sábado, 17 de noviembre de 2012

MEDIOS “INDEPENDIENTES” O ALTERNATIVOS DISEÑADOS EN EL VIENTRE DEL SISTEMA

Es muy probable que mi opinión sea tomada con diferentes modos de ver el asunto pero creo que no me equivoco al respecto. Si hubiera razón en equivocarme deberían de aclararme o aclarar lo vertido en este blog, menos por hacer ello la historia se va a detener.

Me refiero a la exclusiva página web de Perú.indymedia.org pues existen en cada país uno correspondiente. Durante el gobierno de Alan García Pérez fue anulado, bloqueado y a mi parecer de modo voluntario más que por presiones gubernamentales públicas de dicho gobierno (ellos responsabilizaron a los diversos individuos y sectores de “opinadores” de Indymedia por los actos sucedidos en contra del Estado durante el gobierno de Alejandro Toledo). El hecho de los encargados del soporte de Indymedia de no haber manifestado las razones de su no habilitamiento durante ese periodo nos da a entender que fue un acto propio de restringir la libertad de expresión mediante el uso de la web. Hoy persisten las dificultades en Perú.Indymedia.org para su acceso y principalmente para su uso.

Nadie puede desmerecer a Indymedia la intencionalidad de haber querido establecerse como medio alternativo que sirva para que sectores críticos al sistema puedan encontrar un medio donde expresarse a instancias del mismo. Lo que no habían previsto es que en razón a esa libertad aludida, determinados individuos y sectores no programados ni digitados por el sistema (algunos los denominan como “Hackers” sociales) pudieran instrumentarla contra el sistema que le proporcionaba el medio de libertad de expresión.

La concepción parametrada de la “libertad de expresión” obviamente dentro de los parámetros del sistema capitalista con la denominación de democrático o de democracia pudo ocasionar que en razón al contexto del imperialismo intervencionista norteamericano (desde el 2000 en adelante) se desvirtuaran los ‘buenos’ propósitos de Perú. Indymedia.org para los que fue diseñado incluso bajo el aval de mecanismos de Seguridad de los Estados que le permite estar operativo.

Ahora se intenta criminalizar estos aspectos no controlados por el sistema que a fin de cuentas son productos de la libertad de expresión y en cierto modo se atenta contra ella. Le llamaremos como libertad de expresión restringida o relativa más no absoluta.

En cierto modo la actitud y decisión de Perú.Indymedia.org es comprensible y lógica. Cualquiera, incluyendo al autor de este blog, que considerara que con la corriente de comentarios se viera en riesgo su sistema mental o estructura mental y con más razón el sistema que defiende se vería obligado a hacerse-someterse una crítica o autocrítica y tomar la decisión más oportuna en relación a garantizar su propia identidad política y quizá también consideraciones de carácter personales.

El caso específico de Perú. Indymedia es un caso excepcional que escapa a la regla pues en los demás países del orbe el colectivo Indymedia está operativo sin restricciones relevantes y cumple el papel “inclusivo” para el que fue diseñado e implementado bajo los auspicios del sistema.

Todavía campea el temor en perú.indymedia.org a ser “utilizados” inconsciente e involuntariamente por los hackers sociales “anti sistema” tal y como sucedió durante la década pasada desde el 2000 en adelante, un temor creo ya innecesario pero que por los resultados provocados y la opinión pública generada a escala global para golpes certeros contra el imperio del capital judío sionista en su complicidad con el terrorismo mercenario de Al Qaeda (ahora es judío sionista árabe) ha marcado el pensamiento y el análisis de quienes dan soporte a Perú.Indymedia tanto en el aspecto de Seguridad política como en el informático.

El autor de este modesto blog (en comparación a Indymedia y sus recursos) no teme acciones de ese tipo. Si el lector toma ventaja o no de lo expuesto aquí queda a criterio suyo. Quizá en un futuro cercano también terminemos con este blog dado que un ciclo se ha completado ya y quién sabe más antes si es que nos hackean informáticamente termine nuestra libertad de opinión o una nueva Ley Negacionista más sutil fascista nos lo impida.