sábado, 10 de marzo de 2012

“POR PENSAR DIFERENTE” HÉROES Y DELINCUENTES

Acaban de despedir al revisor de textos de la Editorial Bruño a sugerencia de los periodistas de Frecuencia Latina que se escandalizaron de que este varón con antecedentes de haber purgado condena por haber pertenecido a Sendero Luminoso y haber sido sentenciado y también haber cumplido con su condena impuesta por las leyes de este estado reaccionario que cree que tiene tutela legal para procesarlos y reciclarlos a este podrido Estado peruano.
Al margen de su filiación y simpatías, creo que este señor como (ex) revisor de esos textos ha intentado decir solo medias verdades o verdades a medias, no ha sido directo y se ha quedado solo en verdades asolapadas.
En este país la reconciliación y la verdad es solo un falso sueño. Se asume que hay un “ganador” de esta guerra interna (también falso) y un “perdedor”, una apreciación muy antojadiza tal como las interpretaciones de este ex revisor de textos. Ni ellos mismos se tragan esta falsa paz como para repetir monsergas al gusto de los reaccionarios. No en vano esta editorial contratará a “prestigiosos” historiadores que serán los nuevos revisores de los libros que estarán a cargo de la edición de los libros que han de leer mis hijos también. Ojalá no sean de aquellos historiadores prestigiosos que intentan borrar de la historia del Perú las causas y las consecuencias de la guerra con Chile como si no hubiera pasado nada (y hacer de las relaciones comerciales actuales como una vida feliz), que Fujimori y Montesinos (y las fuerzas armadas que dirigieron) al igual que Abimael Guzmán y Polay Campos, son unos héroes o villanos para todos con terminologías vagas y difusas convenientes unilaterales (la característica de textos mediocres) del que este despedido revisor de textos intentó camuflar la verdad que los reaccionarios llaman “terrorismo” (ende en contra de la paz y la democracia).
Hay algo que deben entender personas como este ex revisor de libros y es que en este país no hay lugar para el arrepentimiento (salvo para la peliculina de la reacción y por supuesto de Frecuencia Latina tv) y que la construcción de un Nuevo Estado es una ardua lucha sino diaria. Si te golpean en una mejilla… dale la otra, que Luis Cipriani te bendecirá en nombre de Jesucristo, la paz y la democracia.
En cuanto a mí, ardua fue el trabajo de agentes directos e indirectos de seguridad del estado para bloquearme profesionalmente e impedir mi ingreso al magisterio como medio laboral y de ingresos (magros). Yo también 'reviso' los 'textos' que voy a emplear en el aula de trabajo en el sentido de la búsqueda de la verdad y no de mentiras piadosas o medias verdades. Si eso no les gusta a estos reaccionarios deben de emitir alguna resolución o hacer que renuncie forzadamente al cargo de profesor de aula en razón a mis ideas y mi identidad personal (por ende a mi posición de clase).
El MINEDU acaba de manifestar que “sacarán” a los profesores que han tenido sentencias y “vínculos con el terrorismo” (a un pasito de decir también a los que hacen “apología al terrorismo”, comprenderá el lector que aquí no hay apología al terrorismo, por alguna razón quizá mañosa o pendenciera ¿no?). Otra vez la palabra clave que divide convenientemente: “terrorismo”. Si lo intentaron conmigo sin probárseme las acusaciones gratuitas y alegres que se hacía sobre mi persona con más razón lo harán con aquellos pues es bien cierto, los hijos de los reaccionarios tienen el derecho a escuchar las presuntas verdades o las mentiras que les son necesarias para subsistir como Estado reaccionario. Nuestro hijos también tienen ese mismo derecho, tenemos el derecho de escoger quienes han de ser sus profesores, de ninguna manera aceptaríamos en estas condiciones que profesores reaccionarios, con sus presuntas verdades o verdades a medias, vengan a engañar a nuestros hijos mucho menos a exigirnos comprar toda esa basura histórica que se vende en los libros de estos “prestigiosos historiadores” y de “calidad”. Si los de Frecuencia Latina TV y afines creen que seguimos viviendo en las épocas de las cavernas, del esclavismo, del feudalismo o de la época de la Colonia en nuestro país (tal como a ellos les hubiese gustado seguir viviendo), se equivocan.
En este país lo que menos quieren los reaccionarios es que se diga la verdad. Desde la década de los noventa se me tildaba públicamente de “terrorista” por instancias de seguridad del estado reaccionario (lo que me impedía obtener cualesquier trabajo) y se me divulgó en cualesquier lugar que pernoctaba de ser un mando político, quizá militar, de Sendero Luminoso justo cuando ya se implementaba un plan para utilizar las acciones de terrorismo de Sendero Luminoso en el Perú (mercenarios asalariados como el delincuente terrorista de Mesmer Carles Talledo soldado del ejército reaccionario como ya se vio en un artículo anterior y que no sin razón muchos exiliados en Europa se extrañan cómo es que se les deja pasearse por las calles libremente haciendo y diciendo lo que dicen e incluso en la misma Europa “protegidos” aparentemente por algunos estados reaccionarios) para sostener al estado reaccionario así como de la mano con la ‘red’ de Al Qaeda para justificar la política intervencionista norteamericana a escala global (tal y como se inició el 2001 con el 11S).
De eso ya no queda nada (solo solapadamente y en sus círculos reaccionarios se dice de mi persona como “soplón” por expresar en este blog y/o públicamente mi opinión) y he llegado al colmo hasta de “extrañar” tales monsergas pendencieras (eso de florero me lo paso por el culo) y delincuenciales terroristas de los reaccionarios (que por eso aquellos se merecen la muerte pues aceptan implícitamente ser discípulos del noruego judío neo nazi Breivik el que ya está demostrado que no está loco y ha sido definido como terrorista político, que tal carajo, ¡ni aquí en el Perú!) que creyeron encontrar en mi al individuo con el perfil perfecto para ello en razón a mis antecedentes psicológicos probables, a mis vínculos con los “terroristas” senderistas y emerretistas universitarios de la UNALM, a mi ‘radicalismo’ comunista, a mi neurosis de moral e inmoral (amparados en su moral religiosa presuntamente cristiana que me hace ver que no hay diferencias entre quien instrumenta el terrorismo como medio en una guerra con el que instrumenta la religión y la moral como medio en una guerra), en fin, a tanta pajeada cierta o incierta por parte de estos putos reaccionarios que se justificaron con la guerra interna al que alegremente niegan hoy diciendo que aquí no hubo ninguna guerra sino solo terrorismo, como si tuviera yo que tragarme toda su desinformación y pendejada tradicional, al carajo.
A personas como la ministra de educación o de des-educación, si no les gusta mi actitud, avisen, no sorprendan, menos con mentiras, que en este mundo no he aparecido temporalmente para gustarles a nadies.