viernes, 3 de agosto de 2012

LAS GENIALIDADES DEL MAESTRO Y GUÍA OLLANTA HUMALA; COINCIDENCIAS


"Tenemos que empezar a incluir a la gente que está más lejos. El Estado no puede ser panzón u obeso. Debe saber trepar cerros, no debe tenerle miedo al soroche. Debe pasar los andes, llegar a la selva y a la frontera. Ese es el Estado ágil y atlético que necesitamos" (declaraciones en la región La Libertad al presentar la fase tres del proyecto Chavimochic, 31-07-2012).

Por eso de las similitudes, después de su captura, Abimael Guzmán le respondía a una pregunta del entonces jefe de la policía contraterrorista, general PNP Antonio Ketín Vidal Herrera (diario La Razón, septiembre 2007: Ketín, el reportero) así:

KV: Hay un… siempre se ha comentado más o menos en los siguientes términos: bueno, ustedes hacen un planteamiento, ¿cierto?, qué proyecto, y por otro lado está el Estado vigente, que desarrolla también su política mal o bien en una determinada dirección. Pero, he, la diferencia estriba en que mientras el gobierno lleva a cabo su política de manera concreta, porque ya tiene que manejar las cosas del Estado en el país, ustedes están cabalgando sobre un proyecto teórico, por el momento, ¿cuál es su opinión?

AG: El problema me parece así, dentro de una guerra de guerrillas, el Estado que es combatido, es como un elefante, puede ser golpeado en cualquier punto, uno. Y dos, tiene que cargar y hacer marchar al elefante. Tiene esa responsabilidad, pero es la nuestra. O tienes una carga pesada o usas una muy ligera, porque el Estado es pequeño, circunscrito. Además, lo elemental, en ese caso, ellos son como jinetes con armadura y nosotros solo tenemos una velocidad (ininteligible).

KV: A eso es a lo que Usted en algún momento llamó el Estado paquidérmico…

¿Ollanta sabe lo que dice por haberlas meditado o le salen las cosas solo por eso de las casualidades inspirativas de aprendizaje político presidencial?

Desde el golpe cívico-militar de 1992 por parte de la embajada norteamericana en nuestro país (y posteriores elecciones fraudulentas fujimoristas como las de 1995 avalada por la OEA y la del 2000 que significó su caída) e instrumentar a un fantoche como Fujimori se inició con fuerza la política neoliberal de tratar de eliminar el rol tradicional del Estado o en el peor de los casos la de reducir su participación hasta convertirlo solo en un mero ente supervisor, observador, sujeto a las necesidades y requerimientos del capital norteamericano y afín vía la embajada norteamericana.

Si bien tiene mucho por decir todavía, lo que hace será la respuesta más contundente. No conocer, aparentemente, aspectos básicos de la administración del Estado nos hace ver que todavía no maneja un lenguaje presidencial definido y sobrevive todavía el del seductor candidato electoral, además de no definirse en cuanto a poner ‘mano dura’ definida en el país.

De seguro intentará definirse este segundo año de gobierno, sino lo 'definen' antes, en este caso tal y como sucedió en Paraguay con el presidente Lugo, por parte del Congreso (el golpe 'legal' de la Cámara de Diputados y de Senadores con la complicidad del Poder Judicial del Paraguay).