sábado, 24 de noviembre de 2012

NO AL FALLO OFENSIVO DEL TRIBUNAL INTERNACIONAL DE LA HAYA – NO A LA DICTADURA FASCISTA DEL OLLANTA HUMALA Y SU LEY DEL NEGACIONISMO


Imágenes tomadas de VARGAS UGARTE, Raúl. Historia General de la Guerra del Pacífico, Tomo I, Editorial Milla Batres, Lima, 1979 (http://www.launion.edu.pe/sate/contenido/secundaria/quinto/Ciencias%20Sociales/Geograf%EDa%20-Per%FA.%20Bolivia%20y%20Chile%20en%201879/mapas_1879_1929.htm).


Se prepara en los medios diversos de comunicación un “GRAN TRIUNFO” de la cancillería peruana en el “diferendo” “limítrofe” entre Perú y Chile. Se insiste en estos medios en impresionar a los jóvenes de los que se dice no conocen lo que sucedió en el Perú durante la Guerra Interna dirigida en aquel momento por Abimael Guzmán y más aún por sus consecuencias.

Convenientemente se quiere implementar la Ley del Negacionismo para que dichos jóvenes no se contaminen con aquellos hechos del pasado (específicamente con maestros proclives a informar de esos hechos según su propio criterio y no según el criterio oficialista del gobierno que se quiere imponer). La Ley de Reforma Magisterial también refleja este espíritu.

Chile invadió, robó militarmente en 1879 miles de kilómetros cuadrados de territorio peruano (Tarapacá y Arica) con el apoyo de Inglaterra y entre esa área peruana robada –en este caso marítimo- el tribunal Internacional de la Haya hoy va a satisfacer las demandas tanto de algunos peruanos como de pro chilenos.

Es vergonzosa la postura peruana como para que se llamen así, mucho menos como para criticarnos y querer insinuar siquiera taparnos la boca. Nunca vamos a estar de acuerdo con los que dirigen los destinos de este país con su mentalidad enraizada y estructurada mentalmente de traidores a la patria. No me parece correcto por las víctimas de la guerra del 79 y sus consecuencias, que se produzcan reuniones culturales, gremiales diversas, de intercambio de “voluntades” de “paz” y de comercio tan solo por el contexto global entre sectores de Perú y Chile como ya viene sucediendo.

Desde esa perspectiva que nos enseña la historia, nuestra historia, estoy contra el fallo ofensivo del Tribunal Internacional de la Haya sea cual sea el fallo Y A NO RESPETARLA (aunque nos obliguen por ley), contra la Ley del Negacionismo fascista traidor y la persecución contra posturas políticas no gubernamentales que no se arrastran servil, prostituida y oportunistamente, como es el caso mediático de la persecución política al MOVADEF en nuestro país.

La Ley del Negacionismo es pura mierda, hipocresía vergonzosa al más alto nivel, a todo nivel, merece nuestro repudio público nacional y rechazo total pues se pretende que olvidemos las atrocidades chilenas con un apretón de manos en la Haya (incluida una fiesta y “celebración” nacional) mientras que se pretende no olvidar lo actuado por el PCP bajo la dirección por aquel entonces del hoy preso en cárcel de Abimael Guzmán Reinoso en nuestro país.

Me río de los logros de la cancillería peruana a lo largo de esta década pasada hasta hoy quienes piensan que el hecho de llevar el “diferendo” marítimo a la Haya haya sido una gran estrategia para evitar “someternos” a los caprichos, necesidades e imposiciones geopolíticas de Chile, por ende a los intereses del capital del imperialismo global. Como reza el dicho: no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

Quienes pretenden minimizar, negar alegremente y pasar al olvido lo mucho que se le ha quitado a nuestro país merecen que se les quite mucho más.

¡HASTA LA PATAGONIA CHILENA!