jueves, 18 de octubre de 2012

PIEDRAS A LOS MAESTROS: DURANTE Y DESPUÉS DE LA HUELGA EN HUANCAVELICA

El lunes de esta semana los docentes de la institución educativa donde laboro fueron más temprano que de costumbre a reincorporarse a sus labores después de la suspensión de la huelga. Minutos después harían su presencia tanto el alcalde como demás representantes locales molestos porque los maestros pudieron ingresar sin dificultad a la escuela en razón a que habían decidido no dejarnos ingresar aduciendo diversas razones.

Quedaron con los maestros en reunirse en horas de la tarde para dialogar sobre el tema de la huelga entre otros. Algunos representantes locales retornaron después de una hora en el contexto de la reunión exclusiva de maestros y conversaron en una de las entradas con una de las docentes quien solicitó mi presencia ante ellos para explicarles algunas cosas y de paso mostrarles el periódico de La Razón de setiembre (que mostré en la reunión) donde se publica las palabras del ministro de economía Luis Miguel Castilla manifestando claramente que la privatización era un hecho (y que ya venía implementándose –también legalmente- desde hace años atrás, que figura en archivos de este blog) en diversos sectores y no solo en educación.

Viendo dicha publicación, nos dijeron que debimos haber mostrado eso con anticipación y explicado incluso antes de iniciar la huelga para evaluar ellos las circunstancias respectivas y de ser necesario observar un posible apoyo. Que estuvo mal que nos fuéramos a la huelga de la noche a la mañana sin comunicar a la población y tan solo a algunos de los representantes locales (de quienes sabemos hoy que no les comunicaron).

Resulta que con el liderazgo de los comuneros de la Nación Chopqa se habían centralizado alrededor de ellos todas las demás comunidades entre ellos Ambato y Castillapata. Según el convencimiento de ellos refrendado por los amarillos, los miembros de las ONGs, entre otros rompe huelgas, que dijeron que lo de la privatización era una burda y tremenda mentira, es decir, que les estaban mintiendo los maestros descaradamente embarcados en una huelga absurda propia de ociosos y ociosas que no quieren siquiera ser evaluados.

En razón a ello y entre otras propias de sus corruptelas y pendejadas de costumbre, decidieron no recibirnos. Esta semana en Ccasapata tiraron piedras a los maestros manteniendo cerradas las puertas hasta el día miércoles si no me equivoco, en Ambato fueron también apedreados al intentar “sensibilizarlos” en función a la huelga debido a errores de los maestros y la lavada de cabeza de los comuneros (aunque esto sucedió en plena huelga). Sé que en otros lugares hubo intentos de agresión pero que no pasaron a más, donde repetían el mismo rollo que habíanse puesto de acuerdo todos los centros poblados de Ambato.

Algo de eso pretendía reeditarse en Castillapata. En horas de la tarde a eso de las 04 pm nos comunican que debemos reunirnos y que nos estaban esperando frente al cementerio de la localidad. Luego de esperarlos la reunión se sucedió en la plaza principal frente al local municipal a pedido de algunas maestras.

Iniciada dicha reunión, nos sorprendió que pidieran se tratara exclusivamente el tema de la recuperación de clases y nada más. Pidieron que se hiciera todo en quechua (yo entiendo poco todavía). A pesar de ellos, nuestro delegado hizo su presentación con las motivaciones de la huelga y además mostró el periódico en mención a lo que todos los presentes (unas 100 personas) les molestó y dijeron que eso era mentira, que no se podía confiar en los periódicos pues se pueden utilizar o cosas por el estilo. Pese a ello, los pobladores seguían llamándonos mentirosos diciendo que “es mentira eso de la privatización”, “mentira”, “mentira”, casi como disco rayado. Algunos luego de sopesar las circunstancias solo atinaron a decir que “que se privatice pues, qué problema hay”. En vista a que las piedras no iban a volar, pidieron definir lo de la recuperación de clases y en ello se quedaron hasta las 05:15 pm dando por finalizado dicha reunión (muchos de los asistentes ni tienen hijos en la institución) bajo acta consignando “su decisión” y “sus razones”. Yo para ello ya me había retirado hacia la combi mucho antes pues no soy muy paciente para observar situaciones como esas donde prima solo el sentido común unilateral.

A estas alturas el lector podrá comprender que la pobreza en Huancavelica no solo es monetaria o del pan. Puede resultar quizá ofensiva mi propuesta (en vista a que todo lo que digo tienden a cuestionarlo y según ellos viniendo de donde viene) a los maestros agredidos pero pienso que dichas piedras las deben tomar con bastante paciencia y tolerancia, sin pensar siquiera en devolverlas, pues fueron recibidas en una acción de justicia magisterial y social, de defensa de su estabilidad laboral y de la educación pública y gratuita. Si piensa diferente, está en todo su derecho.

En razón a ello, bien hace la ministra de educación Patricia Salas en felicitar al presidente regional de Huancavelica por haber participado según ella en la facilitación de la movilización de los padres de familia de la región Huancavelica para presionar a que se suspenda la huelga nacional indefinida de los maestros. Tal parece que asume hay conciencia educativa en los padres de familia y comunidad en general y eso le alegra la vida y le quita las arrugas.