martes, 1 de enero de 2013

LA CHURRETERA DE LA SECRETARIA DE ESTADO HILLARY CLINTON



Luego de que la pendejada norteamericana del Pentágono se fuera mediáticamente por el retrete (la de querer utilizar el pretexto de las ofensas religiosas hacia Mahoma para propiciar revueltas en el medio oriente que luego derivan en acciones de golpes de estado mal llamadas Primaveras árabes o revoluciones naranja), la Secretaria de Estado Hillary Clinton de improviso enferma y se dice, se argumenta, que tiene una trombosis en la cabeza (formación de un coágulo por la rotura de una arteria o vena entre el cráneo y el cerebro). Dicen que producto de una caída por desmayo en su casa al estar sufriendo de la acción de un virus estomacal.
Ello sucede en razón a que el Congreso norteamericano la iba a citar en el marco de las investigaciones del acto terrorista perpetrado en Bengasi Libia donde murieron asesinados funcionarios diplomáticos norteamericanos incluyendo el embajador en ese entonces. Dado el escenario reciente de las primaveras árabes, se pretendía alterar y utilizar la irracionalidad religiosa de los musulmanes para implementarla como medio de acciones de guerra de guerrillas para primero derrocar a Assad en Siria y tomar impulso a nuevas acciones como el pendiente a Irán.
Lamentablemente las cosas no sucedieron así y hay la necesidad urgente de explicar a los ciudadanos norteamericanos las causas de la muerte de estos funcionarios en Bengasi Libia aunque sea con mentiras como las que instrumenta Obama (George Bush las hizo en su momento respecto de las Torres Gemelas con complicidad del Congreso). Otra cosa es que hubiera resultado siempre que se hubiera asesinado en masa a todos los funcionarios extranjeros en el medio oriente tal como ahora anuncia Al Qaeda (el brazo derecho del imperialismo judío, sionista, árabe) como en el caso de Yemen donde amenazó con dar muerte al embajador norteamericano a cambio de kilos de oro.
Esta acción me parece politiquera y algo tardía específicamente bajo presión del lado opositor republicano al ‘demócrata’ Obama. Están agarrando carnecita sensible pues no hay otra manera de lograr contrapesos luego de su aplastante derrota electoral reciente.
Las baterías de los republicanos están muy cargadas, Hillary Clinton es capaz de resistir un misil iraní pero no la de sus pares en el Congreso norteamericano. Obviamente, lo del asesinato del embajador en Bengasi es irrelevante en sí como acto, la trascendencia está en lo que no salió bien, en lo que no se pudo aprovechar de la mano con Al Qaeda y los tontos útiles que se dejan meter el dedo en el cerebro cuando se le mete el dedo en el culo a Mahoma. Son circunstancias que difícilmente volverán a producirse en razón a que pierden fuerza en circunstancias posteriores y se tenga en esas circunstancias que tomar decisiones-acciones más fuertes o drásticas que pueden llevar a convertir el hecho de Bengasi a situaciones de carácter casi cotidiano y global, es decir, que se incrementan los costos básicamente del lado norteamericano (no por la cantidad sino por la “calidad”) principalmente en el área en conflicto, en el medio oriente.
Bajo esa premisa de defensa estratégica del estado norteamericano, ahora sí cabría también la posibilidad de “permitir” acciones de terrorismo en ese estado con infiltrados mercenarios de la red de Al Qaeda (si se hizo con lo del 11S del 2001, con más razón e incluso en Europa) tanto en su propio estado como en otras naciones (que necesiten de estos mercenarios terroristas para sobrevivir y consolidarse en el poder).
La elucubración ‘conspirativa’ en algunos medios de la web de que Hillary Clinton sí sufrió o no un accidente aéreo al intentar tener una reunión secreta con Mahmud Ahmadinejad en territorio de Irán carece de importancia. Se quiere realizar acciones armadas en dicho país iraní bajo el pretexto del peligro de las armas nucleares (más creíble que las tremendas mentiras de las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein) teniendo como telón de fondo el libertinaje de acciones de los terroristas hermanos musulmanes y de la red mercenaria terrorista pro capitalista judío sionista árabe de Al Qaeda. La reactivación de acciones terroristas de Al Qaeda en Irak pretende generar un escenario terrorista prostituido que sirva para tener el control militar de dicho país y así como para preparar las condiciones posteriores a un ensayo de intervención militar de la OTAN en Irán. Creo que la resistencia iraquí que fue desalojada del poder tampoco se cruzará de brazos a un contexto bélico como este, los que serán respondidos convenientemente por el gobierno títere de Irak de la mano con Al Qaeda y sus aliados de la OTAN.
Una intervención a Irán solo se decidirá cuando la economía de EEUU y la de sus aliados esté a punto del colapso o llegue a un punto mayor de quiebre al que ya están experimentando, de lo contrario solo proseguirán con el rumbo de la presión diplomática, del bloqueo económico y de sanciones diversas, incluyendo la salida de la vía electoral en Irán. Caso contrario, tendrán que sufrir un desmantelamiento, una reconversión estructural como estados naciones (como lo hicieron la ex URSS y la ex República Democrática Alemana) y someterse a las influencias de las naciones competencia como Rusia y China principalmente. Tienen el derecho a defenderse también.