domingo, 30 de septiembre de 2012

INDULTO HUMANITARIO A DELINCUENTE TERRORISTA ALBERTO KENYA FUJIMORI FUJIMORI, O ¿CORTINA DE HUMO?

Ahora nos salen con el indulto al delincuente terrorista gubernamental de Alberto Kenya Fujimori Fujimori pese a no estar en una fase terminal ni en un estado de gravedad realmente considerable. Muchos enfermos de los penales están en igual o peor condición que este individuo. Presos por delitos comunes, prisioneros políticos del Partido Comunista del Perú, prisioneros de guerra (algunos ya fallecidos en las cárceles), entre otros.

De otorgársele tal perdón, el de Ollanta por supuesto, pues nosotros (Ollanta no es presidente nuestro ya, salvo que él sólo se la crea) los peruanos no olvidaremos ni perdonaremos mucho menos los familiares víctimas del terrorismo del Estado y del Terrorismo internacional del Binomio de Bush; algo así como para estar a la altura de la Ley del “Negacionismo” del gobierno neo fujimontesinista ollantista (aunque para ello no necesitamos todavía de ninguna ley).

Todo nos indica que el gobierno del neo fujimontesinista y fascista de Ollanta Humala necesita y necesitará de constantes y permanentes cortinas de humo distractivas para tapar su ineficaz, su incompetente gobierno, del que en el país en general seguirá experimentándose el hartazgo por este farsante y mentiroso (mismo Fujimori).

No nos oponemos por las consideraciones legales y humanitarias incuestionables o indiscutibles a que se les otorgue dicho indulto no solo al delincuente terrorista Fujimori sino a todos aquellos que lo necesitan incluso más que el delincuente terrorista Alberto Fujimori Fujimori.

¡Suerte por ti chino rata!, pues hasta esa cosa llamada Cipriani y otros cristianos lloran por ti. Ojalá que este gobierno de mierda no esté jugando con la susceptibilidad de este delincuente terrorista así como con la de muchos presos que necesitan de dicho indulto por razones humanitarias. No permitamos que lo hagan también con nuestras susceptibilidades.

Terminado este show mediático, ¿después con qué otros cuentos irrelevantes nos vendrá Ollanta Humala?, ¿no será que quizá querrá emularlo?