martes, 6 de marzo de 2012

PROGRAMA DE ‘GESTORES’ DEL GOBIERNO HUMALISTA Y PELA

Las buenas intensiones han motivado un proyecto hoy fracasado (ni siquiera se puso en marcha) en razón de haber estado plagado de vicios diversos y el afán casi mercenario de quienes instrumentan programas como este. En nuestro país no hay personas idóneas como para realizar un trabajo de esa envergadura puesto que ni siquiera los mismos congresistas realizan eficientemente las mismas funciones que se les iba a atribuir a los gestores. En un sistema tan permisible y corrupto directo o asolapado como este no es factible la fiscalización seria de los gastos del presupuesto a nivel nacional, sino veamos todas las perlas que se dan.
Tenemos a vista y paciencia “profesional” un caso similar al de los ‘gestores’ pero que sustentado en argumentos pírricos, falsos, maquillados por la necesidad de alternativas a la crisis en la educación de nuestro país se nos ha vendido alegremente el programa aprista del PELA. Nadie critica ni dice nada al respecto, al contrario intentan colgarse de este programa para disque “acompañar” a los docentes en sus labores educativas. ¿Hasta dónde puede llegar la sinvergüencería no solo aprista sino también de los gobiernos en general que aceptan que funcione este descarado programa de asistencia social magisterial que aprueba el propio ministerio de educación?
Nosotros no necesitamos “acompañamiento”, necesitamos mejoras en nuestros alicaídos sueldos que desmotivan y mediocrizan la labor educativa sin tener que someternos al chantaje, la amenaza y las trampas políticas de la Nueva Ley de Carrera Pública Magisterial (los ‘gestores’ evaluadores de la educación), procesos limpios y transparentes de selección de maestros (nombramientos y contratas), carreras universitarias y similares libres de taras cognitivas aberrantes y pseudo científicas que forman expertos profesionales loros.
La labor de acompañamiento la deberían de hacer constantemente los directores de cada institución educativa, en ellos recae la gran responsabilidad de la ‘gestión’ educativa (no me refiero solo al papelucheo) en nuestro país. Lamentablemente dejan mucho que desear pues el compadrazgo en su designación, el clientelaje político de los ‘evaluadores’, sus bajos sueldos y en razón de ello la necesidad de la corrupción y la de socavar-entorpecer-anular la labor-desempeño de sus docentes a cargo para lograr un desenvolvimiento-‘gestión’ acorde a sus posibilidades físico-emocionales (acorde a su estructura mental desarrollada) es la que prima en la gran mayoría de instituciones de nuestro país.
No pretendo desmerecer la capacidad profesional de muchos que pertenecen a este programa del PELA (tampoco la de los fracasados gestores humalistas), la institución educativa que me cobija por ahora, el año pasado aceptó a uno de ellos en el aula de un docente contratado bondadoso, caritativo y preocupado por la mejora de la calidad educativa que espero haya sido tal y que esos niños son ya ahora unos ‘lobos’ y provecho por el profesor. También del programa Quintil del que soy el único que no forma parte del mismo y al que su implementación (entrega de materiales) estaba siendo supeditada a la aceptación de la totalidad de maestros de la institución. No comparto migajas de pan o aparente maná que cae del ‘cielo’ para engañar las ansiosas barriguitas de los maestros, alumnos y padres de familia bajo el pretexto de hacernos creer ingenuamente de que “se preocupan y hacen algo por la mejora de la educación en nuestra localidad”.
Me reafirmo, el PELA es un servicio parásito, lamentablemente no siga el mismo destino que el de los ‘gestores’ de este gobierno. Al menos ese dinero debería ir a mejorar la calidad de vida de las poblaciones afectas. No todo lo que se dice que es “para mejorar la calidad de la educación” debe ser aceptada sin retrucar más aun en razón a no tener ni la certeza de lo que saben ni de lo que dicen en términos cognitivos; gran diferencia con la de los ‘gestores’ en la que no se necesita ni necesitó especular mucho al respecto.