y de la OTAN pues la impunidad campea oronda y lirondamente en Libia y demás países amparados en argumentos como los esbozados por Jason Russell. Al menos sin darse cuenta experimenta lo que debería recibir su país por lo que están haciendo en el resto del mundo.

Jason, el petróleo y los recursos que alimentan también la boca de tu hijo se acabará algún día y tu nación también. Tu indignación es solo pura mierda. A la G… P… con tu país y con tu indignación. Quisiera estar vivo para verlos caer y desaparecer además de hacer turismo por sobre sus ruinas como aun no las hago en Machupicchu.

Te cubriré de halagos y te seguiré si puedes volver en el tiempo y te pones enfrente de tus bombas inteligentes y con tu cuerpo proteges a los miles de niños y niñas que despedazaron (con tu complacencia y la de tu ONG del que te da de comer) por tu democracia y tu libertad, ¡y no habrá justicia!

La indignación empieza por casa con… de tu ma…. Comienza por respetar a tus congéneres, a tus vecinos más cercanos porque como intentas hacer ver tú no eres yo. Es válido que te sientas dolido porque hay gente tuya que no entiende que tu puta “raza” está en peligro y que el miedo que les pretendes transmitir proviene de su indiferencia total a los demás de los que solo los Occupa pretenden deslindar.

¡Fuck you! y si puedes liquidarte hazlo (te traslado los deseos públicos de los militares reaccionarios de mi país, simpatizantes de tu acción “moral” con Kony que me enviaron el mismo fortísimo mensaje –entre 1997 y 2000- al haber dizque ‘provocado’ que no pudieran utilizar a Sendero Luminoso desde su Comité Central –como ustedes lo hicieron con su cómplice Osama Ben Laden- para cometer actos de lesa humanidad en este pobre e ingenuo país, “algo grave” ‘hice’). Suicídate.

Ustedes son la nación más inmoral, hipócrita y cínica de este mundo como para haber hecho un video de ese contenido “moralista” y de “indignación” y así justificar las intervenciones militares ahora en el África. “¡Pobrecitos los negritos!”, “¡mira sus caritas sin orejas!”, “¡toca sus pequeñas bocas sin labios!”, buju, buju, “¡atrapemos al asesino de Kony, al asesino de Artemio, aplastemos al asesino de José, al violador de Saúl, al… a ti!”.