viernes, 21 de septiembre de 2012

A SUSANA NO LA DEJAN GOBERNAR, POR ALGO SERÁ

¡Dejen trabajar caraj…!, habría dicho Toledo si lo hubieran atacado.

No voy a cuestionar a quienes objetan la permanencia de Susana Villarán en el gobierno municipal ni de los que no están de acuerdo en que no sea un marica el alcalde municipal, entre otros; pero hay algo que no dejo pasar por desapercibido tan fácil o alegremente y es en lo que se refiere al abandono e indiferencia de personas indigentes que deambulan como fantasmas por la capital limeña. Algunos hasta han hecho sus “hogares” en determinadas aceras. No voy a mencionar distritos ni nombres de otros alcaldes para evitar represalias contra dichos indigentes y que la ‘solución’ que implementen sea solo trasladarlos a otros lugares de modo inconsulto a las necesidades de dichos indigentes.

Me desagrada ver a doña Susana (no me refiero a las guapas mujeres limeñas) mientras veo en total abandono a personas menesterosas y que la indiferencia inherente al modelo neoliberal haya calado hondamente en ella. Desde esa perspectiva la desapruebo señora Susana (aunque viva yo en otra región). ¿No podría usted mandar un poquito al carajo el razonamiento neoliberal y hacer algo concreto por estos abandonados de siempre?

Esto por el hecho de ser un “mal” nacional (Huancavelica también tiene sus abandonados ante la vista y paciencia de sus autoridades) no tiene por qué ser también parte de su indiferencia, así se la ve mal y no le ayuda ni el chal que lleva puesto ni los cosméticos que adornan su rostro.

Siga adelante, escuche a quienes le piden ser escuchados, no haga de oídos sordos como lo hace la ministra de educación Patricia Salas, sino, ya fue y ¡hasta la vista baby!