domingo, 23 de septiembre de 2012

TRAFICANTES DE TERRENOS Y EL MOVADEF EN ANCÓN

Cuarto Poder en América Televisión ha mostrado un reportaje de cómo se instrumenta al cuco del Movadef para manipular los miedos de la población y aprovecharse de dichas circunstancias. Lo hemos dicho ya desde hace algún buen tiempo en este blog pero asociado específicamente a la satanización de las protestas sociales que se interponen a la implementación eficiente del modelo neoliberal.

Salta a la vista a través de este reportaje que no solo abarca esos aspectos arriba mencionados sino que va más allá de la convivencia social y que involucra también el tráfico de terrenos empleando para ello incluso aspectos ya abandonados hace mucho tiempo como es el sembrado de armas y explosivos a incautos y a miembros no afines del negocio de la compra y venta irregular de terrenos. En este caso, la presencia pública y declarada de miembros del Movadef como habitantes de dichos lugares se ha prestado al mismo propósito al que acude solapadamente Seguridad del Estado.

Asentamientos humanos en Ancón desde la década de los 90 han logrado la permisividad de traficantes de terrenos con el aval y protección de agentes vinculados a Seguridad del Estado y el Ministerio del Interior. La muestra más evidente es el relacionado con el caso del tráfico de terrenos en Ancón con los miembros del Movadef a los que utilizan como tontos útiles para introducir miedo en los pobladores de dichos asentamientos y aglutinarlos para direccionarlos politizada e interesadamente para a la vez favorecer a determinadas personas y grupos humanos saquen réditos económicos que en el contexto actual está ligado a la política de Seguridad del Estado de instrumentar al Movadef como herramienta política.

No es gratuita ni casual que los delincuentes traficantes de terrenos y los que se aúpan circunstancialmente a ellos terminen por actuar como actúan con total impunidad; hemos visto que detienen arbitrariamente a las personas (y la policía ni siquiera toma acciones al respecto por razones comprensibles) amarrando a personas a los postes de alumbrado público solo por su opción política pública con el Movadef o el hecho de haberse ligado indirectamente con ellos en comparación con los ‘juicios populares’ de la época del apogeo de la subversión.

Es más que obvio que algunos personajes militares y/o policiales están “felices” con estos actos delincuenciales que muy bien se podrían defender con el argumento de la defensa de la Seguridad del Estado. No hace mucho se presentó públicamente a presuntos delincuentes terroristas que dizque pretendían volar torres de alta tensión. ¿Un show mediático? Pues tengamos en cuenta que un delincuente terrorista puede ser de Sendero, de la prensa, del Grupo Colina-RF, Al Qaeda, del Grupo Momón, etc.

Utilizando el argot policial podríamos decir que los delincuentes traficantes de terrenos en Ancón han encontrado en los miembros del Movadef quizá a su ‘competencia’ y un peligro para delinquir en total libertad; la plata ya no está llegando sola probablemente.

Ya nos imaginamos los alcances y ribetes que habría tenido si Seguridad del Estado junto a la Embajada Norteamericana hubiera prosperado en su afán de administrar el terrorismo en nuestro país como pretendió hacerlo con Fujimori Montesinos vía los mercenarios Senderistas de aquel entonces pero que no prosperó (pero sí con Al Qaeda en el Medio Oriente). Imagínese el lector si dichos mercenarios “Senderistas” “aprovechando” estas circunstancias procediesen a aniquilar a estos traficantes de terrenos que inevitablemente derivarían en convertirse en potenciales “héroes y heroínas” de la 'defensa de la democracia' con sus bustos en alguna plaza pública o sus cuadros colgados en el Chongreso de la República del Perú.