jueves, 22 de marzo de 2012

LA CORRUPCIÓN ES UNA ¿NECESIDAD PARA LA DEMOCRACIA?: MARIO VARGAS LLOSA ¿UN EMBAUCADOR?

Comencemos a narrar algo que está próximo a mí y es la institución educativa donde laboro. Hoy en palabras suyas el director de la I.E dice que no hace mucho le planteó al director de la UGEL la necesidad de resolver de inmediato la falta de personal de limpieza, problema que nos viene aquejando desde hace varios años (desde que el tombo ese se largó). Le respondió que no tenía tiempo para ello y que él debería resolver ese asunto como pudiera.

El lunes se presentó una señora como personal de limpieza quien ya viene laborando. Hasta donde sé sin haberse hecho una convocatoria pública y haber nombrado el director una comisión de contrata sin el conocimiento de los demás docentes excepto cuatro de ellos que la conforman y consta en un acta que salió así porque sí y ya algunas docentes posteriormente al enterarse de la existencia de aquella comisión han comenzado a refrendarla con sus firmas. Eso se llama eficiencia. Asumo que aquella mujer debe estar desempleada como muchas y sí pues las premuras económicas nos ajustan a todos por igual.

Hacia él mención de la corrupción que campea en las instituciones de educación y si más no llegué a entenderle bien (por lo resfriado que estoy) habría que “aceptar” esta situación especial de resolver un problema apremiante que perjudica a los estudiantes y docentes, habló en términos enredados que me provocaron algunas risas y mencionó algo así como de situaciones de corrupción que según él solo se cambiarían con una “trasformación radical”.

Desde hace varios años ya que no participo activamente en las “decisiones” que se toman en dicha institución por razones diversas que el lector ya debe saber y otras que en su momento les contaré. No me pagan por hacer gestiones fuera de la institución educativa para obras u otras cosas, de función exclusiva de la dirección, se me paga por hacer trabajo efectivo en un aula, sea chalaqueando, floreando, rascándome la panza o no. He decidido no aceptar la responsabilidad del área sorteada de Técnico Pedagógico pues no soy masoquista o mujer para permitir que bailen sobre mí como si nada pasase y hacerme copartícipe de aquello solo por las apariencias y de figurar en el papel, menos a someterme a los desplantes de la dirección. Una cuestión de estilos, de escuelas. No pretendo convertirme ni que me conviertan en "profesor de tren macho" huancavelicano (porque: "sale cuando quiere y llega cuando puede").

Si bien no argumenté absolutamente nada al respecto pues se decían cosas imprecisas, a la huancavelicana (te quieren dar a entender en otros términos pero no te dicen el punto central en cuestión y de eso estoy hasta el cogote) que pasé a retirarme dirigiéndome al servicio higiénico (no para vomitar como parecía por alguna razón) desconociendo el tenor de los acuerdos a los que hayan llegado. No se dejen sorprender con eso de la “unanimidad” de la plana docente, es falso en la mayoría de los casos incluso constando en actas. Mayoría manda. Yo no tengo nada que negociar con nadie ni menos bajo la mesa, si falto al trabajo debería de informarse a la UGEL.

Sus palabras me hicieron acordar la alocución de Mario Vargas Llosa -MVLL (así como los de Toledo que dice quiere matar al perro del hortelano, sí, matar) en una especie de charla el día de ayer en algún local de Lima.

MVLL me parece que habla según el auditorio al que se dirige. Dijo que LA CORRUPCIÓN ES NECESARIA E INEVITABLE EN LA DEMOCRACIA y que era preferible a las dictaduras diversas (específicamente las comunistas) ya que se pueden corregir esos hechos ¿?.

Por eso de las maledicencias me puse a pensar en qué pasaría si yo comenzara a hablar públicamente de que la corrupción es inevitable y funcional al sistema capitalista democrático porque no hay otra alternativa viable y solo hay que buscar correctores diversos, que Sendero Luminoso es una banda armada de delincuentes y criminales, que el capitalismo es la finalidad de la historia y el comunismo es solo un sueño de trasnochados y borrachos, que el mercado lo resuelve todo, que Fujimori Fujimori es un héroe nacional, que Vladimiro Montesinos es un mártir de la democracia, que la Embajada Norteamericana no se inmiscuye en la política del país (que eso son tonterías y alucinaciones de algunos enfermos mentales), que Obama es un pacificador acertadamente declarado como premio nobel a la paz, que las guerras intervencionistas son necesarias en el medio oriente, que Al Qaeda es el enemigo mortal número uno del mundo democrático y a liado de los comunistas de mierda, que, en fin.

En esas circunstancias arrancaría aplausos a raudales e incansables, me mirarían con un total amor pese a mis “antecedentes” cualesquiera, un gurú de la democracia, la paz y la libertad, hasta podrían premiarme con un premio nobel quizá (dólares, dólares), analista de primera y acreditado y referenciado a nivel global, es decir, me convertiría en UN TREMENDO EMBAUCADOR, quién sabe al gusto de las mujeres más inteligentes de mi país.

Esa fue la impresión que tuve al oír a MVLL y escuchar los ladridos de perro con rabia de Alejandro Toledo seguro de todavía ‘influir’ en el escenario político nacional y candidato ‘presidenciable’ todavía (todo es posible).