lunes, 7 de enero de 2013

EL DESPLAZAMIENTO DE MISILES PATRIOT EN TURQUÍA SON UN GRAN ERROR




Dicen bien los analistas que el desplazamiento de misiles Patriot en Turquía por parte de EEUU y Alemania son gestos de guerra más que de paz en el intento de querer resolver el problema Sirio según sus propios intereses económicos y caprichos “democráticos” de la promoción de “revoluciones” a nivel internacional.

Harían mal Rusia y China de ser simples espectadores tal y como sucedió en la caótica Libia en la creencia de que podrán también sacar algún beneficio económico financiero con dicha invasión golpe de estado internacional y la puesta en el poder de huestes terroristas de Al Qaeda.

Con esta acción descabellada, la OTAN ha iniciado prácticamente los juegos de guerra de una potencial III Guerra Mundial y a decidir que solo los suyos deben sobrevivir y hacer de los estados lo que sus caprichos les ordena bajo el barajo de la “democracia”, impuesta con el poder de las armas y la impunidad en Libia (en alianza con el terrorismo de la red de Al Qaeda) y pretenderán intentarlo en Siria.

Dentro de la misma OTAN se tienen que definir dos sectores bien diferenciados y más que mostrar indignación demagógica o lo que fuera, Rusia, China y sus aliados deben desplazar simultánea y temporalmente misiles en territorio Sirio en la frontera con Turquía para garantizar una transición como la que ha propuesto Assad incluyendo a los delincuentes terroristas Sirios financiados por la OTAN occidental.

El rechazo internacional a esta actitud delincuencial de la OTAN occidental debe desde ya hacerse manifiesta. Cruzarse de brazos y tan solo contemplar esta actitud netamente provocadora no es el mejor camino. Suficiente con lo que sucedió en Libia, una sorpresa más ya no. Pese a tener todo el soporte de la razón, que Rusia y china no hagan nada concreto y solo se limiten a quejarse y quejarse implicará consecuencias graves para esos países y ello puede involucrar el silencio total ante amenazas contra dichas naciones.

A estas alturas ya no hay razones que valgan ni que se puedan sostener para el accionar de la Organización Terrorista de la OTAN occidental. Medidas como estas deberán someterse a sanciones internacionales de toda índole contra el eje del mal de la OTAN occidental que se halla inmerso en una crisis económica-financiera y pretende con estos jueguitos de guerra distraer no solo a sus estados naciones sino a todo el globo en general, significando que la Gran Burguesía de estos países ha dado los primeros gritos de alerta puesto que después tarde será, es congruente.

La economía de guerra global a gran escala está a punto de activarse. Los Patriot no solo quieren asustar a Assad sino a todo aquel que piense diferente a los judíos sionistas árabes que ya cometieron genocidio en Irak con total impunidad en nombre de la “Santa Democracia”. No más.

Más que el sentido común y la inteligencia, el orgullo y la irracionalidad están primando en los miembros de la OTAN occidental que pueden querer ya que se quiebre y se divida en dos ejes bien diferenciados (pero que bien aún pueden coexistir). Ellos actuarán solo hasta donde se les permita llegar y presionar a que hagan una reconversión total o reingeniería de sus estados tal como ellos presionaron a la ex Unión Soviética con la Glasnost y la Perestroika; no habrá mucho que lamentar por ello. Es decir, sería bueno ya que surjan en EEUU y Alemania un Yeltsin gringo y uno alemán. Hacer lo contrario es simplemente terrorismo imperialista y no “democracia” con lo cual nos queda la obligación moral de combatirlos política e incluso militarmente.