miércoles, 21 de noviembre de 2012

ESTUDIANTES MOVILIZADOS EN LONDRES POR ALZA DE PENSIONES EDUCATIVAS EN VÍA A LA PRIVATIZACIÓN

     
Al contrario con lo que sucede en el país Perú, los jóvenes británicos salieron en movilización ante el encarecimiento de la educación pública por la elevación de los costos educativos tendientes a la privatización.

Aquí en Perú, al igual que el CEN de Patria Roja, los estudiantes universitarios movilizados ayer, bajo la excusa mediática y oportuna de la “lucha contra el terrorismo”, encarnado según ellos en el Movadef, son coparticipes asolapados y conscientes de la privatización política y neoliberal de la educación en nuestro país.

A estas alturas, luego de haber presentado el CEN un proyecto neoliberal de Carrera Pública Magisterial hace mucho tiempo, ahora fingen un presunto rechazo ante la cercana aprobación de la Ley política-politiquera, nefasta y privatizadora de la Reforma Magisterial en un acto de lavado de manos y de engaño para encubrirse frente a lo que representa su apoyo a la ofensiva gubernamental neoliberal primero contra el magisterio en general y luego contra la masa estudiantil principalmente pobre, que incluye a los sectores más radicales de nuestro país contra los que se ha orientado dicha ley de la mano con otras tal como el de la Ley del Negacionismo.

El CEN de Patria Roja, pretende en esas condiciones de futuro descontento popular, magisterial y estudiantil, consolidarse al amparo de la legislación neoliberal del gobierno de turno en el órgano directriz de las luchas sindicales por venir como si nada hubiera pasado, como si ellos no tuvieran absolutamente la culpa de nada, unas mansas palomitas blancas. Es obvio a posteriori que toda la legislación se tendrá que ajustar alrededor de las necesidades y requerimientos del CEN SUTE de Patria Roja en el nuevo contexto vigente de la Ley de Reforma Magisterial.

Creo que esto es una ofensa al magisterio y al pueblo pobre en general (el gobierno los inundará de dádivas y regalitos para evitar el descontento popular). Ellos deberían, digo, deberían, ser repelidos con la violencia física si nos cruzáramos por las calles de cualesquier ciudad sin temor a que nos acusen de ser del Movadef, terroristas o cualesquier adjetivos habidas cuentas promotoras de terrorismo.

La movilización estudiantil de ayer no plantea soluciones de ninguna índole, solo pretende unificar criterios por las circunstancias presentes y a futuro que se vendrán inevitablemente puesto que el gobierno neoliberal “nacionalista” del Humala seguirá provocando más medidas anti sociales y anti laborales como calco y copia fiel de lo que sucede en el escenario global.vgbgffdgf dfsd



Ssvvvv opopewrepp’ew`pewewwwwwwwwwwwwerpreeeeeeeeeeeeeeer’r’ppeedpdpsñsxñx´ñxzxwñpeeeeeeeeeo0rrrrorrrqq eeeeeeeeeeeooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooopeeeedpppppdpdpdpol`ps`pñppxxxxpxdpppdxxxxxpdpxxxxxxxxpxxxxxxxxxxxxpxp-zxxxxxxxz----xz cclfl,ñgfflffffffñl.v.s.s.s.sssss.ss-vvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvv cccclgbvvvlgggggggggggggggglggggggggñ.c…..kltgyh,,,,ktyottttglppgtytylklttttttttttttyttttttttttttghñlttttgñgpptyyttttttttttttttttrRrrfffffff´´rfggñ´´´´´´´´´´´´´tgñññggggggss.

Pretender evitar la participación política del Movadef es un absurdo pero viable según la legislación. Declararlo ilegal otro absurdo pues no tienen reconocimiento legal, es decir, tampoco se les puede proscribir pues no existe como partido siquiera. Hablar en ese sentido es hablar sandeces para un público estupidizado y temeroso que avala ese tipo de idioteces formuladas por cualesquier motivo, más si están sustentadas en la crisis global presente.

Debemos entender que la Guerra Interna continuará y el gobierno al igual como sus defensores de turno contribuirán en su desarrollo. La persecución política no podrá obstruirla ni detenerla. Aun nos cuesta aceptar que la guerra continúa, que la criminalización de las protestas no las resuelve, que no hubo vencedores (solo perdedores), que pasar por víctimas inocentes no es adecuado para nadies.

No peco de alarmista pero estamos ingresando lentamente a una época de agudización de la Guerra Interna en nuestro país. La paz en nuestro país es solo un pobre deseo que muchos estudiantes ayer también lo manifestaron. Como decía ayer (a modo de propuesta pública) el presidente del Congreso Víctor Islas, es hora de ponerse de un lado, de definirse por el lado que sea; hora de más definiciones. Eso también sucedió durante el gobierno de Alberto Fujimori Fujimori; no es novedoso para nosotros pues ya conocemos las consecuencias, la hemos vivido en carne propia hasta sus expresiones más aberrantes, no le tememos.

Uno ya está muy viejo y experimentado como para correr desesperado a los brazos del gobierno de turno o de quien dice protegernos.


P.D: Disculpen lo del párrafo líneas arriba; es el “comentario” de mi pequeño hijo sobre el asunto, creo.